//
Archivos

profecia

Esta etiqueta está asociada a 5 entradas

Tema Mesiánico en los profetas

La palabra Mesías se deriva de un verbo que significa “ungir” y lo relacionamos con aquellos hombres de Dios que fueron ungidos para el llamado de Dios. En el nuevo testamento aparece la designación “Cristo” que también significa “el Ungido”. Pero este término se lo ha utilizado para el Señor Jesucristo como persona que ha llegado a ser más bien un nombre propio.

Después del pecado de Adán nace la ley del pecado y el dominio del hombre sobre la creación es incompleto; ya que el pecado frustró el pleno dominio del hombre. Daniel en su profecía habla del Hijo del Hombre quien recibiría dominio, gloria y reino. Y que solo los hombres humildes podrían llegar a conocer su sentido, contrariamente el orgullo y soberbia de los judíos en general, quienes conceptualizaron al Mesías como un jefe militar que los libraría de Roma.

Pero el reino eterno y universal se destaca en el Antiguo Testamento. Las referencias al Rey y el Reino son abundantes en los Salmos donde vemos citas como “el Mesías Rey será victorioso sobre todos los enemigos”, su reino se extiende por fin por todo el mundo, los rasgos son la paz, prosperidad, universalidad y el Rey se llama “su Hijo”.

También los profetas lo anunciaron. Jeremías en 33:15-17 “En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un renuevo de justicia. Judá será salvo”. El verdadero Rey será el Mesías, Dios Hombre, pero es posible que el poder terrenal se delegue en el Príncipe de la casa de David.

Se ha cumplido una parte importante de este cometido de Israel, el Mesías había de remediar el fallo humano. Isaías 42:1 “He aquí mi Siervo. Mi escogido…he puesto mi Espíritu sobre él, él traerá justicia a las naciones” Al ser bautizado Jesús en el Jordán, la voz celestial saludó a Jesús al salir de las aguas y en cuando empieza su ministerio.

El enlace entre el Antiguo y Nuevo Testamento se da cuando vemos que el Padre colocó todas las cosas en las manos de su Hijo, nombrado Mediador y Redentor desde antes de la fundación del mundo. El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, lleno de gracia, y de verdad y vimos su gloria.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Los grandes temas proféticos

  • Los profetas ministraban sobre la nación de Israel en distintas épocas de su historia y en los reinos del norte y del sur. La palabra de Dios al pueblo llegó a constituirse para importante de la misión de Israel: la de recibir, guardar y transmitir la revelación de Dios en medio de un mundo pagano, tanto en épocas malas como en las buenas.
  • Hay una gran riqueza teológica en los escritos proféticos ya que Dios sigue revelándose frente a la locura de la idolatría, por medio de sus justas retribuciones, frente a la rebeldía de los impíos y al mostrar su amor y misericordia a los fieles.
  • El principio y el último, como Creador de todas las cosas y especialmente de la nación de Israel. Es el la gran Meta hacia donde todo se dirige. El título es recogido por Juan en Apocalipsis.
  • Un ídolo es cualquier objeto que atrae la adoración del hombre no siendo el único Dios, Creador de todas las cosas. El hombre abandona a Dios, jactándose de sus propias fuerzas, siente un “vacío” dentro de su ser que podemos llamar “religioso” y busca cualquier objeto o rito que promete ayuda sobrenatural; de ahí vienen la tendencia a la idolatría.
  • El Mesías y su Obra es de importancia suprema. Los fieles consolados por los oráculos proféticos, aprendiendo que Dios había de intervenir en la persona de su Ungido con el fin de cumplir todo lo que Israel, como nación, había dejado de ser.
  • Los profetas ponen en relieve que Dios no puede faltar a sus promesas ni romper sus pactos, pese a la infidelidad de la mayoría de los de su pueblo.
  • Habrá intervención del Señor para la liberación de Israel y para el juicio de los rebeldes, dentro y fuera de la nación. El inicio se da cuando el Cordero abra el primer sello y llega a su punto culminante cuando el Señor se manifieste gloriosamente y que sigue a través de su Reino milenial.

profecias mesias

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

La inspiración de los mensajes proféticos

Revelación e inspiración.  Revelar es poner a la vista de los hombres verdades que no podrían alcanzar por sus propias investigaciones ni por el uso de su raciocinio. Inspirar significa que el “aliento de Dios” vivifica la Palabra.

El soplo divino no anula la personalidad, ni prescinde de la preparación, pero muchas veces el Espíritu Santo controla la situación con el fin de que el mensaje sea realmente “Palabra de Dios”.

Extasis, visiones y sueños. En un estado de éxtasis el profeta recibía visiones o transmitía mensajes. Pedro en Hechos 10:10-17, vio la visión que le preparó para predicar el Evangelio a los gentiles en un estado de éxtasis. Saúl y Ezequiel pasaron por estados extáticos cuando recibieron visiones. Daniel en cambio recibió las revelaciones por medio de sueños.

A nuestro tiempo tenemos ya todo revelado, tenemos la palabra escrita que detalla el plan de redención de Dios. Pero en su soberanía Dios habla como quiere y en el Antiguo Testamento daba su soberanía a siervos obedientes y nosotros tenemos el privilegio de tenerlas en nuestras manos.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Predicación y predicción

Las profecías del Antiguo Testamento siempre unieron la predicación y predicción dirigidas a los hombres y mujeres. La predicación era dada por los profetas como portavoces de Dios para los hombres de su generación. Funcionaba como la conciencia del pueblo, señalando el bien y el mal desde el punto de vista de Dios, exhortando al arrepentimiento y al retorno al pacto.

En cuanto a la predicción esta traía consigo elementos sobrenaturales. Tenemos palabra de los profetas para guiar, exhortar y también para declarar juicios sobre la maldad, rebeldía que ocurriría pronto de acuerdo al plan de Dios.

Muchas de las predicciones se han cumplido, pero hay otras que esperan su manifestación en la tierra y su gloria manifiesta para los futuros tiempos. Hay la profecía de los últimos tiempos donde el profeta describe gráficamente los juicios del Día de Jehová.

inspiracion divina

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Designación de los profetas

Designación de los profetas

  • Moisés llamado “varón de Dios”, era un profeta para el servicio de Dios. Es el arquetipo encontrado en el Antiguo Testamento y “varón santo de Dios” como se lo llamó a Eliseo.
  • Los profetas son siervos de Dios, encargados de dar a conocer su voluntad.
  • Los vocablos utilizados: nabi, ro´eh, y hozeh. Nabi se traduce como profeta que significa “llamar” o “el llamado por Dios” y otros “el que llama al pueblo en el nombre de Dios”
  • Ro´eh se relaciona con el verbo “ver” y se traduce por “vidente”. Samuel por ejemplo se destaca como el ro´eh por excelencia.
  • Hozeh es utilizado para los profetas que residían en las cortes de los reyes. Los profetas actuaban como consejeros al anunciar la voluntad de Dios y actuaban como historiadores del reino.
  • La función principal del profeta era la de “ver y comprender” la obra de Dios en el secreto de su presencia y la de declarar su voluntad al pueblo o al individuo.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Los métodos de la profecía

  • El profeta solía comunicar el mensaje recibido en la presencia de Dios por medio de un “oráculo” o predicción pública; precedido muchas veces por la frase: “Así dice Jehová” o por otra equivalente.
  • Muchas veces los profetas no desarrollan un tema dado de forma continua y lógica, sino que pronuncian una serie de mensajes, más o menos homogéneos o relacionados con los que preceden o siguen al que está declarando.
  • Hubieron métodos visuales como en el caso de Ezequiel quien hiciera un “modelo de Jerusalén” con el fin de ilustrar dramáticamente para los exilados el curso del sitio de la ciudad por los babilonios. Zacarías veía una serie de breves visiones que ilustraban las condiciones de su tiempo.

 

asignacion de los profetas

Biblia y Obra profética

  • Antes de Moisés, toda persona era llamada profeta cuando cuya vida, obra y palabras servían para comunicar algo de Dios para los hombres
  • Enoc fue uno de ellos, hombre que caminaba con Dios y tenía algo que decir a las generaciones antediluvianas
  • Abraham a quien Dios comunicaba frecuentemente para dar mensajes al pueblo de Israel, amigo de Dios, hombre de fe.
  • Isaac y Jacob quienes profetas de las predicciones de acontecimientos aún futuros.
  • José tuvo sueños con palabra de Dios, sobre el futuro que se cumplieron durante los malos años de Egipto
  • Moisés caudillo de Israel, arquitecto de su constitución, legislador y profeta.
  • Jueces, considerados salvadores del pueblo después de la caída de este en diversas formas de idolatría.
  • Samuel entra en la nueva generación de mensajeros de Dios. Se cambia de la teocracia al reinado, dinastía de David quien tenía el corazón agradable a Dios. Samuel fue llamado para la transición.
  • En la decadencia de las monarquías, los mensajes proféticos brillan con mayor intensidad contra la creciente oscuridad de los malos políticos y religiosos del pueblo de Israel.
  • En el norte se adoraban becerros de Betel y de Dan, sustituían el culto a Dios.  Así que solo quedaba la voz profética. De ahí la importancia de Elías y Eliseo quienes proclamaban la Palabra de Dios.
  • En la época de decadencia, los profetas eran llamados a diagnosticar los males del pueblo, pronunciando juicios sobre los rebeldes, y llamando a todos al arrepentimiento.
  • El mensaje profético se daba a renovar el Pacto y desterrar las religiones falsas y a reforzar lo fiel de su pueblo que quedaba dentro de la decadencia.
  • Jeremías comunica el juicio de la destrucción de Jerusalén y del Templo.
  • Ezequiel fue quien veía en visiones que comunicaba a los exiliados.
  • Daniel y sus predicciones trazan los tiempos de los gentiles y la venida del Señor Jesucristo. También narra el porvenir a la manera del Apocalipsis del Nuevo Testamento.
  • Hageo, Zacarías y Malaquías ministraban al pequeño resto de judíos que volvieron a su tierra en las condiciones descritas en Esdras y Nehemías. Los dos primeros animaban al pueblo a persistir en sus esfuerzos por volver a edificar al Templo.
  • Malaquías denunciaría lo mucho del formalismo que había en el culto renovado.
  • Los cuatro siglos que hubieron entre Malaquías y Juan el Bautista fueron movidos en la parte política y es explicada en los evangelios. Los escribas fueron los intérpretes de la Ley, sucesores de Esdras. Pero la voz profética resonó en Juan el Bautista.
  • Juan el Bautista denunciaría la hipocresía religiosa y la pronta manifestación del Mesías.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

 

biblia y obra profetica

Revelación divina y profecía

La biblia nos narra la historia pasada sobre los propósitos de Dios, estos son su plan de redención y lo que pasará en el futuro. Esta revelación de Dios ha sido en forma escrita y la encontramos en el Antiguo y el Nuevo Testamento.

En el AT Dios nos describe la preparación para el Advenimiento del Verbo eterno y en el NT nos narra su venida, su obra y los resultados de ella. Pero la biblia en su totalidad es una revelación divina.

En el Antiguo Testamento Dios se revela en sus obras y ordenaba el desarrollo histórico con el fin de enseñar lecciones que los hombres necesitaban y que aún necesitan. Por ejemplo tenemos el diluvio donde se nos revela que el hombre caído y libre llegará tan lejos en su rebelión y corrupción moral que es preferible un corte del proceso antes de que siga a un proceso de degeneración. En el caso de Abraham, la formación del pueblo de Israel y el acto redentor del Éxodo, se manifiesta la gracia de Dios frente al hombre. Y la historia del pueblo escogido es una enseñanza de la relación de Dios con el hombre.

Adicionalmente a las obras, tenemos los mensajeros de Dios a quienes entregaba sus mensajes que habían de llegar directamente a los oídos del pueblo. Estos mensajes llevaban consigo la Persona y los propósitos de Dios para con su pueblo.

Las gestiones históricas muchas veces necesitaron la explicación profética de los mensajeros de Dios. Fueron los profetas los llamados en el Antiguo Testamento y los Apóstoles fueron los encargados de recibir la revelación de la Palabra revelada en el Nuevo Testamento.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

revelacion divina y profecia

 

Ads

Estadísticas del blog

  • 23,219 visitas
A %d blogueros les gusta esto: