//
Archivos

proverbios

Esta etiqueta está asociada a 3 entradas

Adulterio

Introducción

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) difundió que  la cifra de divorcios aumentó el 87% durante la última década; mientras el matrimonio disminuyó el -0,10%. Y el divorcio crece a una tasa anual del 10% y los divorcios a una tasa del -2% en el Ecuador. EN el 2013 hubieron 21,100 divorcios.

La edad mas común de divorcio es entre los 30 y 34 años; y el 54% de estas parejas ya tienen hijos. Y donde el abandono y el adulterio  son las principales causas de separación.

El mundo dice que es mejor conocerse antes del matrimonio, a otro gallo con este cuento mis hermanos!. Insinuando que debemos “probar” la relación antes de comprometerse ante la ley. Pero nosotros sabemos que la causa principal es de que el hombre no tiene temor ni temblor de Dios, porque no lo conoce. La mujer no tiene temor ni temblor de Dios porque no lo conoce.  Y como ninguno de los dos conoce de Dios, ni teme a sus mandamientos, vive en condenación, vive alejada de Dios, vive condenada a una vida gobernada por el miedo, el fracaso, a infidelidad, el adulterio.

Es precisamente de este tema, el adulterio, que les quiero compartir el día de hoy.

Los Peligros del Adulterio

Proverbios 5:1-2

  • La sabiduría es el temor a Dios, el reconocer el poder supremo de Dios, su majestad, su autoridad y no solo eso; sino que es aquel que no solamente puede destruir nuestro cuerpo sino aquel que es capaz de destruir nuestro cuerpo y nuestra alma en el infierno (Mat 10:28).
  • Hablamos, conocemos un Dios de amor, pero al leer su Palabra vemos que hay condenación, que habrá castigo, que habrá muerte eterna. La Palabra dice que mas los perros quedaran fuera, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idolatras y todo aquel que ama y hace la mentira (Apoc 22:15).
  • Recuerdo los días de la adolescencia y tanto lo tengo grabado en mi memoria que mi papa casi nunca nos castigo, ni me pego. Si me habrá castigado unas cinco veces. Pero cuando estaba cometiendo alguna falta, mi papa solamente me “clavaba la mirada” y esto era suficiente para enderezar mis pasos, porque sabía de la consecuencia que traería si no lo hacía.
  • Cuando uno siente el temor a Dios, inclina su oído porque reconoce la autoridad y las consecuencias a la desobediencia. En mi paso por la Escuela Superior Naval, cuando tenía 17 años, todos los guardiamarinas teníamos “temor del hombre” a dos personas: al oficial de guardia y al brigadier capitán. Es que solamente lo veíamos de lejos e inmediatamente, todos sin excepción, nos poníamos en orden, disciplinados, en silencio, para no recibir las amonestaciones, castigos por la desobediencia a las leyes internas de la institución.
  • El hijo rebelde, el hijo altivo, el hijo soberbio no inclina su oído, pero todo aquel que reconoce a Dios como su Padre, si, pero también como un Dios reverente, inclina inmediatamente el oído a sus enseñanzas, a sus mandatos y decretos para no caer en deshonra y ser merecedores de la resurrección de vida y no de condenación.
  • EL hijo que es obediente, que inclina su oído a la enseñanza del Padre vivirá eternamente porque ha guardado, ha puesto por obra el consejo del Padre Celestial. Y no solo eso sino que sus labios, su boca hablara palabra de Sabiduría, palabra de entendimiento y de revelación de la verdad.  

Proverbios 5:3-4

  • La palabra nos habla de una mujer, que no precisamente es su esposa o novia, sino mas bien es una mujer extraña a su hogar, a su familia, a su vida familiar. Es una mujer que no ha conocido antes en su vida y que aparece repentinamente a irrumpir en su hogar.
  • Esa mujer extraña destila miel dice su Palabra. Es que cuando hay un proceso de destilado, el resultado final de este es un producto refinado, purísimo, con alta concentración del producto. En este caso es la miel, la mujer extraña le ofrecerá la miel más pura, con el mejor sabor, mis hermanos con el mejor olor y hermosa a la vista.
  • Y su paladar es más blando que el aceite; ya que sus palabras te cautivaran, te halagaran, te dirá que eres para ella, te dirá que tu pareja idónea, no lo es, te dirá lo que tu querrás oír y te cautivara y te atrapara con sus palabras.

Proverbios 5:4-8

Aquí la palabra nos indica que si entramos a conocer  aquella mujer extraña; si entramos en sus caminos lo que vamos a conseguir es un trago amargo para nuestras vidas. Sera como un ajenjo, que es una planta medicinal pequeña agradable a la vista, pero su fin es amargo para tu vida.

Seguir los caminos de la mujer extraña también es como una espada de dos filos, que es tan afilada que penetra en tu vida, penetra en tu casa, penetra en tu corazón y cuando menos te des cuenta que te ha herido de muerte y te ha herido de pecado de muerte.

El Señor te dice que no sigas sus pasos, que no sigas sus caminos porque te llevarán a la muerte; si sigues sus pasos te llevará al infierno y este caminar es un camino inestable camino de perdición; camino lleno de tristeza y angustia en tu hogar, lleno de deshonra y de incertidumbre.

Jehová de los ejércitos te dice no la conozcas, aléjate de su casa, y de su puerta, considera el camino de la vida.

Proverbios 5:9-14

Si caes en el deleite de la mujer extraña, en sus mentiras, en sus maquinaciones tus fuerzas se dividirán. El fruto de tu trabajo será dividido y tus riquezas otros lo disfrutaran. Extraños se gozaran de tu arduo trabajo. No será lo mismo trabajar para un hogar con hijos, que para varios hijos en diferentes hogares.

Cuando venga el dolor te arrepentirás de no inclinar tu oído a la reprensión, al consejo, a la enseñanza de Dios, ya que veras que es demasiado tarde. Tu cuerpo y tu alma se cansaran por no haber escuchado a Dios y la congregación y la sociedad te condenaran constantemente.

Recuerdo de un testimonio de un hermano y amigo que me dijo que uno de sus mayores dolores es pasar navidades con sus hijos y saber que uno de sus hijos no está presente y que tiene que compartir sin él. También el decir “hijo” a un niño que no es del, y saber que su hijo es abrazado por otro varón.

No menospreciemos la enseñanza, alejémonos de la mujer extraña que destila miel y su hablar seduce. Aléjate, huye y no toques su puerta y persigue el camino de la vida.

Proverbios 5:15-20

Por que dividir nuestras fuerzas con extraños? por que dividir el fruto de nuestro trabajo a desconocidos? Por que dividir el amor de nuestros hijos a otros? por que dividir las bendiciones de Dios. Protejámosla, cuidémosla, luchemos por lo que Dios nos ha dado, tu esposa, tu familia.

Luchemos por el amor de la mujer dada en nuestra juventud. Disfruta del agua de tu propia cisterna y disfruta de sus caudales. Disfruta de aquella sierva dada a tu vida, de aquella gacela amada, gózate de sus caricias y que te satisfagan en todo tiempo.

Porque esta es la voluntad de Dios para tu vida, es tuya, solamente tuya, no la compartas con nadie.

Proverbios 5:21-23

De pronto usted puede engañarme a mí, puede engañar a su esposa, puede ocultarse fácilmente de sus familiares de sus hijos. Usted cree que siempre lo hace bien, es hábil ocultando el pecado, es hábil ocultando sus encuentros con la mujer extraña, con la mujer que destila miel y que su paladar tiene un aceite agradable para tus  sentidos.

Pero déjame decirte que tus caminos y donde estas parado actualmente no sol ocultos para los ojos de Dios, no son ocultos para los ojos de Jehová de los ejércitos.

Conclusión

Así que hermanos míos. Tu joven pronto, en los tiempos del Señor, Dios te concederá tu pareja idónea. Ahora conoces que vendrá aquella mujer extraña a la cual debes rechazar, no enfrentar, sino huir de sus deleites y placeres. Tu esposo, padre de familia, inclina tu oído y sella esta Palabra en las tablas de tu corazón y está atento a no caer en tentación en pecado. Tu hombre que vives en adulterio, estos son los tiempos de arrepentimiento y redención, endereza tus caminos.

Por eso ata esta enseñanza en tu corazón, enlázala a tu cuello para que sea una guía, lámpara en tu caminar. Este mandamiento sea lámpara y luz para que te guarden de la mujer extraña, no codicies su hermosura en su corazón, y ser reducido a un bocado de pan.

Si aquella mujer cazara tu preciosa alma, oh varón!. No es posible jugar con fuego y que tus vestidos no ardan. No se puede andar en basas y que tus pies no se quemen.

Huye de la mujer extraña!.

 

Ministración Final

Usted podrá decir quien en este?. Quien es este hermano que se para aquí a hablar sobre el adulterio. Así mismo le preguntaron a Juan el Bautista y tu quien eres?. Dinos pues quien eres para que demos respuesta a quienes nos enviaron?. Eres tu Elías, eres tu el profeta, y Juan respondió y no negó, dijo yo no soy el Cristo.

Juan dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto. Yo también te digo que yo soy la voz de uno que clama en la misión Monte de los Olivos, yo soy la voz de uno que clama en Bastión Popular, yo soy uno que clamara en todo Guayaquil, yo soy la voz de uno que clamara en todo el Ecuador “Enderezad el camino del Señor”

Mis hermanos porque estos son los tiempos de Elías donde se declara la Palabra de Dios

Estos son también los tiempos de Moisés, donde las Justicia reina otra vez en los corazones de los hombres.

No importa si usted está pasando por grandes batallas, tenga hambre, miedos, desesperanza o dolor.

Porque estos son los días donde siempre hay una voz clamando en el desierto, siempre hay una voz preparando el camino del Señor.

No te afliges dijo Jesucristo, porque estos son los tiempos de Ezequiel, donde los huesos se llenan de miel.

Y son los días del Rey David donde sus hijos alaban por doquier.

Estos son días de gran cosecha, los campos ya están listos, usted y yo somos los obreros de la vina del Señor.

Por eso hoy se declarado la Palabra de Dios…Endereza tu camino al Señor!

Mujer virtuosa

Proverbios 31:10-31

Reina-Valera 1960

 

Elogio de la mujer virtuosa

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

11 El corazón de su marido está en ella confiado,
Y no carecerá de ganancias.

12 Le da ella bien y no mal
Todos los días de su vida.

13 Busca lana y lino,
Y con voluntad trabaja con sus manos.

14 Es como nave de mercader;
Trae su pan de lejos.

15 Se levanta aun de noche
Y da comida a su familia
Y ración a sus criadas.

16 Considera la heredad, y la compra,
Y planta viña del fruto de sus manos.

17 Ciñe de fuerza sus lomos,
Y esfuerza sus brazos.

18 Ve que van bien sus negocios;
Su lámpara no se apaga de noche.

19 Aplica su mano al huso,
Y sus manos a la rueca.

20 Alarga su mano al pobre,
Y extiende sus manos al menesteroso.

21 No tiene temor de la nieve por su familia,
Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

22 Ella se hace tapices;
De lino fino y púrpura es su vestido.

23 Su marido es conocido en las puertas,
Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

24 Hace telas, y vende,
Y da cintas al mercader.

25 Fuerza y honor son su vestidura;
Y se ríe de lo por venir.

26 Abre su boca con sabiduría,
Y la ley de clemencia está en su lengua.

27 Considera los caminos de su casa,
Y no come el pan de balde.

28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba:

29 Muchas mujeres hicieron el bien;
Mas tú sobrepasas a todas.

30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;
La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

31 Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.

La Gloria de Dios en nuestras vidas

Proverbios 18:22 “El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová”

Por ahora su iglesia, nosotros, somos la novia de Dios. Pero en la eternidad siempre seremos la nuera de Dios, la esposa de Jesús. Y también nos refleja un aspecto de cómo llegamos a ser coherederos con Jesús. Nosotros nos enamoramos, somos parte de la familia de Dios y como “nueras”, llegamos a ser coherederos con el Hijo.

En el Nuevo Testamento tenemos la figura de la “novia” que describe nuestra relación con Cristo.

Juan 3:29 “El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido”.

Cultura Judía del matrimonio:

En esa época la tradición era que el compromiso matrimonial era el evento más importante. Tan importante que ya comprometidos, no podías retractarte. No podías retornar el anillo de compromiso y obtener el dinero de regreso, porque una vez comprometido, estabas comprometido. Luego, el novio regresa a la casa de su padre a preparar lugar para ellos vivir. Después del evento, el novio deja a su “mejor amigo”, el “mejor hombre”, quien con la novia, para asegurar que ella se mantendría pura y le ayudaría a ella a estar lista para el matrimonio. Por esto era llamado “mejor amigo”. Era quien el novio podría confiar su prometida para el momento del matrimonio entregarla al novio.

En el versículo anterior el “amigo del esposo”, se gozo de la voz del esposo, y supo que era tiempo de entregar a la novia a él.

Este cuadro es hermoso y nos ayuda entender el lenguaje del evangelio cuando Jesús dijo.

Juan 14:2-3 “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”

En su muerte y resurrección, Cristo hizo un pacto con la “novia”, su iglesia, el desposarnos con Él para la eternidad y dejó al Espíritu Santo con nosotros para que nos guarde puros y mantenernos listos para su venida. El Espíritu Santo está esperando junto a nosotros con mucha anticipación por la voz del esposo y su venida.

Apocalipsis 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”

Apocalipsis 22:20 “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús”

2 Corintios 11:2 “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”

La historia culmina con la gran boda, y nosotros celebraremos el acontecimiento cuando esta ocurra, con el gran gozo que nos espera. Este será el inicio del matrimonio eterno junto a Jesús. Por eso el matrimonio es el pináculo para la relación eterna. El matrimonio, la boda, nos llevará a la gloria, al amor eterno prometido por nuestro Señor Jesucristo.

Apocalipsis 19:7-9

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio  resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.  Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

 

Jesús ama a la iglesia y así debemos amar a nuestras esposas. El matrimonio refleja el amor y sumisión en nuestras vidas y este amor reflejado en nosotros, en su iglesia, así debe ser hacia nuestras familias y a los que nos rodean. Nosotros solo podemos dar algo que hemos recibido. No podemos esperar amarnos entre nosotros como Cristo, sino hasta que veamos su amor en nosotros.

Efesios 5:25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”

Efesios 3:14-19

Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quién toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cual sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”

Es el amor de Cristo en nuestras vidas que nos permite transmitir ese amor a nuestras esposas, hijos, familiares. Es así como podemos mantener una relación familiar por mucho tiempo y vencer el predominio del divorcio, deslealtad, desamor en nuestras familias.

Relaciones con los demás

En toda relación nuestra se debe reflejar nuestra comunión con la Trinidad, Pare, Hijo y Espíritu Santo. Cada relación es diferente y cada hermano refleja ese amor superior en nuestras vidas y así es como aprendemos cosas que no sabemos. La diversidad de aspectos relacionales de Dios son reflejados en la variedad aquí en la tierra.

En este mundo de relaciones debemos entender que en cualquier momento podemos ser padres o madres, hijos o hijas, hermano o hermana, prima o primo, tío o tía, etc. Diferentes formas de relacionarnos se entrecruzan  en nuestras vidas. Cada una refleja y lleva consigo la revelación del amor en Cristo en nuestras vidas. Nosotros no somos de una relación única con alguien, podemos ser padres hoy, mañana esposos, amigo en la tarde o pastor el domingo, un motivador el jueves o hermano el viernes. Tenemos diferentes roles e identidades, nuestra tarea gloriosa es vivir en una multiplicidad de relaciones y roles. Y cuando lo hacemos, revelamos nuestra relación con Dios, Padre y Espíritu Santo. Este es el designio de Dios, amor al prójimo, y nos gocemos intensamente en todo y mientras más lo practicamos, mas experimentamos a Dios y expresamos su gloria en nuestras vidas.

1 Juan 4:7-15

7 “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios y conoce a Dios.

8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivíamos por él.

10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si no amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

13 En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.

15 Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.

16 Y nosotros hemos conocido y creído en el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

A %d blogueros les gusta esto: