//
Archivos

reino de dios

Esta etiqueta está asociada a 7 entradas

Como leer las Parábolas de Jesús

Que es la Parábola

Nuestro Señor utilizaba historias para comparar la verdad de la vida cotidiana con el Reino de Dios, comparar lo desconocido con lo conocido, muchas de estas historias fueron en forma de parábola.

El vocablo “parábola” es un derivado de dos palabras griegas: la preposición para (al lado de) y el verbo balo (arrojar). La palabra compuesta connota la idea de colocar, poner, arrojar algo al lado de otra cosa.

Las parábolas de Jesús no son enigmas, sino historias tomadas de la vida corriente, que fascinaban a la gente precisamente porque las entendían. Jesús hablaba a gente muy sencilla con imágenes muy sencillas, su intención era que todo el mundo le comprendiera.

También las imágenes están tomadas de la vida común de Palestina y nos permiten reconstruir mucho de la misma. Todo esto obliga a reconocer una sencillez y claridades únicas, una maestría desconocida en la construcción (de modo que) debemos concluir que se trata de una tradición especialmente fiel; cuando leemos las parábolas, estamos en la proximidad inmediata de Jesús.

Las parábolas parten de sucesos cotidianos, sucedidos o verosímiles, y algunas veces su conclusión es una aplicación directa y evidente. Por ejemplo, la del rico insensato, la del buen padre que no da a su hijo una culebra, o la viga y la paja. Todo el mundo lo entiende, le parece razonable y lo acepta. Pero frecuentemente, y esto caracteriza mucho a las parábolas de Jesús, la narración adquiere de pronto características sorprendentes, que rompen la normalidad; y es ahí donde suele estar el mensaje de la parábola.

También las parábolas son también polémicas. Suele ocurrir que la situación vital original de una parábola fuese el enfrentamiento con las autoridades, los letrados, los fariseos, los sacerdotes. Muchas parábolas tienen en su origen este contexto polémico, forman parte de la novedad hiriente de Jesús. Más tarde, este contexto desaparece, los oyentes ya no son los escribas y fariseos críticos y hostiles, sino discípulos de Jesús que creen en Él.

Las parábolas se daban con el propósito de que sean entendidas por el pueblo pero por causa de la falta de fe, y la dureza de sus corazones, los enemigos de Jesús muchas veces no las entendían.

La tradición oral

Para los tiempos de Jesús y para la época de la iglesia primitiva no había aun imprenta, ni tecnología como a los días de hoy. Por eso la manera en que traspaso el conocimiento de las enseñanzas y parábolas de Jesús fue por medio de la tradición oral. Esta era utilizada por los judíos para aprender, conservar y perdurar sus enseñanzas, consistía en la constante repetición oral de la tradición y para los discípulos de Jesús fueron las enseñanzas de él.

Jesús no escribió nada y los que le oyeron tampoco tomaban notas. Así que la transmisión de los dichos de Jesús se hizo oralmente, a base de los recuerdos de aquellos muchos testigos que le oyeron y le vieron. Esta transmisión por tradición oral puede traer dudas a nuestros tiempos pero es lo contrario. De hecho la tradición oral era la más que segura si la comparamos con la escrita, ya que esta última podría cambiarse mientras que la oral era recitada al público que también fue testigo y lo que lo habían oído muchas veces, y esto garantiza la fidelidad.

Estos testigos oculares pudieron dar fe de lo oyeron y de lo que vieron. Estas colecciones de dichos y hechos se fueron poniendo por escrito desde tiempos muy antiguos.

Vemos como los autores de los evangelios se esfuerzan por hacer aplicaciones de la Palabra a las situaciones concretas. A veces nos encontramos con que parábolas que fueron dichas en unas circunstancias diferentes son aplicadas a una situación actual de la comunidad que la está leyendo.

Jesús en las Parábolas

Podemos afirmar, para concluir, que leer las parábolas es escuchar a Jesús mismo, recibir lo más fundamental de su mensaje, disfrutar de su estilo, tan personal, tan diferente.  Jesús no hizo metafísica, no creó una teología sistemática, no utilizó métodos de pensamiento previos para hablar de Dios, no sistematizó un código ético. Nosotros lo hemos hecho más tarde y, al hacerlo, hemos perdido la fuerza, la frescura, la sugerencia del modo parabólico.

Las parábolas son la fuente más directa para llegar a conocer, para llegar a seguir al Jesús verdadero de la historia. Las parábolas se centran en explicar el reino de Dios, en las mayoría de sus parábolas Jesús chocaba con el sistema religioso prevaleciente que esperaba que el reino de Dios se realizara mediante le fiel cumplimiento de la Ley.

Es imposible separar la teología divina y la enseñanza ética que Jesús pretendía enseñar en las parábolas y siempre  aplicadas a la vida real del creyente. La vida ética relacionada con el Reino de Dios es insostenible sin las prácticas y conceptos religiosos. El Reino y la ética son dos cosas que están tomadas de la mano. El ser hijo el reino es sostener una práctica de vida, un estilo de vida bajo los parámetros del Reino de Dios.

Un pueblo que escuchaba

Pero entre los oyentes de Jesús hay quienes no ven lo que todos ven, no entienden lo que todos entiende. La gente se siente fascinada por Jesús y sus enseñanzas, los escribas y fariseos no, estaban escandalizados, su corazón se ha cerrado, Jesús para ellos era una “piedra de escándalo”.

Al predicar Jesús las parábolas se puede observar que hubieron diferentes reacciones, diferentes impactos sobre la multitud. Hay un primer grupo que escucharon las parábolas, le ven actuar, le aceptan, le siguen. Son corazones abiertos que, a verle sanar, enseñar con autoridad, aceptan la Palabra, se sienten llamados a la conversión, le siguen a Jesús. El otro grupo oye pero se escandalizan, vieron y oyeron, pero se cerró su corazón. Hay muchos oídos que se cierran y ojos que no quieren ver.

Jesús dejaba sus parábolas «abiertas». Lo más probable es que el final de cada parábola fue, en muchas ocasiones: «el que tenga oídos que escuche», que viene a significar: «ahora, piénsatelo». La parábola no es tanto una enseñanza como un tema de reflexión, no tanto un contenido transmitido como un motivo de preocupación. Lo más característico es que al leerlas u oírlas te sientes aludido, increpado, obligado a responder. Y esto lo hace cada oyente y

Cada lector desde su situación espiritual y vital. Más que un mensaje la parábola es una llamada.

El que escucha una parábola no recibe una información, ni siquiera quizá aprende una lección moral, sino que se va a su casa preocupado, porque ha escuchado algo que le revuelve por dentro y le invita a reflexionar y a responder.

Tipos de parábolas

Se pude considerar que hay tres tipos de parábolas. Las parábolas como dichos en donde solo hay un solo verbo y en tiempo presente: “sois la sal de la tierra”, “nadie puede server a dos señores”, “no deis lo santo a los perros”.  Están parábolas muy cortas son consideradas parábolas en germen.

Las segundas son parábolas en similitudes, están describen una situación típica, con una aplicación a la experiencia común de la gente y comienzan muchas veces con una comparación. En estas hay dos verbos en tiempo presente.

El tercer tipo son parábolas narrativas que describe una progresión de eventos para dar una enseñanza principal donde hay muchos verbos dentro del contexto histórico.

Ahora bien las parábolas de Jesús tenían ciertos rasgos que valen que sean resaltados para su entendimiento y comprensión de las mismas.

Primer rasgo:

  • La repetición para llegar a una especie de clímax dentro de la lección
  • Se usaba el contraste directa o indirectamente para distinguir lo correcto y lo incorrecto, entre el bien y el mal.
  • Combinación del número tres en las historias para destacar a los personajes principales.
  • Tenían elementos en serie con el fin de dar énfasis al último elemento.

Segundo rasgo: Jesús sacaba sus historias en base a sus encuentros vivientes con la experiencia humana.

Tercer rasgo: Jesús evocaba a una respuesta o decisión por parte de los oyentes.

El tesoro y la perla de gran precio

Mateo 13:44-45

Idea principal:

Hay un tesoro que buscar y hallar que es el Reino de Dios, oculto para muchos, y al hallarlo y comprarlo encontraremos la piedra más preciosa que es Jesús. 

Introducción

El pasado 4 de Diciembre del 2015 hubo un gran hallazgo, nada más y nada menos frente a las costas de las Islas del Rosario en las costas del Caribe en territorio Colombiano se encontró el galeón San José.

Este galeón español hundido por los ingleses hace 300 años contiene en su interior 11 millones de monedas de oro, valoradas en 10,000 millones de dólares. Para entender la magnitud del hallazgo corresponde al 30% del presupuesto general del estado ecuatoriano que fue fijado en 36,000 millones para el 2015.

A quien no le hubiera gustado encontrar este galeón, o al menos poder encontrarnos repentinamente con un tesoro en el jardín de nuestra casa, o al caminar por la playa, o al excursiones por la montaña?

Es que cuando encontramos un tesoro nos va a cambiar la vida, tranquilamente si estábamos pobres, nos hacemos ricos, si estábamos en necesidad nos puede cubrirlas todas, si estábamos endeudados con este podemos pagar todas nuestras deudas. Muchos dicen “si me ganara la lotería”.

La primera opción es dejarla al azar, al destino. Pero otros no dejamos al azar solamente a que encontremos el tesoro porque también nos podemos proponernos hallarlo. Por eso muchos buscan hallar el tesoro de sus vidas, en donde puedan encontrar la satisfacción plena, y es por esto que muchos deciden centrarse en la ciencia de los estudios, otros en un hijo una hija, en aquel carro de lujo y marca que me dará status, aquella casa de los sueños que me dará tranquilidad, aquella finca para el retiro que me dará paz para  mi vejez, o aquel negocio que me dará prestigio y llegar a saber que soy capaz de emprender algo.

Y es así que arrancamos nuestra existencia puesta la mirada en aquel tesoro, y ponemos todas nuestras fuerzas, todo nuestro intelecto, todas nuestras ganas, perseveramos, insistimos, ponemos todo nuestro corazón y  luchamos cada día hasta el tesoro de la vida!.

Pero la Palabra del Señor nos enseña en Mateo 6:19No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y le orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla, ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esta vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Porque la casa de lujo se empezara a corroer, el techo se empezara a oxidar, las puertas serán comidas por las polillas, el carro de lujo será obsoleto en un par  de años, los muebles de lujo se descocerán y hasta se hundirán, pronto lo que tenía mucho valor no vale nada, pronto el carro puede ser adquirido por alguien que ama lo ajeno, o incluso los muchos billetes pueden ser congelados en tu cuenta bancaria. Ningún tesoro en la tierra es eterno, ningún bien en la tierra durara para siempre por eso debemos buscar las cosas de arriba, donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra. Colosenses 3:2

  1. Este tesoro está escondido (Mateo 13:44)
  • Jesús nos dice que el Reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo. El tesoro no está a la vista de cualquiera, no está en una parte alta donde todos lo podamos ver de lejos, este tesoro está escondido, oculto, está tapado, esta camuflado, está enterrado para que no lo podamos hallar. Porque un tesoro se lo esconde para que no sea hallado por nadie sino por aquel que lo oculta.

2 Corintios 4:3

“Pero si nuestro evangelio esta aun encubierto, entre los que se pierden esta encubierto, en los cuales el dios de este siglo segó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.

  • El príncipe de este mundo es Satanás, el dios de este siglo, es quien tiene enterrado el tesoro del evangelio, que nos lleva al Reino de los cielos. Satanás no cubre el tesoro con tierra, ni le echa hojas, ni ramas sino que sega el entendimiento, tapa los oídos, tiene vendas en los ojos de los hombres para que viendo no vean, para que oyendo no oigan para que no crean en el evangelio de salvación. Es por esto que el tesoro está escondido para que no conozcan la verdad, no les resplandezca el evangelio y así conocer al Hijo y al Padre.

Muchos caminan sobre el tesoro y no lo ven, muchos lo miran pero no lo reconocen porque su vista esta desviada a los tesoros de la tierra, enfocada en las cosas de la tierra. A muchos les han dicho que “aquí” esta el tesoro pero están muy ocupados para ir, o tienen cosas más importantes que hacer que ir y hallar el tesoro”.

  • Cuando Juan estaba con dos de sus discípulos y oyeron decir “he aquí el Cordero de Dios”, dicen las Escrituras que siguieron a Jesús y este viendo que le seguían se volteo y les dijo “que buscáis” y les dijeron “Rabí donde moras”. Jesús les dijo “VEN Y VE”.

Así mismo nos dice Jesús, Ven a mí, para que veas. Así mismo Jesús te dice ven a mí para que veas el Reino de los Cielos, para que veas el Reino de Dios, para que vengas al Reino de mi Padre.

  • Pero el Reino de los cielos es semejante a un TESORO. El estuche, la caja, el ánfora, el baúl que contiene el tesoro del evangelio es la Biblia, la ley de Dios, para los antepasados la Torah, la Ley, pero para nosotros es la bendita Palabra de Dios.
  • Un tesoro es un conjunto de joyas, artículos de valor, monedas, piedras, perlas. Pero no son cualquier cosa, en este son guardadas las mejores piedras, perlas de gran valor, de gran precio que son dignas de guardar, preservar, atesorar y esconder.

Romanos 11:33

“Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!. Cuan insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!.

Efesios 3:8

“A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo”.

  • Dentro del tesoro están los juicios, estatutos, decretos, mandamientos, dichos, testimonios, palabra de verdad, leyes que para el hombre que la leía y meditaba era como el oro refinado, la plata más fina, era el sustento, era la misericordia, la sabiduría, la inteligencia, lámpara a los pies, lumbrera en el camino, los mandamientos de Dios eran estimadas más que todas las cosas.
  • Es dentro de la Palabra de Dios que encontramos las “riquezas” los tesoros, las piedras de gran valor, con valores que no podemos comprar. Ahí encontraremos la sabiduría, el entendimiento de Dios, de su Reino, de su voluntad, de sus planes, de su Hijo, de su venida, de su justificación, de sus promesas, de la vida eterna, de la salvación. Las riquezas son las cosas que ojos no vio, ni oído oyó, es el entendimiento de la verdad revelada a pocos, revelada a sus hijos, revelada a los que aman a Dios con todas sus mentes, con todas su fuerzas, con todo el corazón.

Pero para muchos el tesoro esta sobre una mesa y nunca es abierto, para muchos otros se quieren sentar junto a ti para que abras el tesoro y leas sus riquezas pero no quieres, o no lo deseas, porque se te ha segado el entendimiento, te han bloqueado tus ojos, tus oídos han sido tapados.

  1. Unos lo encuentran y otros lo buscan
  • Jesús enseña que el tesoro es hallado por un hombre en un campo. Este hombre no andaba buscando un tesoro, este hombre no estaba invirtiendo su tiempo, ni dinero ni sus fuerzas en hallarlo. Este hombre trabajaba en sus actividades normales de campo, de su casa y de repente se encuentra con el tesoro.
  • En los tiempos de Jesús habían personas marginadas, aisladas de los privilegios dados a los grandes sacerdotes por los romanos. Habían personas enfermas, ciegos, cojos y paralíticos que Vivian en cuevas, en lugares apartados. Personas sin esperanza, que Vivian con lo más mínimo y vivían cada día para sobrevivir. Habían personas marginadas por la sociedad mujeres acusadas de adulterio, hombres marginados por ser cobradores de impuestos, etc. Ellos no buscaban nada, sino sobrevivir a sus enfermedades, sus tormentos, sus angustias, estaban ellos y sus vidas.
  • Pero cuando ellos escuchan de un salvador, escuchan nacer el Rey de los judíos, cuando escuchan que por sus calles, por las cuevas, en los lugares inmundos en las que ellos habitaban pasaba uno que era el verbo encarnado, que con sus manos sanaba, que con su Palabra enseñaba, decía ser el Hijo de Dios, era uno que les enseñaba acerca del Reino de Dios, les hablaba del Padre, del perdón, del arrepentimiento, de la misericordia, la justicia, de la fe.
  • Pero cuando Jesús vino a ellos y los sano, cuando Jesús vino a ellos y los levanto de su invalidez, cuando Jesús vino a ellos vieron y fueron sanados. Muchos fueron libertados de sus tormentos, de sus angustias.
  • Ellos encontraron el tesoro que no habían estado buscando, el tesoro vino a ellos, el tesoro vino dado del cielo para salvación de ellos, hallaron el Reino de Dios, hallaron el gran tesoro de sus vidas.
  • Para ellos Jesús era un cofre, era baúl lleno de tesoros, lleno de perlas que llegaban a su vida como refrigerio a su alma, como esperanza en el día de muerte, como resurrección al hijo que había muerto, era vida para Lázaro, era la luz del mundo, porque en él estaba la vida.
  • Jesús dice que también que el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas. Por otro lado Jesús estaba rodeado de hombres que conocían la Ley de Dios, conocían los mandamientos de Dios y sus promesas, hombres que conocían por tradición oral y escrita la ley de Moisés, los libros, la Torah. Hombres que habían seguido las enseñanzas de los maestros de la ley y que habían sido bendecidos de ella. Habían disfrutado de una vida justa y honesta y muchos habían sido prosperados. Otros hombres como Natanael considerado como “un verdadero Israelita de quien no hay engaño”, habían hombres como Nicodemo maestro de Israel que enseñaba en las sinagogas y en el templo.
  • Ellos disfrutaban de perlas, la sabiduría y la inteligencia el conocimiento había llegado a ellos. Muchos la disfrutaban y otras la malgastaban, pero conocían de las perlas, del conocimiento de la Palabra de Dios.
  • Pero cuando vieron aquel tesoro único, aquel tesoro que era incomparable a lo que había llegado a sus vidas por medio de la Ley de Moisés y los profetas, era para ellos una PERLA PRECIOSA que había llegado a sus vidas. Porque Jesús es el único en la historia del mundo que:
    • Cuando nació un ángel se le apareció a José y le dijo: José no temas tomar a María como tu mujer porque lo que en ella ha sido concebido del Espíritu Santo es!.
    • Cuando fue bautizado de los cielos fueron abiertos y hubo una gran voz en el cielo que dijo “Este es mi hijo amado en quien yo tengo complacencia”
    • Vieron que Jesús transformo el agua en vino
    • Vieron como Jesús sano al paralitico en el estanque de Betesda cerca del templo.
    • Vieron como sano al hijo del ciervo del rey.
    • Veían como liberaba endemoniados, daba vista a los ciegos, libertad a cautivos.
    • Jesús entrego su vida en la cruz.
    • Vieron como resucito de entre los muertos y ascendió al cielo.
  • Jesús era la perla preciosa que tanto habían esperado, que tanto habían anhelado, el Rey de los Judíos había venido en carne.
  1. El tesoro y la perla hay que comprarla
  • Jesús enseña que tanto el hombre del campo y el mercader que busca perlas, van y venden todo lo que tenían para comprarla.
  • En realidad no hay un precio hay un intercambio de valores. El primero, el hombre del campo fue y vendió todo lo que tenia. De igual forma el mercader fue y vendió todo lo que tenia.
  • El vender todo es renunciar a todo lo que tiene valor para tu vida, es la única forma de comprar el tesoro, es la única forma de adquirir las llaves del Reino de Dios.
  • Para el primero es ir y entregar todo lo que amas: el pecado, la incredulidad, la falta de perdón, renunciar a la depresión, al odio, a la malicia. Despojarse de todo aquello que gobierna y tiene control la vida.
  • Para el mercader adicionalmente al orgullo, al amor a las riquezas, a la vanagloria, renunciar a todas sus creencias religiosas, a todos sus ritos, liturgias, circuncisión. Renunciar incluso el amor a los hijos, hijas, esposas, esposos, bienes, etc.
  • Jesús dijo el que ama padre o madre más que a mí, no es digno de mí. El que ama a hijo o a hija más que a mí, no es digno de mí. El que gana su vida la perderá, el que pierde su vida por causa por mí la ganara.
  • Jesús dijo que le entreguemos todas nuestras cargas, nuestras culpas, y dijo venid a mi todos los que estéis cargados y cansados, que yo os hare descansar. Jesús dijo mi paz os dejo, mi paz os doy.
  • Debemos renunciar a nosotros mismos para que el tesoro, la perla preciosa, Jesús venga nuestras vidas.
  • Si renunciamos a todo el Reino de Los cielos vendrá a nuestras vidas, a nuestro corazón. Y la paz que sobre pasa todo entendimiento vendrá a nuestras vidas, entenderemos la profundidad, el ancho, el conocimiento de la gloria de Jesús.

Debemos renunciar a todo así como Cristo lo hizo, las escrituras dicen que teniendo forma de Dios no estimo ser igual a Dios como cosa a que aferrarse sino que se despojo así mismo tomando forma de siervo hecho semejante al hombre. Cristo se despojo de todo por nosotros, la única forma de ver y entrar al Reino de los cielos es despojándonos de toda cosa terrenal y carnal.

Conclusión

Hay un tesoro escondido que es el Reino de Dios, pero guardado en un cofre, en un baúl lleno de perlas preciosas, monedas de oro y de plata a la cual usted y yo debemos buscar, atesorar y lo más importante escudriñarlas hasta que Jesús resplandezca, hasta que Jesús resplandezca en nuestros corazones.

La actuación de Jesús

  • Jesús es el cumplimiento del antiguo testamento
  • La actuación publica de Jesús comenzó con su bautismo por Juan en el Jordán (Marcos 1:9-11) y acabo con la muerte de cruz en Jerusalén.
  • Jesús estaba de acuerdo con el movimiento bautista de Juan y con su predicación escatológica. (Mateo 3:2)
  • Para Jesús el reino de Dios se halla bajo el signo de misericordia y del amor de Dios para con los pecadores. (Mateo 5:3). El mensaje de Jesús es mensaje de alegría, último y definitivo ofrecimiento de gracia por parte de Dios.
  • Su conducta mostro su mensaje al juntarse con los pecadores e impuros (Mateo 2:16) ; sobre el quebrantamiento del mandato judío sobre el sábado (Marcos 2:23) y de las prescripciones sobre pureza (Marcos 7:1). Este comportamiento trajo comentarios satíricos sobre el que era comilón y bebedor, amigo de publicanos y pecadores (Mateo 11:19).
  • El mensaje de Jesús se entiende bajo el señorío, la voluntad, amor a Dios y al hombre en esencia como voluntad de Dios (Marcos 12:30). Vemos así el amor universal, misericordioso y perdonador de Dios, que hace salir el sol sobre buenos y malos (Mateo 5:45).
  • La llegada del reino de Dios en Jesús significa la salvación del hombre en cuerpo y alma y que esta salvación se ofrece incondicionalmente a todos cuando crean y se conviertan a él. Jesús quería curar heridas y no abrir otras; hablo sobre el amor al prójimo y del amor hacia los enemigos. Enseno el camino de la paz y no a la violencia (Mateo 5:39-48)
  • Jesús no se alejo de los hombres, contrariamente busca vivir entre los hombres, comparte banquetes con los ricos y fue ayudado por mujeres piadosas. (Lucas 8:2)
  • Aceptaba la compañía de todos, estuvo con pecadores, marginados, a los culturalmente impuros, no se le encontró odio a los ricos, estuvo con publicanos, explotadores, con todos tuvo buenas relaciones y llamo a uno para el discipulado. (Marcos 2:13-17)
  • Entre sus discípulos es como un servidor, no rehúye ni siquiera el servicio más bajo propio de los esclavos (Lucas 22:26), ya que no vino para hacerse servir, sino para servir (Marcos 10:45)
  • Tuvo un corazón para las necesidades y las penas diarias de los pobres (Mateo 9:36)
  • Jesús no luchaba contra los poderes políticos, contra los fariseos, ni contra los romanos, ni los ricos, sino contra los poderes demoniacos del mal.
  • Amo a los pobres y enfermos, para él la pobreza y la enfermedad no eran castigo de Dios. (Lucas 15)
  • Siempre busco hacer la voluntad del Padre, confió como niño y encontró  sus más profundas raíces las encontró en las oraciones al Padre. (Marcos 1:35; 6:46)
  • Su servicio a los demás buscaba que los hombres siempre reconozcan la bondad de Dios y alaben al Padre (Marcos 2:12)
  • Aunque hablaba las escrituras, lo llamaron Rabí, maestro, ya que ensenaba con poder y autoridad. (Marcos 1:24-27) y el mismo se refirió así mismo como profeta (Marcos 6:4; Lucas 13:33; Mateo 23-31-39). Aunque Jesús no encajo en ningún esquema.
  • Jesús es el profeta escatológico, el ultimo, definitivo, que supera todo. El trajo la gracia y la verdad, la voluntad definitiva de Dios. Esta lleno del Espíritu de Dios y acerca el Reino de Dios a los hombres (Marcos 3:28). Lo que realmente le importaba era anunciar el reino de Dios en amor.
dddd

Para que profundices este estudio te recomendamos comprar el libro en AMAZON.

La Biblia: Es la Palabra de Dios

Introducción

Es que me gustaría empezar a hablar sobre la importancia de la Biblia como documento histórico, o hablar de su historia, numero de libros, que es el nuevo y antiguo testamento, como fue creada, los materiales utilizados y el idioma original de esta, pero dejemos esta información a Google. No sin desmerecer la importancia de esta información sino que prefiero concentrarme en lo que realmente es para nuestras vidas, la Palabra de Dios.

Cuando tenía unos 30 años de edad, ya tenía a mi hijo pequeño y me preocupaba verlo indefenso y ver todos los problemas que uno tiene que enfrentar en la vida, eran los inicios del año 2000 y vivíamos la crisis financiera del Ecuador donde el “terror” se apodero de mucha gente, ser perdieron empleos, cerraron empresas, quebraron bancos, retuvieron los depósitos de las cuentas de ahorro y cuentas corrientes, en fin, un ambiente caótico. Y me puse a pensar en mi hijo me conocí a su madre, el inmenso cariño que le tengo, y lo más importante le daría directrices de cómo enfrentar la vida para que no sufra tanto como yo.

Y así intentar dejarle un documento para que me llegue a conocer profundamente y poderlo ayudarlo más allá de mi presencia física, en fin que no cometa los mismos errores que yo había cometido, que pueda enfrentar los problemas de mejor manera  y tenga una vida plena. Pero en algún momento de la vida lo deje de continuar escribiendo y ahora que estoy en los caminos del Señor Jesucristo ya sé que libro le daré a mis hijos para que le de vida, lo transforme, lo guie, donde encuentre un refugio a la desesperanza o  a la desesperación y lo más importante que conozca a nuestro Salvador, a Padre, al Espíritu Santo y se aferre a la vida eterna.

Su poder

Es que cualquier libro encontrado en el mercado es creado por el hombre. Claro es que hay de los buenos  y de los malos libros, en lo personal he leído buenos libros sobre administración de empresas, negocios, inversiones, finanzas, mercadeo, temas que gustan profesionalmente.

De hecho actualmente estoy muy interesado en libros de “mercadeo online” para aplicarlo al negocio que tengo de ventas de productos ferreteros y muchas veces me pongo de lleno a leer temas de este interés.  Pero cuando lo estoy haciendo no falta una llamada, un mensaje de alguien pidiendo consejo, ayuda basada en la Biblia y me doy cuenta que lo que realmente salva, transforma y restaura vidas es la Palabra de Dios y es un privilegio entenderla y el poder compartirla es una verdadera bendición.

2 Timoteo 3:16

“Toda escritura es inspirada por Dios, y útil para ensenar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

Y Pedro nos dice en 2 Pedro 1:16

“Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fabulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos sus majestad.

Pues cuando él recibió de Dios Padre, honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.

Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

 

Además todo libro escrito y su contenido es para transmitir un conocimiento del hombre para el hombre. Pero la Biblia es un documento escrito por Dios para todos sus hijos. Un libro cualquiera es letra mas la Biblia hay poder y Dios mismo hablando a nuestras vidas.

El verbo hecho carne

Si es un libro de Dios debemos entender que significa esto. Al inicio de la creación Dios no utilizo las manos, ni fabrico, ni edifico nada con las manos ni de Él, ni de los ángeles. Es importante que su Verbo, su Palabra es la que creo todo, su verbo es creación, su verbo lo hizo todo al hombre, a la mujer, a los animales, a los cielos, a las plantas, todo fue hecho desde el principio por el Verbo.

La Palabra de creación la encontramos en  Génesis 1

3 “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz

5 Y llamo Dios a la luz día, y a las tinieblas llamo Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

8 Y llamo Dios a la expansión Cielos.

9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.

10 Y llamo Dios a lo seco Tierra y a la reunión de las aguas llamo Mares.

14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el di de la noche y sirvan….

20 Dijo Dios: Produzcan la aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.

 

Este verbo de creación es Jesucristo, la suprema y eterna expresión de Dios. Al inicio Dios aparece como la creación del mundo, ahora Dios pronuncia su Palabra definitiva a través de la Palabra viviente, su Hijo.

 

Juan 1:1-5            

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios.

Este era en el principio con Dios

Todas las cosas por él fueron hechas y sin el nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

En él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres.

La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Juan 1:14

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habito entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Pero nosotros actualmente no tenemos ese privilegio de caminar con El, de recibir sus enseñanzas, de ver su bautizo, de ver que los cielos fueron abiertos y el Padre dijo: Este es mi hijo amado, en el cual tengo complacencia”, no lo vimos resucitar muertos, liberar endemoniados, sanar enfermos, vista a ciegos. Pero Jesús dijo en Juan 5:39

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas son las que dan testimonio de mi; y no queréis venir a mí para que tengáis vida”.

Entonces Jesús nos dice que debemos leer su Palabra, deleitarnos en ella día y noche y gracias al Espíritu Santo que mora en nosotros la letra tendrá vida, tendrá revelación, y será como una espada de dos filas que nos llegara al alma y a nuestro espíritu. Y nos ensenara, nos redargüirá, nos instruirá en justicia para ir caminando en la perfección de Cristo.

Jesús dijo que El era:

  • El Pan de Vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mi cree, no tendrá sed jamás (Juan 6:35)
  • Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

 

Que encontramos en las escrituras:

Debemos leer su Palabra para conocer al hijo, conocer al Padre, conocer su voluntad y así permanecer en El y llegar a tener la vida eterna.

Jesús enseno en Parábolas todas las verdades del Reino de Dios, enseno en parábolas la voluntad del Padre sobre el perdón, sobre el amor de Dios, sobre la bondad, sobre misericordia, lo que significaba servir, lo que es realmente amar al prójimo, nos dio promesas como la del Espíritu Santo, que no nos dejaría solos, que nos ofrecía la vida eterna y su segunda venida. Pero debemos leer las escrituras para saber, entender y hacer nuestras vidas conforme a la voluntad de Dios.

Para que nos sirven?

Jesús dijo que seriamos hombres sensatos, todo aquel que escuche y ponga en obra las palabras de las escrituras. Porque el que oye y las hace lo considerare un hombre prudente que construyo su casa sobre la roca y vinieron ríos, vientos, lluvias sobre la casa y esta no se destruyo. Pero el que las oye y no las hace lo considerare un hombre insensato que construyo su casa sobre la arena, y viene ron vientos, lluvias y ríos sobre ella y se destruyo.

La Perla preciosa

Juan 17:26 “Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aun, para que el amor con que me has amado, este en ellos y yo en ellos”

 

Compartir el pan de vida.

A medida que el amor de Dios inunde nuestros corazones y nuestro  ser y empecemos a comprender las maravillas de su Reino, de sus promesas y de su amor eterno, naturalmente empezaremos a compartir a otras personas ese tesoro que ha llegado a nuestras vidas. Antes no podíamos compartir nada, ya que en nuestras mentes y en nuestros corazones aun no estaba sellada su sabiduría. Uno no puede abrir el bolsillo del pantalón y tratar de brindar $10, si en su interior no los tenemos.

Debemos entender que la palabra que tenemos a la disposición sale de nuestra boca y la lengua es un miembro muy pequeño pero que es capaz de bendecir o maldecir, de multiplicar o dividir, de construir o destruir.  En otras palabras nosotros podemos ser camino de bendición para nosotros y para las personas que están a nuestro alrededor con las palabras que salen de nuestra boca.

Ese poder lo tenemos ya que somos hijos de Dios, somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Dios lo hizo todo en base a su Palabra.

Jesús dijo de lo que sabemos hablamos y de lo que vemos testificamos. Cuando estábamos en el mundo nuestro corazón y nuestro cerebro se alimentaba de conocimiento mundano: chismes, futbol, farándula, experiencias vividas en el pecado, corrupción, mentiras, hablábamos y compartíamos del pecado.

Pero como hijos de Dios empezamos a escrudiñar sus escrituras, a deleitarnos en ellas, empezamos a incluir un vocabulario celestial, del Reino de Dios, que de a poco es sellado en nuestros corazones y nuestros ojos ven cosas que antes no entendíamos. Es que la palabra es muerta sin revelación celestial, la palabra sin sabiduría de lo alto es sin verdad, sin gracia y sin amor. Pero aquella Palabra que es revelada es la que te transforma, te abre los ojos y oídos al Reino de Dios y esta es la que permanece para siempre.

Revelación de la Palabra

Lucas 24:28

Jesús ya había sido sepultado y se cumplía el tercer día cuando algunas mujeres fueron al sepulcro y encontraron la piedra removida. Y junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes les dijeron que buscáis de entre los muertos al que vive. No está aquí sino que ha resucitado.

Camino a Emús dos de los seguidores de Jesús caminaban a esta aldea e iban hablando de estas cosas que habían sucedido y Jesús se les acerco y les hablaba como si que no sabía lo ocurrido y ellos le contaron en detalle al Señor Jesús hasta lo invitaron a compartir con El.

Pero en Lucas 24:30

“Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomo el pan y lo bendijo, lo partió y les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron, mas el se despareció de su vista.

Y se decían el uno al otro: No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?

Cuando andas por el camino y no tienes Palabra de Dios en nuestro corazón y alguien necesita de ayuda, tu corazón quiere ayudar, pero tu boca no puede ya que el verbo de Dios no está en ti. Pero a medida que el verbo este en ti, serás un canal de bendición para cualquier persona que Dios te ponga en tu camino. Y esa Palabra revelada con amor y sabiduría de Dios es la que cruzara las fronteras de los corazones y del entendimiento humano y hará que esa Palabra sea realmente una espada de dos filos que haga que arda los corazones de los oyentes.

Siervo Fiel

A medida que empiezas a recibir el “pan de vida” y lo vas compartiendo a muchos; Dios te considerara un siervo fiel ya que de lo poco eres fiel. Y la verdad es que Dios te empezara a dar más. Mas del pan de vida, mas de su verdad, mas de su sabiduría y entendimiento.

Un día usted estará caminando por una calle de Guayaquil y lo detendrá una mano de un paralitico en silla de ruedas ya que le pidió dinero. Usted meterá su mano en el bolsillo y le dirá que no tiene dinero, pero lo agarrara de sus manos y le dirá no tengo dinero pero de lo que tengo te lo doy: Ve y camina!.

Es que el caminar en Cristo Jesús no tiene límites, es una hermosa aventura sin límites a medida que escudriñemos su Palabra, creamos en El y en el Padre y entendamos y pongamos por obra su verdad sellada en nuestros corazones.

Pasos de la obediencia

Entrada en el Reino de Dios

Una vez que hemos nacido de nuevo al creer en Jesucristo como nuestro salvador tenemos la entrada al Reino de los Cielos. Pero hay un caminar muy largo desde que entramos a la gloria final que es la vida eterna. Ese caminar está lleno de piedras y espinos (Mateo 13:20-22).

Pero el esfuerzo que hacemos diariamente, semanalmente, mensualmente tendrá su recompensa eterna. Es que Dios nos promete vía eterna para aquellos que son dignos de merecerla (Apocalipsis 22:12-14) y entrar en la Nueva Jerusalén  (Apocalipsis 21:1-8).

Lo que debemos entender que empezamos una relación con Dios directa y esta incluye como cualquier relación entre Padre-Hijo una guía, así como la obtuvieron los discípulos (aprendices) para un caminar hasta la gloria final.

Pero antes debemos de entender que en la búsqueda de la santidad debemos considerar que tenemos un cuerpo carnal y pecaminoso, ya santificado por el Espíritu Santo sí, pero pecaminoso igual. A esto debemos entender que vivimos en un mundo de tentaciones y donde nuestro adversario el Diablo anda como león rugiente viendo como devorarnos. Dios le dio el mandato a Adán y a Eva en Génesis 15-17

“Y mando Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Las historia nos comenta lo que sucedió y Satanás los engañó con una mentira y Adán y Eva decidieron comer del árbol prohibido. Tras la obediencia hay una bendición, pero tras la desobediencia hay medición.

Nuestros primeros pasos de obediencia

Ya como hijos de Dios y como coherederos de Cristo revisemos los primeros pasos de obediencia que hicimos hasta este momento:

  • Reconocimos que fuimos pecadores
  • Nos arrepentimos de nuestros pecados
  • Abrimos la puerta de nuestro corazón
  • Creímos en Jesús como nuestro único Señor y salvador

 

Así que decimos seguir a Cristo con todo nuestro corazón pero esto conlleva a un sinnúmero e infinitos pasos diarios, semanales que debemos cumplir y tener presentes para que la bendición del Padre venga a nuestras vidas. No hay bendición sin obediencia a los mandatos y mandamientos de Dios en nuestras vidas. Y es la obediencia al cumplimiento de sus mandatos, por medio de los pasos que damos y junto a la manifestación y amor de Dios en cada acto de nuestras vidas que nos lleva a la santidad

 

Ejemplos de pasos de obediencia en la Biblia

Marcos 1:17 “Y les dijo Jesús: Venid en pos de mi y hare que seáis pescadores de hombres. Y dejando luego sus redes, le siguieron.

Éxodo 14:16 “Y tu alza tu vara,  extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco”. (21) Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento…”

1 Samuel 17:37 “Añadió David: Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, el también me librara de la mano de este filisteo. (40) Y tomo su cayado en su mano y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomo su honda en su mano y se fue hacia el filisteo”.

Mateo 3:13-15  Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán para ser bautizado por él. Mas Juan se le oponía diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, y tu vienes a mi?. Pero Jesús le respondió: “Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia”

Y es que el padre se deleita de ver la obediencia de sus hijos y la mejor expresión de amor hacia la obediencia la encontramos en Mateo 3:17 “Y hubo una gran voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

Pasos de obediencia en nuestro diario vivir

Si Dios nos dice algo y lo cumplimos es cuando se genera la bendición. Jesús nos enseno muchas cosas para ser implantadas en nuestras vidas y enseno que el que las escucha y las hace; El lo consideraría como un hombre prudente que construyo su casa sobre la roca. Y vinieron vientos, lluvias, ríos sobre la casa y esta no se destruyo. Así mismo dijo que el que escucha y no las hace; lo considerara como un hombre insensato que construyo su casa sobre la arena y al venir las aflicciones, los problemas, persecuciones su casa se destruyo.

  1. La mañana con mi Padre:

(Lucas 18:16): “Dejad a lo niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrara en el.”

El otro día bajaba mi hija pequeña, Sofía, de cuatro anos. Y cuando bajo de las escaleras lo primero que hizo fue correr a darme un beso y abrazo; y luego siguió su camino.

Ese es el amor demostrado por un niño a un padre, pues así mismo debe ser nuestro accionar diario con nuestro Padre Celestial. Debemos demostrarle nuestro amor desinteresado, natural y buscarlo a muy tempranas horas de la mañana. Por lo menos al levantarnos y saludarlo y decirle “gracias”, “guía mi vida”, dame fortalezas o “bendíceme” Padre amado.

 

  1. Cuida tu ojo

(Mateo 6:22): “La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, cuantas no serán las misma tinieblas?

 

(Lucas 11:33) “Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz. La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo su cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte ninguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara le alumbra con su resplandor”.

 

 

  1. Córtate la mano (Mateo 5:29): Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

 

  1. No juzgar (Mateo 7:1): “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. Y porque miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?. O como dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo y he aquí la viga en el ojo tuyo?. Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo y entonces veras bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, nos sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

Lucas 12:1: “Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse, ni oculto, que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamara en las azoteas”

 

  1. Guarda tu corazón (Marcos 15)

2 Por que tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan.

11 No lo que entra en la boca contamina al hombre, mas lo que sale de la boca, esto lo contamina al hombre

17 No entendéis que todo lo que entra en la boca va al viento y es echado a la letrina?

18 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale, y esto contamina al hombre

19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

20 Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.

 

  1. Cuidemos con quien andamos y donde andamos. Salmos 1:1

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,

Ni estuvo en camino de pecadores,

Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

 

  1. Busque la paz  (Mateo 5:22): Pero yo os digo que cualquier que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio, y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio, y cualquiera que le diga: Fatuo, quedara expuesto al infierno de fuego. Por tanto si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda y anda, reconcíliate con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

(Mateo 5:44) Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre males y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

 

Génesis 26:

19 Pero cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí un pozo de aguas vivas,

20 los pastores de Gerar riñeron con los pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso llamó el nombre del pozo Esek,[a] porque habían altercado con él.

21 Y abrieron otro pozo, y también riñeron sobre él; y llamó su nombre Sitna.[b]

22 Y se apartó de allí, y abrió otro pozo, y no riñeron sobre él; y llamó su nombre Rehobot,[c] y dijo: Porque ahora Jehová nos ha prosperado, y fructificaremos en la tierra.

23 Y de allí subió a Beerseba.

24 Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo.

25 Y edificó allí un altar, e invocó el nombre de Jehová, y plantó allí su tienda; y abrieron allí los siervos de Isaac un pozo.

 

 

  1. No te afanes Lucas 12:22

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Jesús visita a Marta y a María

38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.

39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.

40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.

42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

 

Así como un niño obediente le da paz a un padre de carne, así mismo dice que Dios se deleita en sus hijos obedientes.

Todos debemos dar pasos de obediencia diariamente en base a sus mandatos y nos santificamos a nosotros mismos, y es ahí cuando Dios y Jesús nos ama y se manifiesta, porque sin santidad es imposible agradar a Dios. La santidad es de la obediencia, de dar esos pasos y la Gloria manifiesta de Dios en nuestras vidas.

Debemos trabajar diariamente en menguar lo terrenal para dar a crecimiento a lo espiritual. Los pasos de negación + la Gloria de Dios es la bendición en nuestras vidas.

Es el fruto de esa relación es cuando podemos decir que somos Santos. Esa relación es fuego, esa relación es como un rio de agua viva en nuestro interior.

Las primeras enseñanzas están en su Palabra escrita, en el evangelio. Y el constante obedecimiento es lo que se vuelve en un caminar en Cristo Jesús.

En la vida cristiana hay: MANDATO + OBEDIENCIA + MANIFESTACION DE DIOS = Vida en el Reino de Dios

Recordemos que desde la época de Juan el Bautista los cielos sufren violencia y solo los violentos lo arrebatan!

El Reino de Dios

Es Jesús quien instaura el Reino de Dios en la tierra. Él lo anunció en su evangelio al dar las nuevas buenas del reino de Dios. Sus milagros son las señales del reino, sus parábolas son promesas y descripciones de la vida en el reino. Su propia vida es inauguración de ese reino.

reino de dios

reino de dios

Lucas 4:43

“Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado”

Este reino es muy diferente al reino presente, habrán postreros que serán primeros, y primeros que serán postreros. Es un reino en el que los pobres, los que tienen hambre, los que lloran y los aborrecidos son bienaventurados. Y contrariamente aquellos que viven bien y son actualmente afamados y respetados serán postreros. Es porque no hay temor a Dios, los poderosos se aprovechan de los débiles como si no hubiera un Dios que ve y juzga sus acciones.

El libro de los Hechos habla de este reino de Dios y como se va haciendo realidad en la vida de la iglesia cuando ésta es obediente a lo que el Espíritu establece. Este reino de Dios es una realidad inevitable y aquellos que lo conocemos deben vivirlo y organizar nuestras vidas, acciones, aún dentro del viejo orden, de tal modo que seamos “testigos” del reino de Dios al cual estamos nosotros llamados a disfrutarlo y a presentarlo al mundo.

Pero es por el Espíritu Santo que nos el poder para testificar, para tener fe, y tener esperanza aún en las situaciones más difíciles de nuestras vidas, por este Espíritu Santo es que sabemos que somos personas separadas para Cristo, a pesar de que vemos que el mundo se desbarata, inclusive que nos puede llegar a perseguir o a menospreciar.

Es importante entender que el Espíritu Santo en nuestras vidas, no es doctrina, ni religión. Sino más bien son hechos de una vida con Cristo. Lo que proclamas como cristiano no son ideas, teorías, pero doctrinas, sino que hablamos de lo que vemos y sentimos, que son sus acciones en nuestra vida y el cumplimiento de ellas en cada de nuestros actos. Es el mismo Jesús que mora y se manifiesta en cada uno de aquel que es digno de recibir su abundancia de gracia y de redención con el Padre celestial.

El libro de los Hechos narra como el Espíritu Santo y su poder derramado en los discípulos se manifiesta a través de la iglesia. Nosotros tenemos nuestro propio libro de los Hechos, nuestra propia historia ya que somos testigos de su amor y de su guía en cada uno de aquel que es hijo de Dios. Y somos llamados de aquel que nos sacó de las tinieblas a la luz.

1 Pedro 2:9

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.”

Los Hechos de el Espíritu Santo

Introducción

El evangelio de Lucas trata sobre lo que Jesús empezó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba en el cielo. Esto lo vemos en Hechos 1:9

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolos ellos, fue alzado y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”

 El libro de los Hechos busca dar a conocer sobre lo que Jesús continuó haciendo y enseñando después de su ascensión, aunque ahora a través del Espíritu Santo. En el evangelio de Lucas, Jesús estaba físicamente presente, el Espíritu Santo actuaba a través de Jesús. En el libro de los Hechos, después de la ascensión, Jesús continuaría actuando a través del Espíritu Santo.

Pero el libro de hechos también resalta las apariciones de Jesús y su resurrección física. En Lucas 24:37-43, los discípulos se mostraron atemorizados, pensaban que veían un espíritu y Jesús les muestra sus heridas, les invita a que le toquen, y por último, como prueba final, come delante de ellos. A esto se refiere con las “pruebas indubitables” en Hechos 1:3

“a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios”

Los Hechos del Espíritu

Muchas veces pensamos que basta en nacer en una familia cristiana o pertenecer a una cultura “cristiana” para decir que conocemos a Jesús. Pero la realidad es que Pablo en 1 Corintios 12:3 nos dice que es imposible conocer a Jesús sin la influencia del Espíritu Santo.

“Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús, y nadie puede llamar a Jesús, Señor, sino por el Espíritu Santo” 

Es por la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas que este utiliza cada experiencia humana para revelarnos el verdadero carácter y poder de Jesús. Sin el Espíritu Santo, es imposible ser cristiano.

Entonces por el Espíritu, Jesús continúa actuando y enseñando hoy en día. Lo que el Espíritu nos revele o enseñe no es una revelación superior a la de Jesús, sino el mismo Jesús es el que te enseña.

La promesa de el Espíritu Santo

Antes del cumplimiento de la promesa del Espíritu Santo dado por Jesús, vemos en el versículo  Hechos 1:3, descrito anteriormente, que Jesús durante esos cuarenta días les habló acerca del Reino de Dios. Este tema fue el centro del evangelio de Jesús y es también el mensaje central de los apóstoles en Hechos. Este reino no es un lugar puramente espiritual, es la consumación de la voluntad de Dios para toda la creación, tanto física como espiritual.

El reino revelado por Jesús y que luego gracias al Espíritu Santo, los discípulos fueron descubriendo que el reino no era solamente para Israel, sino para todo el mundo, viendo así que su alcance iba más allá de su entendimiento. Esto lo vemos en Hechos 1:8

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

También se detalla que los discípulos serían “testigos” sobre el poder del Espíritu sobre no solo Israel sino que este alcanzaría a todo el mundo. Con Jesús el reino se instauró y los discípulos serían testigos de la continuidad de la obra de Jesús en implantar el reino de Dios hasta los confines del mundo.

espíritu santo

espíritu santo

Ads

Estadísticas del blog

  • 23,219 visitas
A %d blogueros les gusta esto: