//
Archivos

paz

Esta etiqueta está asociada a 4 entradas

Jesús calma la tempestad

Mt 8:23-27; MC 4:35-41; LC 8:22-25 

  1. Jesús rodeado de la multitud

Nuestro Señor Jesucristo se encontraba rodeado de mucha gente, ya que había hecho milagros, prodigios y señales. Ya había transformado el agua en vino en Cana de Galilea, sanado al paralitico en el estanque de Betesda. Y había pasado por Samaria donde muchos samaritanos creyeron en el.  Y había enseñado en los caminos, en las casas, en las sinagogas, templo, en zonas apartadas, y había estando predicando como quien tiene autoridad.

Y Jesús viéndose que la multitud lo seguía mando a pasar al otro lado diciendo “pasemos al otro lado” (Marcos 4:35). Pero muchos lo seguían por curiosidad, otros eran invitados, otros interesados en los alimentos que el proveía, pocos realmente lo seguían de corazón ya que Jesús sabia que es lo que había realmente en el corazón del hombre.

Y es así que muy pocos lo siguieron realmente de corazón. Otros le dijeron déjame primero que entierre a mi padre y Jesús le dijo: “Deja que los muertos entierren a sus muertos”.

Jesús dijo: “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mi; el que ama hijo o hija más que a mí, no es digno de mi, y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mi. El que halla su vida, la perderá, y el que pierde su vida por causa de mi, la hallara” Mateo 10:37 

  1. Una gran tempestad sobre la barca

Es así que cuando llega la noche decide ir al otro lado y se despide de la multitud y entra Jesús en la barca y sus discípulos le siguieron. Y dicen las escrituras que habían otras barcas (Marcos 4:36).

Ya en el mar, se levanto  una tempestad de viento tan grande que echaba las olas sobre la barca, las olas cubrían la barca a punto de anegarse y peligraban sus vidas (Marcos 4:37).

Yo no sé qué tipo de tempestad estés pasando el día de hoy. De pronto tienes una tormenta financiera sobre tu vida, no tienes trabajo, endeudado hasta ya no más poder?. De pronto tienes una gran enfermedad terminal, o tienes a tu hijo o hija enfermo. Tal vez, algún ser amado muy cercano a ti vive adicto a las drogas, al alcohol?. En tu familia hay homosexualidad, actos sexuales a los que tú ves que son causa de angustia, miedo, desesperación hasta llegar al punto en pensar en suicidarte.

No tomes malas decisiones, hoy por eso estamos aquí congregados, para que te enteres de que hay una LUZ en el camino, de que hay una esperanza de vida, una salida a tu dificultad a tu angustia, a tus miedos y temores. Esa esperanza, esa luz, esa salida se llama Jesucristo, mi Señor, mi Salvador!.

Me recuerda que por los años 1908 se construye en Inglaterra un buque a ser uno de los mayores y lujosos trasatlánticos. Era un buque de primera con una inversión de 7.5 millones de dólares de la época, es decir 300 millones de dólares a cambio actual.

El titanic tenía una eslora de 269m, su manga era de 28 m, tenía un peso total de 46,328 toneladas y una altura de 18 metros, desde la línea de flotación hasta la cubierta de botes.

Lo impulsaban tres hélices de bronce, 29 calderas alimentadas por 159 hornos de carbón que le permitían alcanzar una velocidad máxima de 23 nudos (43 km/h). Tenía tres chimeneas que alcanzaban los 18 metros de altura.

Su interior era de primera con madera blanca, muebles costosos y decoraciones elegantes. Es decir era un buque trasatlántico equipado con las mejor tecnología de la época, los mejores acabados, y de tras de todo aquello el intelecto del hombre, la capacidad del hombre de crear algo que supere el surcar los mares con velocidad, destreza desde Inglaterra a la ciudad de New York.

El titanic antes de partir en 1912 era conocido como el insumergible, y el capitán antes de su partida dijo NI DIOS PODRIA HUNDIRLO.

La historia nos narra que el insumergible Titanic en su ruta a New York se encuentra con un grupo de icebergs donde el capitán hace omiso a bajar la velocidad y por lo contrario la soberbia del hombre lo lleva a incrementar velocidad y cambiar de rumbo buscado rodear el grupo de icebergs. Ya que su objetivo era cumplir la meta de llegar 6 horas antes de lo planificado. Y es así como colisiona lateralmente con un iceberg que abre su parte lateral provocando el hundimiento, bajo un mar tranquilo y un cielo estrellado, donde mueren 1500 personas de un total de 2200 que fueron embarcados al viaje en el insumergible al que ni Dios lo podría hundir!.

No era una barca sencilla de pescadores, era un trasatlántico que tenia de todo, pero no tenía a Jesús, bajaron a Jesús cuando dijeron “Ni Dios lo hundiría”. Muchas personas se sienten inteligentes, se sienten fuertes, jóvenes, autosufiencientes, que les hace trazar un rumbo en la vida sin dirección, donde toman decisiones equivocadas, donde más le puede la soberbia que la sensatez.

No sé cual sea tu titanic en estos momentos. No sé si tu vida está fundamentada en una religión de domingo, no sé si tu vida está fundamentada en tu negocio, en tu trabajo. Tu titanic puede ser también algún hijo, tu esposo, o algún familiar. O eres joven y te sientes atlético, atractivo, y sientes que todo lo puedes, que eres dueño de tu destino y que todo lo puedes alcanzar.

El hombre muchas veces decide hacer a un lado a Dios, prefieren fundamentar sus vidas en los lujos, en los placeres del mundo, en los deleites más que de Dios.

Por eso cuando llega una tempestad su hogar, su casa, sus hijos, su familia, su vida misma se desmorona, se destruye. Por eso vemos familias con hijos atrapados por el alcohol, por las drogas. Familias que cuando llega una enfermedad a su casa se desmoronan ante la aflicción porque su vida no está edificada, no esta asentada sobre la roca firme que es Jesucristo.

Jesús dijo que el oye estas palabras y las hace lo considerare un hombre prudente, que cuando vinieron ríos, vinieron lluvias, vientos, su casa no se destruyo, porque estuvo edificada sobre la roca firme que es el Señor Jesucristo!!

  1. Jesús es despertado por sus discípulos

Pero mientras navegaba Jesús se durmió en la popa sobre un cabezal. Dicen las escrituras que los discípulos fueron y le despertaron, diciendo: Señor, sálvanos, que perecemos! Maestro!, no tienes cuidado que perecemos?.

Jesús venia de haber estado todo el día trabajando en su ministerio, seguro estaba cansado y agotado, que leemos que se había quedado dormido profundamente y no temía de lo que estaba sucediendo con la tempestad.

Entre sus discípulos estaban Andrés y Simón Pedro, pescadores de mar, acostumbrados a las faenas de pesca en climas difíciles, pero aun ellos estaban temerosos de morir, que acudieron a llamar a Jesús para que los salve!

Tenemos la tempestad, los discípulos asustados de morir y Jesús durmiendo. En ese escenario la situación era la misma. Todo cambia cuando un hijo de Dios entiende que consigo esta alguien quien puede controlar las cosas, alguien quien puede hacer cosas maravillosas, ellos entendían que ese era Jesús.

Pero todo pasa cuando ellos acudieron a Jesús, todo pasa cuando el pueblo clama, cuando invoca su nombre, todo sucede cuando el pueblo cree, todo ocurre cuando el pueblo entiende que el Salvador, el poderoso es Dios.

Salmos 9 dice que por cuanto has puesto tu amor en mí, yo también te responderé. Te pondré en lo más alto por cuanto tú has conocido mi nombre, me invocaras y yo te responderé. Estaré contigo en la angustia, te librare y te glorificare, te ensenare la vida eterna y te daré mi salvación.

 Jesús les dijo porque teméis 

Jesús les dijo porque teméis, hombres de poca fe?. Les dijo: donde esta vuestra fe?. Es muy fácil en medio de la aflicción, en medio de la persecución, en medio de una situación tan difícil de muerte como alguna enfermedad, accidente, crisis de dinero, perder la fe.

Jesús te alienta a ti y a mí, a pesar de toda circunstancia adversa, confiar en El.

Jesús enseno que vendrán tiempos difíciles al mundo entero. Si tú piensas que la situación actual es complicada, es difícil, como a soportar cuando vengan las señales antes del fin. Jesús dijo en Mateo 24 que habrían guerras y rumores de guerras, se levantaran nación contra nación y reino contra reino, habrá pestes y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Se habrá de multiplicad la maldad.

Pero Jesús dijo que es necesario que todo esto acontezca. Jesús dijo que cuando sucedan estas cosas, conoced que está cerca a las puertas. Ya que cielo y tierra pasara, pero mis palabras no pasaran dijo Jesús. Y el que persevere hasta el fin, este será salvo!!.

No hay fuerza humana, riqueza humana, ni un titanic, ni ningún edificio alto como las torres gemelas, ni ninguna casa fortificada, ni ningún trabajo exitoso, ni ningún rey que lo pueda salvar del fin de los siglos.

Es ahora donde debes entregar tu vida a Jesús, puesta la mirada en al autor y consumador de la fe, Cristo Jesús. Sin el nada somos, sin el no podemos enfrentar las difíciles situaciones del diario vivir, peor cuando realmente vengan las cosas que deben suceder y pronto!.

 

  1. Jesús reprende los vientos y al mar.

Es ahí cuando Jesús se despierta, se levanta y dice la biblia que Jesús reprendió al viento y dijo al mar calla y enmudece. Reprendió las olas y cesaron. Y ceso el viento y se hizo grande bonanza.

Primero debemos entender que el hombre cuando es de invocar ayuda invoca imágenes, clama a santos, pide ayuda a mujeres vírgenes. Pero el único al que debemos invocar, el que merece nuestro clamor es Jesucristo.

La palabra dice que las imagenes tienen ojos pero no ven, tienen boca pero no hablan, oídos pero no ven, hechas con las manos de hombre.

Jesús es el que tiene la autoridad del Padre, Jesús es el que fue enviado por el Padre. Cuando fue bautizado vino sobre él, el espíritu santo en forma de paloma y permaneció sobre. Luego los cielos fueron abiertos y una voz en los cielos que decía “este es mi hijo amado en quien tengo complacencia”. Debes de invocar el nombre de quien murió en la cruz por ti, por mí y por toda la humanidad. El que después de haber muerto fue resucitado al tercer día, y que luego se apareció a sus seguidores para que creen que el realmente era el cordero de Dios, era el Mesías, era el Cristo, era el Salvador del mundo.

  1. Jesús trae bonanza

Dicen que luego vino la bonanza, la tranquilidad en los mares y en los vientos. Eso sucede cuando Jesús escucha tu clamor, algo debe suceder.

Porque Jesús es el que sana, Jesús es el que da libertad a los cautivos, Jesús da vista a los ciegos, Jesús es el pan de vida, el agua de vida, es la resurrección y la vida, es el que tiene la llave de la muerte y del hades.

Cuando el interviene hay sanidad. Por eso si tu crees hoy Dios te va a sanar, va romper todo yugo del diablo en tu vida, toda atadura del tentador, toda cadena de amargura, de desesperación, de miedo, de angustia, de desesperanza. Porque Jesús es el que trae bonanza, tranquilidad a la vida del hombre.

El Recien Nacido en Cristo

Jesús hablo del nuevo nacimiento; que era necesario nacer en agua y en Espíritu para poder ver y entrar en el Reino de Dios. Son dos puntos muy importantes y uno de ellos que me gustaría resaltar es el arrepentimiento sincero real y de corazón; ya que vemos que hay actos litúrgicos de darnos golpes de pecho para arrepentimiento.

Y la biblia ensena algo diferente, donde el acto debe ser realizado de corazón. Y por otro lado una vez que somos hijos de Dios, como su promesa dice empezaremos a ver y a caminar en su Reino porque hemos ya hemos sido concebidos como Hijos de Dios.

  1. Hemos sido concebidos 
  • Nacimos de nuevo cuando nos hemos arrepentido de nuestros pecados, le pedimos perdón a Cristo y decidimos recibirlo confesando su nombre con nuestra boca desde lo más profundo de nuestro corazón.
  • Pero es importante que al arrepentirnos sea un arrepentimiento sincero, no religioso, es decir solamente por cumplir una doctrina o un libreto. Joel 2:12 nos habla como es el verdadero arrepentimiento: “Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia y que se duele del castigo”.
  • Tenemos muchos ejemplos en la Palabra de Dios pero uno que resalta siempre es del Rey David. Y su oración de arrepentimiento la podemos revisar en Salmo 51:1-19 a la cual lo puede revisar pero quiero resaltar lo siguiente:
    • Reconoció sus rebeliones (51:3)
    • Le pide borrar todas sus maldades (51:9)
    • Le pide renovar su espíritu y que no quite el Espíritu Santo (51:11-12)
    • El verdadero sacrificio a Dios es un espíritu quebrantado ya que el corazón contrito y humillado no desprecia Dios (51:17)
  • Seguido viene la promesa de recibir el Espíritu Santo y así hemos nacido en agua y Espíritu Santo. 2 Corintios 5:17 “De modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
  • Somos hijos de Luz; Efesios 5:8Porque en otro tiemplo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz”. 
  1. Necesitamos alimento y cuidado

El recién nacido necesita de mucho cuidado ya que aun no puede caminar ni alimentarse por sí solo. Es necesario que alguien tome la responsabilidad de alimentarlo, cuidarlo, vestirlo al niño recién nacido. Es importante esta etapa ya que si el niño recién nacido no se alimenta puede morir, o si hace algún movimiento indebido puede caer, golpearse y herirse gravemente.

Así mismo es con los niños espirituales, el apóstol Pablo habla de los de la iglesia de los Corintios y les dice que les hablo como niños espirituales (1 Corintios 3:1), también habla que les dio de beber leche, y no vianda; porque un niño recién nacido no es capaz de comida solida.

Este niño recién nacido debe desear la leche espiritual no adulterada (1 Pedro 2:2), para que por ella pueda crecer para salvación.  Es importante alimentar y cuidar al niño desde un comienzo para que pueda fortalecerse y crecer sanamente en Cristo Jesús.

Ahora lo importante es buscar la madurez. (Hebreos 5:13-14)  Y  todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. El hombre maduro ya puede caminar solo, ya ha crecido y aprendió sobre la fe en Dios, doctrina de bautismos, de la imposición de manos, resurrección de muertos y del juicio eterno. Y dice Pablo si así Dios lo permite.

 

  1. Ya en el Reino de Dios  

La Palabra dice que empezaremos hablar sabiduría entre los que han alcanzado madurez y sabiduría; no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Esta sabiduría es oculta, empezaremos ver cosas que ojo no vio, y oír cosas que oído no oyó. Todo eso es preparado para los que aman a Dios, revelado por el Espíritu de Dios. (1 Corintios 2:6-9)

Pero el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo (Romanos 14:17).  En el mundo actual aún perduran muchos reinos, donde hay reyes. Estos reinos los podemos encontrar aun en pequeñas tribus en África, en el Oriente y en países como Inglaterra y España.

La diferencia que el Reino de Dios no es físico y es muy superior a todos los conocidos en la tierra ya que es eterno, el Reino estará entre nosotros (Lc 17:21). Daniel 2:44 “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantara un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzara y consumirá a todos estos reinos, pero el permanecerá para siempre” 

Justicia: Al ser hijos de Dios nos es revelado el verdadero significado de la justificación al entender que nuestra condición como pecadores nos llevaría a la muerte y al nacer de nuevo nos damos cuenta que fuimos justificados por Jesús por su sangre en la cruz. Es por eso que siempre decimos “gracias” Senor.

Paz: Jesús dijo mi paz os dejo mi paz os doy. Yo no la doy como el mundo la da, no se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Es la paz, la verdadera paz es la que se empieza a manifestar en nuestras vidas.

Filipenses 4:7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardara vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” 

Gozo: Juan 15:11 “Estas cosas os he hablado, para que mi gozo este en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido”. El gozo es una señal de la presencia de Dios en nuestras vidas, es el gozo de Dios en nuestros corazones.

Paz con Dios

Romanos 5:1-11

paz

paz

OBJETIVO: Que los hermanos puedan entender que hemos sido reconciliados con Dios a través de la sangre de Jesucristo y que debemos mantener esa relación con nuestro Creador en constante crecimiento.

INTRODUCCIÓN: En la vida tenemos muchos tipos de relaciones: familiares, amigos, hermanos en la iglesia, compañeros de trabajo, etc. Hay momentos en que, por diversas circunstancias, esa amistad se deteriora y se hace necesario restaurar esa relación. Así también nos pasa con Dios. Por nuestros pecados perdemos esa comunión íntima con nuestro salvador. Debemos valorar el hecho de que Dios haya pagado un precio muy alto para acercarse a nosotros y vivir en santidad para estar en paz con nuestro Señor.

DESARROLLO

1) Tenemos paz para con Dios:Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1). Consideremos estos hechos: a) Dios nos creó para tener con Él una relación de amor; b) El pecado nos separó del Señor; c) Dios Padre envió a Jesús para reconciliarnos; d) A través de la fe somos justificados. En la antigüedad era necesario hacer sacrificios de animales para que el pecado del hombre fuera perdonado. Con la muerte de Jesús se hizo un sacrificio una vez y para siempre. Dios no pasa por alto el pecado. Él es justo. Por ello debemos ser “justificados” (hechos justos, a pesar de ser hombres injustos), por medio de la sangre de Jesús.

2) Tenemos entrada a su presencia por la fe:por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” (Romanos 5:2). Jesús hizo su parte al morir en la cruz. Nosotros tenemos que hacer la nuestra: tener fe y aceptarle en el corazón. Antes no se podía entrar a la presencia de Dios, solo podía hacerlo el sumo sacerdote una vez por año. Ahora, todos quienes creen y sirven al Señor Jesús, tenemos entrada a su presencia en forma permanente (leer Hebreos 10:19-22).

3) Tenemos paz en medio de las tribulaciones:Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza” (Romanos 5:3-4). Considere esto mi amado hermano, puesto que mucho se predica en estos tiempos que los “sufrimientos” (o derivados) no son para los hijos de Dios. Sin caer en el masoquismo espiritual, considero que tenemos que tener una cuota de equilibrio; sabiendo que esta vida muchas veces nos dará “una de cal y otra de arena”. No solo la biblia nos da testimonio de esto sino la historia también, puesto que para los cristianos del primer siglo el sufrimiento era la regla más que la excepción; inclusive llego a ser para muchos el pan de cada día.

Cuando tenemos paz con Dios y tenemos una relación de amor con Él, podemos enfrentar todas las pruebas de la vida tomados de su mano. El Señor permite algunas tribulaciones en la vida de los creyentes para que aprendan a tener paciencia y esperanza en Dios.

Tenga en cuenta el siguiente esquema en el proceso del Señor en una vida:

Tribulación -> Paciencia -> Prueba -> Esperanza

4) La presencia de Dios está “en” nosotros:y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5) La esperanza no avergüenza: aunque algunos se burlen, siempre debemos tener esperanza. Tenemos el amor de Dios en el corazón; por ende podemos amar a todas las personas, tener paz con Dios y con los demás; la paz interior se refleja en la paz exterior con nuestros semejantes. El Espíritu Santo mora en nosotros: nunca estamos solos, el Consolador nos acompaña en todo momento (cf. Ro 8:31; 1 Jn 4:4)

5) Dios nos ama mucho:Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:6-8). Siendo aun pecadores son palabras maravillosas. El Señor no se fijó en nuestra condición de pecadores, débiles e injustos, sino que nos mostró su amor muriendo por nosotros. No podemos desechar una salvación y amor tan grande. Hagámonos esta pregunta: ¿Pondríamos nuestra vida por un delincuente, criminal, violador o terrorista? Seguramente que no. La magnitud del amor de Dios se muestra en que Jesús murió por nosotros a pesar de que somos pecadores. ¡Si Dios le amo cuando era rebelde lo puede hacer también ahora que le corresponde!

6) La reconciliación nos trae paz:Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación” (Romanos 5:9-11). Reconciliar significa hacer las paces, volver a restaurar una relación que ha sido rota. A través de la sangre de Jesús y la fe nos hemos reconciliado con Dios. Ahora tenemos paz con Él.

APLICACIÓN: No termine sin hacer una oración agradeciendo al Padre que por medio del sacrificio de Jesús, tenemos paz para con Él. Ore para que el conocimiento de Jesús crezca en las vidas de todos quienes escuchen este estudio. Y sobre todo si hay alguien que necesite reconciliarse con Dios y gozar de esa paz que Él ofrece; que pueda hacerlo. La paz de Dios está a disposición de todos, Dios ya lo hizo, el dio el primer paso. ¡Ahora le toca a usted, Dios lo está esperando!

Catálogo de Virtudes del Cristiano

Gálatas 5:22-23

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Filipenses 4:8

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Efesios 4:1-6

1  Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,

2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,

3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;

5 un Señor, una fe, un bautismo,

6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

 Colosenses 3:12-13

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

1 Timoteo 4:12

12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

1 Timoteo 6:11

11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

2 Timoteo 2:22

22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

2 Timoteo 3:10-11

10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,

11 persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor.

1 Pedro 3:8-9

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;

no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.

2 Pedro 1:5-7

vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento;

al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad;

a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

Ads

Estadísticas del blog

  • 24,182 visitas
A %d blogueros les gusta esto: