//
Archivos

palabra de dios

Esta etiqueta está asociada a 14 entradas

Como leer las Parábolas de Jesús

Que es la Parábola

Nuestro Señor utilizaba historias para comparar la verdad de la vida cotidiana con el Reino de Dios, comparar lo desconocido con lo conocido, muchas de estas historias fueron en forma de parábola.

El vocablo “parábola” es un derivado de dos palabras griegas: la preposición para (al lado de) y el verbo balo (arrojar). La palabra compuesta connota la idea de colocar, poner, arrojar algo al lado de otra cosa.

Las parábolas de Jesús no son enigmas, sino historias tomadas de la vida corriente, que fascinaban a la gente precisamente porque las entendían. Jesús hablaba a gente muy sencilla con imágenes muy sencillas, su intención era que todo el mundo le comprendiera.

También las imágenes están tomadas de la vida común de Palestina y nos permiten reconstruir mucho de la misma. Todo esto obliga a reconocer una sencillez y claridades únicas, una maestría desconocida en la construcción (de modo que) debemos concluir que se trata de una tradición especialmente fiel; cuando leemos las parábolas, estamos en la proximidad inmediata de Jesús.

Las parábolas parten de sucesos cotidianos, sucedidos o verosímiles, y algunas veces su conclusión es una aplicación directa y evidente. Por ejemplo, la del rico insensato, la del buen padre que no da a su hijo una culebra, o la viga y la paja. Todo el mundo lo entiende, le parece razonable y lo acepta. Pero frecuentemente, y esto caracteriza mucho a las parábolas de Jesús, la narración adquiere de pronto características sorprendentes, que rompen la normalidad; y es ahí donde suele estar el mensaje de la parábola.

También las parábolas son también polémicas. Suele ocurrir que la situación vital original de una parábola fuese el enfrentamiento con las autoridades, los letrados, los fariseos, los sacerdotes. Muchas parábolas tienen en su origen este contexto polémico, forman parte de la novedad hiriente de Jesús. Más tarde, este contexto desaparece, los oyentes ya no son los escribas y fariseos críticos y hostiles, sino discípulos de Jesús que creen en Él.

Las parábolas se daban con el propósito de que sean entendidas por el pueblo pero por causa de la falta de fe, y la dureza de sus corazones, los enemigos de Jesús muchas veces no las entendían.

La tradición oral

Para los tiempos de Jesús y para la época de la iglesia primitiva no había aun imprenta, ni tecnología como a los días de hoy. Por eso la manera en que traspaso el conocimiento de las enseñanzas y parábolas de Jesús fue por medio de la tradición oral. Esta era utilizada por los judíos para aprender, conservar y perdurar sus enseñanzas, consistía en la constante repetición oral de la tradición y para los discípulos de Jesús fueron las enseñanzas de él.

Jesús no escribió nada y los que le oyeron tampoco tomaban notas. Así que la transmisión de los dichos de Jesús se hizo oralmente, a base de los recuerdos de aquellos muchos testigos que le oyeron y le vieron. Esta transmisión por tradición oral puede traer dudas a nuestros tiempos pero es lo contrario. De hecho la tradición oral era la más que segura si la comparamos con la escrita, ya que esta última podría cambiarse mientras que la oral era recitada al público que también fue testigo y lo que lo habían oído muchas veces, y esto garantiza la fidelidad.

Estos testigos oculares pudieron dar fe de lo oyeron y de lo que vieron. Estas colecciones de dichos y hechos se fueron poniendo por escrito desde tiempos muy antiguos.

Vemos como los autores de los evangelios se esfuerzan por hacer aplicaciones de la Palabra a las situaciones concretas. A veces nos encontramos con que parábolas que fueron dichas en unas circunstancias diferentes son aplicadas a una situación actual de la comunidad que la está leyendo.

Jesús en las Parábolas

Podemos afirmar, para concluir, que leer las parábolas es escuchar a Jesús mismo, recibir lo más fundamental de su mensaje, disfrutar de su estilo, tan personal, tan diferente.  Jesús no hizo metafísica, no creó una teología sistemática, no utilizó métodos de pensamiento previos para hablar de Dios, no sistematizó un código ético. Nosotros lo hemos hecho más tarde y, al hacerlo, hemos perdido la fuerza, la frescura, la sugerencia del modo parabólico.

Las parábolas son la fuente más directa para llegar a conocer, para llegar a seguir al Jesús verdadero de la historia. Las parábolas se centran en explicar el reino de Dios, en las mayoría de sus parábolas Jesús chocaba con el sistema religioso prevaleciente que esperaba que el reino de Dios se realizara mediante le fiel cumplimiento de la Ley.

Es imposible separar la teología divina y la enseñanza ética que Jesús pretendía enseñar en las parábolas y siempre  aplicadas a la vida real del creyente. La vida ética relacionada con el Reino de Dios es insostenible sin las prácticas y conceptos religiosos. El Reino y la ética son dos cosas que están tomadas de la mano. El ser hijo el reino es sostener una práctica de vida, un estilo de vida bajo los parámetros del Reino de Dios.

Un pueblo que escuchaba

Pero entre los oyentes de Jesús hay quienes no ven lo que todos ven, no entienden lo que todos entiende. La gente se siente fascinada por Jesús y sus enseñanzas, los escribas y fariseos no, estaban escandalizados, su corazón se ha cerrado, Jesús para ellos era una “piedra de escándalo”.

Al predicar Jesús las parábolas se puede observar que hubieron diferentes reacciones, diferentes impactos sobre la multitud. Hay un primer grupo que escucharon las parábolas, le ven actuar, le aceptan, le siguen. Son corazones abiertos que, a verle sanar, enseñar con autoridad, aceptan la Palabra, se sienten llamados a la conversión, le siguen a Jesús. El otro grupo oye pero se escandalizan, vieron y oyeron, pero se cerró su corazón. Hay muchos oídos que se cierran y ojos que no quieren ver.

Jesús dejaba sus parábolas «abiertas». Lo más probable es que el final de cada parábola fue, en muchas ocasiones: «el que tenga oídos que escuche», que viene a significar: «ahora, piénsatelo». La parábola no es tanto una enseñanza como un tema de reflexión, no tanto un contenido transmitido como un motivo de preocupación. Lo más característico es que al leerlas u oírlas te sientes aludido, increpado, obligado a responder. Y esto lo hace cada oyente y

Cada lector desde su situación espiritual y vital. Más que un mensaje la parábola es una llamada.

El que escucha una parábola no recibe una información, ni siquiera quizá aprende una lección moral, sino que se va a su casa preocupado, porque ha escuchado algo que le revuelve por dentro y le invita a reflexionar y a responder.

Tipos de parábolas

Se pude considerar que hay tres tipos de parábolas. Las parábolas como dichos en donde solo hay un solo verbo y en tiempo presente: “sois la sal de la tierra”, “nadie puede server a dos señores”, “no deis lo santo a los perros”.  Están parábolas muy cortas son consideradas parábolas en germen.

Las segundas son parábolas en similitudes, están describen una situación típica, con una aplicación a la experiencia común de la gente y comienzan muchas veces con una comparación. En estas hay dos verbos en tiempo presente.

El tercer tipo son parábolas narrativas que describe una progresión de eventos para dar una enseñanza principal donde hay muchos verbos dentro del contexto histórico.

Ahora bien las parábolas de Jesús tenían ciertos rasgos que valen que sean resaltados para su entendimiento y comprensión de las mismas.

Primer rasgo:

  • La repetición para llegar a una especie de clímax dentro de la lección
  • Se usaba el contraste directa o indirectamente para distinguir lo correcto y lo incorrecto, entre el bien y el mal.
  • Combinación del número tres en las historias para destacar a los personajes principales.
  • Tenían elementos en serie con el fin de dar énfasis al último elemento.

Segundo rasgo: Jesús sacaba sus historias en base a sus encuentros vivientes con la experiencia humana.

Tercer rasgo: Jesús evocaba a una respuesta o decisión por parte de los oyentes.

Lectio Divina

Lectura orante de la Biblia

Introducción

  • La Lectio Divina nos permite encontrarnos con Dios por medio de su Palabra
  • Los practicantes de la Lectio Divina o lectura orante de la Biblia han experimentado sea personalmente o en comunidad poderosamente como este ha renovado, motivado y dinamizado su vida espiritual y al conocimiento de Jesús.
  • Leyendo la Biblia descubrimos que la Palabra de Dios tiene vida y sirvió en el pasado y también al presente para ayudarnos a enfrentar los problemas y conocer las promesas de Dios para nuestras vidas.
  • Cuando escuchamos y meditamos en la Palabra no podemos dejar de experimentar la luz, la fuerza y la presencia creativa del amor de Dios. Como dice las escrituras es como la antorcha que alumbra el camino oscuro hasta que el Lucero de la mañana resplandezca en nuestros corazones.

Concepto

Viene de las palabras Lectio = lectura y divina, términos que en su conjunto indican un encuentro de dialogo entre Dios que “habla” y la persona que “escucha”. El resultado es una comunicación de amor, que es una de las características esenciales de la Revelación divina.

El Dios invisible habla con su gran amor a los hombres como amigos, se entretiene con ellos al tener comunión con él.

Estamos en la búsqueda de una lectura sabrosa y orante de la Biblia, guiada por el Espíritu Santo que le da vida y donde le amor de Dios hace crecer la fe y aumenta la esperanza. Esta lectura existencial de la Palabra sobrepasa todo intelecto, ya que es el “agua de vida” que sacia toda “sed” del corazón, del ama y del espíritu.

Lectura orante a nivel personal

Este es un encuentro estrictamente personal e intimo, pero frecuente, diario, con la Palabra de Dios en donde experimentamos amor, fe, esperanza en el contenido del mensaje divino por medio de la voz de Dios que nos habla y nos transforma.

Lectura orante a nivel comunitario

Esta lectura hecha con otros hermanos donde se comparten fraternalmente las experiencias vividas en contacto con la Escritura, nos da un fuerte estimulo para proseguir en la lectura, y meditación de la misma. Y además fortalece la comunión, relación con otros hermanos y nos permite crecer en el entendimiento de las Escrituras.

Disposiciones interiores  de la “Lectio divina”

Es necesario despojarse de todo lo que impida tener una comunión intima con Dios, el profundo respeto por la presencia  real del Señor que viene a nosotros a través de su Palabra debe motivarnos a crear un ambiente propicio no solo alrededor de nosotros sino también dentro de nosotros. Todo esto con el fin de estar listos para “escuchar” todo lo que Dios nos quiera hablar con su Palabra.

Debemos estar preparados para entrar y sentir su presencia y estar dispuestos a colocar nuestro corazón en sus manos.

Muchas veces el amiente externo debe estar propicio donde gobierne el silencio, el secreto de la soledad, un corazón solitario y dispuesto a “escuchar”.

También el Espíritu  Santo que mora en el creyente debe ser el guía en nuestra búsqueda de Cristo y del Padre donde la oración por guía, entendimiento se logra por nuestro esfuerzo de pedir comprensión de las cosas divinas por medio de la oración.

Debemos “escuchar  y recibir” antes de reflexionar. Es importante escuchar la Palabra de manera viva con todo el cuerpo, con la memoria, con inteligencia donde el fruto es la experiencia misma con Dios.

El primer objetivo de la lectura de la Palabra de Dios es “estar con el Señor”, gozarnos de su presencia amorosa. Luego hacer la lectura orante pausadamente, donde debemos saborear, admirarla para oír su voz y sentir su presencia con gozo antes de entender el contenido mismo de las palabra.

 

Los 4 pasos de la Lectio Divina

Se sugiere cuatro etapas, actitudes o fases permanentes para alcanzar una Lectura Orante vital y profunda a fin de asimilar la Palabra de Dios en la vida.

Primero: La Lectura

Es la observación y lectura atenta de las Escrituras con aplicación del Espíritu con el fin de lograr escuchar la voz del Padre Celestial.

El objetivo es leer, estudiar, familiarizarnos con el texto hasta que este se vuelva un reflejo de nuestra propia experiencia de vida, se vuelva nuestra palabra. Es cuando percibimos que Dios a través de escudriñar las escrituras Dios quiere hablar  y comunicarse con nosotros.

Segundo:  Meditación

Es la acción de estudiar, como ayuda de la razón, para obtener el conocimiento de una verdad oculta. Es un proceso de apropiación del texto mismo por medio de la actualización y repetición, su fin mismo es la memorización de modo que nos acordemos de dichas palabras.

Mientras que la lectura nos ayuda a iluminar la realidad objetiva, la meditación nos lleva a interiorizar el texto bíblico al encontrar su sentido en nuestra realidad actual. Aquí partimos desde nuestra realidad actual y la meditación nos llevara a dar luces sobre nuestro actual individual como colectivo.

La repetición del texto nos permite “masticar” y “digerir” la Palabra con el fin de asimilarla mejor para que llegue al corazón.  Este es un instrumento para mantener viva la Palabra, sus enseñanzas cada momento y en todo tiempo, así como también dejarnos transformar por la “espada de dos filos” para ir en gloria en gloria como a la misma imagen del Señor Jesucristo.

donativo_paypal

 

 

Tercero: Oración

Es buscar la intimidad con Dios desde el corazón para pedirle el entendimiento, la revelación misma de lo oculto de aquello reservado para los que lo aman desde la intimidad.

La oración debe ser realista y no ingenua, mediante la lectura debe nacer la experiencia misma, la comunión intima con Dios en espíritu y en verdad. Muchas veces llevamos con nosotros arrepentimiento y peticiones de perdón de pecados para traducirlo en un corazón sincero, agradable a Dios.

Cuarto: Contemplación

Es el deleitarse en la Palabra de Dios, buscar el “saber” mismo, su esencia, donde la experiencia con Dios se intensifica y se profundiza ya que está fijada nuestra mirada y nuestro corazón en Dios mismo. Aquí es cuando vislumbramos y saboreamos la presencia viva, amorosa y creativa de Dios.

La contemplación nos lleva a ver las cosas desde Dios, nos lleva a una conversación donde las palabras no existen porque solo hablan los ojos y nuestro corazón. Es aquí donde llegamos a comprender sus pensamientos.

Esta contemplación intima en su presencia misma nos dará discernimiento en cómo actuar en diferentes situaciones, podremos seleccionar conscientemente lo que es correcto y verdadero sobre la Palabra de Dios, y todo esto se transmite en un actuar nuestro a la voluntad del Padre y a la semejanza de Jesucristo.

La lectura orante o Lectio Divina es un proceso sencillo pero dinámico al alcance de cualquier persona que desee tener un encuentro con Dios por medio de su Palabra Escrita, La Biblia.

  • Leer y releer, cada vez más, hasta conocer lo que está escrito;
  • Repetir de memoria, con la boca, lo que fue leído y “masticarlo” hasta que desde la cabeza y la boca pasen al corazón y tenga un impacto en nuestras vidas.
  • Pedir en oración a Dios que nos haga hacedores de su Palabra
  • El resultado es una nueva luz en los ojos que nos permitirá “saborear” la Palabra y así mirar, actuar en el mundo de manera distinta.
  • Se repite el proceso, ya con la luz en los ojos, comenzamos nuevamente a leer, a repetir, a responder a Dios y así sucesivamente. Proceso que no termina nunca, pero nunca se repite igual.

Los frutos del la Lectio Divina

La Lectio Divina es un instrumento a disposición del Espíritu Santo para que nos transforme para poder tener la “mentalidad”  e “imagen” de Cristo. La gracia de Jesús es comunicada por medio de la Palabra y del Espíritu a nuestras vidas.

Este contacto personal, consistente, profundo, con la Palabra de Dios produce en el oyente del mensaje bíblico un patrimonio espiritual donde la persona comienza a pensar y a hablar a partir de la Biblia y como la Biblia.

Todo practicante de la Lictio Divina vive una experiencia purificadora, santificadora, transformadora que nos lleva continuamente al arrepentimiento, a la santidad, al temor y temblor de Dios. El pecado es desnudado y muere, porque la Palabra de vida que es eficaz penetra como una espada de dos filos en nuestras mentes y en nuestros corazones, hasta llegar a las medulas de los huesos  y coyunturas. El resultado una vida transformada en gloria en gloria.

El hombre de Dios es aquel que la Lectio Divina es su práctica constante, diaria que le permite ser servido y testigo de la Palabra. Es lleno de su Espíritu y de su sabiduría, adorador por excelencia y dispuesto a servir a Dios en todas las circunstancias, momentos de la vida y a ser testigo fiel de Dios en cada rincón del mundo por los hechos y actos de su vida.

donativo_paypal

MI PRIMER AYUNO: FEBRERO 2015

Por que hice el ayuno?

El ayuno esta en las escrituras y es un mandato para los hijos de Dios, especialmente para sus obreros y siervos.

Sentía la necesidad de hacerlo, investigue fuentes en internet, resúmenes de libros para  planificarlo. La verdad es que mucho leía pero no lo ponía en práctica.

Hasta que un día sentí la fuerte necesidad de hacerlo con lo que tenía a mi alcance.

No tenía experiencia previa de ayunos de un día completo, menos de varios días. No escribo este post para vanagloria sino que es con la intención de que sirva como referencia para aquellos hermanos que están deseosos de hacer un ayuno por primera vez.

Alimentos?

Les soy sincero tuve en el corazón de hacer un ayuno de una semana, así que empecé el lunes 23 de Febrero  y como no tenía experiencia decidí  desayunar, almorzar y merendar un jugo hecho en licuadora de manzana, zanahoria y remolacha. Y eliminar todo tipo de alimentos

Consagración del ayuno?

Decidí consagrar el ayuno para que Dios me de sabiduría en su Palabra, revelación y entendimiento de su verdad, me permita hablar con denuedo en las predicaciones, me llene de su Santo Espíritu, me de la autoridad de soltar las cargas de opresión, de desatar las ligaduras de impiedad, dejar libres a los quebrantados y romper todo yugo. Que me de la autoridad sobre el león y el áspid pisar, y hollar a la serpiente y al dragón.

Objetivo

Desear ser lleno de la Autoridad de Dios para predicar con autoridad, sanar enfermos y expulsar demonios.

Actividades en los días de ayuno

Me propuse preparar predica del siguiente domingo, leer la Palabra de Dios, escuchar material audio y visual sobre estudios bíblicos y alabanzas.

Es importante recalcar que deje mi trabajo secular para dedicarle una semana completa al Dios que me da la vida, la esperanza, y promesa de vida eterna.

DIA UNO

Empecé temeroso porque les comente que no he practicado el ayuno con seriedad, siempre habían sido horas en el día y ahora estaba planificando hacerlo por una semana!.

Como lo planificado empecé desayunando el jugo antes mencionado y en el almuerzo sentí mucha hambre así que me fui a descansar sin antes haber almorzado otro jugo natural.

Fue un día algo duro, pero dedicado a escuchar unos estudios bíblicos que me mantuvieron ocupado. Ya en la tarde y noche ore por fortaleza a mi Dios, que me acompañe en el ayuno, porque sin El no lo podre hacer.

Ya había llegado la hora de acostarme y ore y agradecí por las fuerzas dadas!. No lo podía creer me había ido acostar con apenas un jugo en mi estomago. Gracias Dios!

DIA DOS

Continúe prácticamente lo mismo que el día uno. Pero quiero decirles que algo estaba pasando, mi comunión con Dios fue más intima al leer su Palabra, al escuchar los audios bíblicos. Así que termine la noche leyendo el evangelio de Marcos, anotando todos los casos de liberación de demonios que Jesús había hecho en ese evangelio.

Quiero también confesarles que tuve una pequeña discusión, sin importancia con mi esposa y se retiro enojada al cuarto. Estaba sensible por lo que no había comido, creo yo. Y sentí que todo se desboronaba y Dios me puso en el corazón que me reconcilie inmediatamente. Y así lo hice mis hermanos, fue al cuarto y le di un beso  de reconciliación. Todo resuelto y continué con mi noche de estudio!.

Al final de la noche paso algo hermoso, no sentí necesidad de jugo, así que me acosté pidiéndole el respaldo a Dios que me ayude con fuerzas y si era su voluntad me permita ir a la cama simplemente con un vaso de agua. Y así lo hice! Gracias Jesús!

DIA TRES

Le quiero contar que no soy una persona que tiene sueños, ni tampoco sueño con Dios, son raras las veces que tenia esas experiencias.

Pero este día tuve un sueño que te quiero contar. Soñé con un aspa giratoria de oro o de bronce que me indicaba “cambio”. Pero el mensaje fue tan claro que Dios me decía que debía de cambiar de jugos a solamente agua!. En el sueño Dios mío confírmame!, confírmame!.  Necesito que me confirmes Señor  es un tercer día solo de agua, necesito tu ayuda, si tu no estás conmigo no podre hacerlo. Fue lo que en sueño le dije al Señor!.

Así que me levante mis hermanos y me levante normalmente, no tenía hambre, ni debilidad!. Ahora entiendo Señor cuando tu dijiste “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que venga de Dios”, me levante entendiendo esa Palabra de Jesús. Y sentí un agradecimiento tremendo que es la razón misma que me ha llevado a escribir esta experiencia hermosa con Dios.

Ahora que lo escribo en la mañana del tercer día está en mis planes continuar el ayuno solamente con agua. Aun no sé cuantos días Dios me pedirá que lo haga y si será solamente con agua. Me estoy dejando llevar por su Espíritu Santo que vive, mora y se manifiesta en mi vida.

Les converso mis queridos hermanos que continuo con mi ayuno, la noche la cerre con la reunion de varones en mi Iglesia a donde me congrego. Algo interesante es que siempre dan refrigerio al terminar la ensenanza, pero ayer no hubo. Coincidenia?…Y termine yendome a la cama con algo de hambre, asi que bebi un vaso de agua.

CUARTO DIA

Me he levantando muy bien, sin desesperarme por el hambre y recibi una Palabra de parte de Dios que se las quiero compartir. “El ayuno no es dejar de alimentarse, el ayuno es un tiempo donde le dices a Dios aqui esta todo mi ser, dependo al 100% de ti, toma el control”. Como le dedicas el ayuno a Dios, el te sustentara en todo, incluso con el alimento espiritual que reemplaza al alimento de la carne.

Adicionalmente, es importante que con el ayuno te alimentes de Dios. Como? Estudiando su Palabra escrita, alabando y muy importante orando y que tome el control de todo. Te quiero enfatizar que he dejado mi trabajo a un lado por una semana para esta hermosa experiencia. Gracias Dios!!

Gracia a Dios el dia cuarto, ya jueves, termine en victoria. Si fue el dia mas duro en cuanto a sentir hambre, la verdad pense que ya habia pasado lo mas duro, pero debo ser franco que senti hambre, pero no perdi las ganas de continuar y termine el dia gracias a Dios.

Nota: Creo que mi debilidad se debio a que tuve que dedicarle la mañana para  hacer actividades de mi trabajo que no podia posponer, lo dejo como nota ya que debido a eso me aleje de la lectura de la Palabra en la mañana.

Quinto dia

Quiero contarles que el dia viernes tambien tuve un inconveniente en mi plan de hacer el ayuno. Ya que en la mañana esperabamos la nota de un examen de mi hijo en el colegio y el resultado fue negativo. Aca en mi pais significa que se queda para el mes de Abril para dar otro examen supletorio.

Esta situacion me frustro, para serlos realmente sincero, y tuve que hablar con mi hijo y con mi esposa de la situacion. Le dedicamos toda la mañana a planificar como podemos salir juntos de este inconveniente que afecta a toda la familia. Esto tambien causo que no haya podido dedicarle tiempo al Dios y a la  meditacion de su Palabra.

Que paso? Senti mucha hambre mis hermanos!. Me debilite mucho, queria rendirme. Y la consecuencia fue que me comi una tortilla pequeña de choclo que mi esposa habia preparado. Me la comi con desesperacion. Se los cuento porque quiero ser franco con mi experiencia en mi primer ayuno de mas de un dia.

Me sentia remal, sentia que le habia fallado a mi Dios que me habia puesto esta hermosa experiencia en mis manos. Fue a las 2:00 pm de la tarde me puse a orar en el cuarto, a pedirle a Dios gracias, pero que ya no podia con el ayuno. Fue cuando llore para que me perdonase y que me diga El si debia continuar o no.

De repente en mi corazon senti una sensacion de perdon y de amor inmensos, que volvi a llorar de gozo por su amor. Fui restaurado y senti que esa era una prueba para mi hijo, que no temiera, que el pasaria por esa afliccion para que lo empezara a conocer al mismo Dios que yo amo.

Asi que mis hermanos continue con el ayuno, a pesar con mi traspie, segui con la lectura de la Palabra, preparado mi predica.

Gracias a Dios termine el dia en victoria y estaba listo para continuar.

Sexto dia

Ya es el sexto dia, sabado, me levante sin hambre, con energias, que grato estoy con Dios. Aun no tomo mi vaso de agua… continua!! Dios bendiga

La Biblia: Es la Palabra de Dios

Introducción

Es que me gustaría empezar a hablar sobre la importancia de la Biblia como documento histórico, o hablar de su historia, numero de libros, que es el nuevo y antiguo testamento, como fue creada, los materiales utilizados y el idioma original de esta, pero dejemos esta información a Google. No sin desmerecer la importancia de esta información sino que prefiero concentrarme en lo que realmente es para nuestras vidas, la Palabra de Dios.

Cuando tenía unos 30 años de edad, ya tenía a mi hijo pequeño y me preocupaba verlo indefenso y ver todos los problemas que uno tiene que enfrentar en la vida, eran los inicios del año 2000 y vivíamos la crisis financiera del Ecuador donde el “terror” se apodero de mucha gente, ser perdieron empleos, cerraron empresas, quebraron bancos, retuvieron los depósitos de las cuentas de ahorro y cuentas corrientes, en fin, un ambiente caótico. Y me puse a pensar en mi hijo me conocí a su madre, el inmenso cariño que le tengo, y lo más importante le daría directrices de cómo enfrentar la vida para que no sufra tanto como yo.

Y así intentar dejarle un documento para que me llegue a conocer profundamente y poderlo ayudarlo más allá de mi presencia física, en fin que no cometa los mismos errores que yo había cometido, que pueda enfrentar los problemas de mejor manera  y tenga una vida plena. Pero en algún momento de la vida lo deje de continuar escribiendo y ahora que estoy en los caminos del Señor Jesucristo ya sé que libro le daré a mis hijos para que le de vida, lo transforme, lo guie, donde encuentre un refugio a la desesperanza o  a la desesperación y lo más importante que conozca a nuestro Salvador, a Padre, al Espíritu Santo y se aferre a la vida eterna.

Su poder

Es que cualquier libro encontrado en el mercado es creado por el hombre. Claro es que hay de los buenos  y de los malos libros, en lo personal he leído buenos libros sobre administración de empresas, negocios, inversiones, finanzas, mercadeo, temas que gustan profesionalmente.

De hecho actualmente estoy muy interesado en libros de “mercadeo online” para aplicarlo al negocio que tengo de ventas de productos ferreteros y muchas veces me pongo de lleno a leer temas de este interés.  Pero cuando lo estoy haciendo no falta una llamada, un mensaje de alguien pidiendo consejo, ayuda basada en la Biblia y me doy cuenta que lo que realmente salva, transforma y restaura vidas es la Palabra de Dios y es un privilegio entenderla y el poder compartirla es una verdadera bendición.

2 Timoteo 3:16

“Toda escritura es inspirada por Dios, y útil para ensenar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

Y Pedro nos dice en 2 Pedro 1:16

“Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fabulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos sus majestad.

Pues cuando él recibió de Dios Padre, honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.

Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

 

Además todo libro escrito y su contenido es para transmitir un conocimiento del hombre para el hombre. Pero la Biblia es un documento escrito por Dios para todos sus hijos. Un libro cualquiera es letra mas la Biblia hay poder y Dios mismo hablando a nuestras vidas.

El verbo hecho carne

Si es un libro de Dios debemos entender que significa esto. Al inicio de la creación Dios no utilizo las manos, ni fabrico, ni edifico nada con las manos ni de Él, ni de los ángeles. Es importante que su Verbo, su Palabra es la que creo todo, su verbo es creación, su verbo lo hizo todo al hombre, a la mujer, a los animales, a los cielos, a las plantas, todo fue hecho desde el principio por el Verbo.

La Palabra de creación la encontramos en  Génesis 1

3 “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz

5 Y llamo Dios a la luz día, y a las tinieblas llamo Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

8 Y llamo Dios a la expansión Cielos.

9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.

10 Y llamo Dios a lo seco Tierra y a la reunión de las aguas llamo Mares.

14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el di de la noche y sirvan….

20 Dijo Dios: Produzcan la aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.

 

Este verbo de creación es Jesucristo, la suprema y eterna expresión de Dios. Al inicio Dios aparece como la creación del mundo, ahora Dios pronuncia su Palabra definitiva a través de la Palabra viviente, su Hijo.

 

Juan 1:1-5            

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios.

Este era en el principio con Dios

Todas las cosas por él fueron hechas y sin el nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

En él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres.

La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Juan 1:14

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habito entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Pero nosotros actualmente no tenemos ese privilegio de caminar con El, de recibir sus enseñanzas, de ver su bautizo, de ver que los cielos fueron abiertos y el Padre dijo: Este es mi hijo amado, en el cual tengo complacencia”, no lo vimos resucitar muertos, liberar endemoniados, sanar enfermos, vista a ciegos. Pero Jesús dijo en Juan 5:39

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas son las que dan testimonio de mi; y no queréis venir a mí para que tengáis vida”.

Entonces Jesús nos dice que debemos leer su Palabra, deleitarnos en ella día y noche y gracias al Espíritu Santo que mora en nosotros la letra tendrá vida, tendrá revelación, y será como una espada de dos filas que nos llegara al alma y a nuestro espíritu. Y nos ensenara, nos redargüirá, nos instruirá en justicia para ir caminando en la perfección de Cristo.

Jesús dijo que El era:

  • El Pan de Vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mi cree, no tendrá sed jamás (Juan 6:35)
  • Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

 

Que encontramos en las escrituras:

Debemos leer su Palabra para conocer al hijo, conocer al Padre, conocer su voluntad y así permanecer en El y llegar a tener la vida eterna.

Jesús enseno en Parábolas todas las verdades del Reino de Dios, enseno en parábolas la voluntad del Padre sobre el perdón, sobre el amor de Dios, sobre la bondad, sobre misericordia, lo que significaba servir, lo que es realmente amar al prójimo, nos dio promesas como la del Espíritu Santo, que no nos dejaría solos, que nos ofrecía la vida eterna y su segunda venida. Pero debemos leer las escrituras para saber, entender y hacer nuestras vidas conforme a la voluntad de Dios.

Para que nos sirven?

Jesús dijo que seriamos hombres sensatos, todo aquel que escuche y ponga en obra las palabras de las escrituras. Porque el que oye y las hace lo considerare un hombre prudente que construyo su casa sobre la roca y vinieron ríos, vientos, lluvias sobre la casa y esta no se destruyo. Pero el que las oye y no las hace lo considerare un hombre insensato que construyo su casa sobre la arena, y viene ron vientos, lluvias y ríos sobre ella y se destruyo.

La Perla preciosa

Juan 17:26 “Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aun, para que el amor con que me has amado, este en ellos y yo en ellos”

 

Compartir el pan de vida.

A medida que el amor de Dios inunde nuestros corazones y nuestro  ser y empecemos a comprender las maravillas de su Reino, de sus promesas y de su amor eterno, naturalmente empezaremos a compartir a otras personas ese tesoro que ha llegado a nuestras vidas. Antes no podíamos compartir nada, ya que en nuestras mentes y en nuestros corazones aun no estaba sellada su sabiduría. Uno no puede abrir el bolsillo del pantalón y tratar de brindar $10, si en su interior no los tenemos.

Debemos entender que la palabra que tenemos a la disposición sale de nuestra boca y la lengua es un miembro muy pequeño pero que es capaz de bendecir o maldecir, de multiplicar o dividir, de construir o destruir.  En otras palabras nosotros podemos ser camino de bendición para nosotros y para las personas que están a nuestro alrededor con las palabras que salen de nuestra boca.

Ese poder lo tenemos ya que somos hijos de Dios, somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Dios lo hizo todo en base a su Palabra.

Jesús dijo de lo que sabemos hablamos y de lo que vemos testificamos. Cuando estábamos en el mundo nuestro corazón y nuestro cerebro se alimentaba de conocimiento mundano: chismes, futbol, farándula, experiencias vividas en el pecado, corrupción, mentiras, hablábamos y compartíamos del pecado.

Pero como hijos de Dios empezamos a escrudiñar sus escrituras, a deleitarnos en ellas, empezamos a incluir un vocabulario celestial, del Reino de Dios, que de a poco es sellado en nuestros corazones y nuestros ojos ven cosas que antes no entendíamos. Es que la palabra es muerta sin revelación celestial, la palabra sin sabiduría de lo alto es sin verdad, sin gracia y sin amor. Pero aquella Palabra que es revelada es la que te transforma, te abre los ojos y oídos al Reino de Dios y esta es la que permanece para siempre.

Revelación de la Palabra

Lucas 24:28

Jesús ya había sido sepultado y se cumplía el tercer día cuando algunas mujeres fueron al sepulcro y encontraron la piedra removida. Y junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes les dijeron que buscáis de entre los muertos al que vive. No está aquí sino que ha resucitado.

Camino a Emús dos de los seguidores de Jesús caminaban a esta aldea e iban hablando de estas cosas que habían sucedido y Jesús se les acerco y les hablaba como si que no sabía lo ocurrido y ellos le contaron en detalle al Señor Jesús hasta lo invitaron a compartir con El.

Pero en Lucas 24:30

“Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomo el pan y lo bendijo, lo partió y les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron, mas el se despareció de su vista.

Y se decían el uno al otro: No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?

Cuando andas por el camino y no tienes Palabra de Dios en nuestro corazón y alguien necesita de ayuda, tu corazón quiere ayudar, pero tu boca no puede ya que el verbo de Dios no está en ti. Pero a medida que el verbo este en ti, serás un canal de bendición para cualquier persona que Dios te ponga en tu camino. Y esa Palabra revelada con amor y sabiduría de Dios es la que cruzara las fronteras de los corazones y del entendimiento humano y hará que esa Palabra sea realmente una espada de dos filos que haga que arda los corazones de los oyentes.

Siervo Fiel

A medida que empiezas a recibir el “pan de vida” y lo vas compartiendo a muchos; Dios te considerara un siervo fiel ya que de lo poco eres fiel. Y la verdad es que Dios te empezara a dar más. Mas del pan de vida, mas de su verdad, mas de su sabiduría y entendimiento.

Un día usted estará caminando por una calle de Guayaquil y lo detendrá una mano de un paralitico en silla de ruedas ya que le pidió dinero. Usted meterá su mano en el bolsillo y le dirá que no tiene dinero, pero lo agarrara de sus manos y le dirá no tengo dinero pero de lo que tengo te lo doy: Ve y camina!.

Es que el caminar en Cristo Jesús no tiene límites, es una hermosa aventura sin límites a medida que escudriñemos su Palabra, creamos en El y en el Padre y entendamos y pongamos por obra su verdad sellada en nuestros corazones.

La Palabra de Dios

La Palabra de Dios es mucho más que la Biblia, es nada menos que Dios mismo. Ya que el verbo se hizo carne y habita entre nosotros, Dios habla y actúa a través de su Palabra. En el libro de Génesis, tenemos que la Palabra de Dios es la fuerza creadora…”dijo Dios”, cuando Dios habla Dios crea lo que pronuncia, nos impacta al hombre y a toda su creación. La Palabra, el verbo, se encarnó en Jesucristo, quien es la máxima revelación de Dios y su máxima acción se dar a conocer al Padre. Quien lee la Biblia y no encuentra en ella a Jesucristo, no ha leído la Palabra de Dios, ya que en ella Jesús llega a nosotros. La autoridad final no radica en la Biblia ni en la iglesia, sino en el evangelio, en el mensaje de Jesucristo, quien es la Palabra de Dios encarnada.

Aprende más sobre la Historia del Cristianismo: compra el libro “Historia del Cristianismo”

Es importante reconocer que es posible tener cierto conocimiento de Dios por medios puramente racionales o naturales. Este conocimiento le permite al ser humano saber que Dios existe, y distinguir entre el bien y el mal. Los filósofos así lo entendieron y concluyeron de la existencia de un Ser Supremo, del cual todas las cosas derivan su existencia.

Romanos 1:20 “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”

Este conocimiento preliminar de Dios le permite al hombre distinguir entre el bien y el mal, su poder, su gloria y la bondad de Dios. Pero existe una distancia enorme que separa al ser humano de Dios hasta llegar a entender que la verdadera revelación se da al entender la cruz de Cristo, su camino, su verdad y la vida. Y es aquí donde todo conocimiento anterior cae por tierra y lo empiezas a conocer por su revelación. Dios se nos da a conocer de dos modos, a saber la Ley y el Evangelio. El contraste entre las dos es cuando Dios se revela y es palabra de gracia y de condenación. Sin el evangelio la ley se vuelve onerosa y difícil de cumplir, una ley sin delicia, pero con el evangelio de Jesús esta se vuelve buena y sabrosa, digna de ser alabada, adorarla y de servir a Dios. El cristiano al ser justificado por Cristo en fe descubre cuan pecador es y entiende la redención recibida por la sangre de Cristo. la justificación no es la ausencia de pecado, sino el hecho de que Dios nos declara justos aun en medio de nuestro pecado y reconciliados ante el Padre celestial.

Prepárate para la buena obra de Cristo: compra el libro “Historia del Cristianismo”

Movimiento profético

Formación de los libros proféticos

  • Lo primero sería la palabra hablada, pronunciad directamente al público a la que seguiría la consignación escrita. A veces la redacción escrita del mensaje hablado pudo haber ocurrido muchos años después de haber sido anunciado.
  • Con los profetas habían discípulos y seguidores que contribuyeron a redactar los textos biográficos sobre el maestro, reelaborando algunos de los oráculos y creando nuevos oráculos.
  • Todo el material profético, acumulado por largos años y siglos debió ser agrupado y ordenado. La labor no fue mecánica, de simple recogida y acumulación de textos sino que llevó una autentica tarea de engranar poemas con hilos invisibles que entrelazan toda la obra.
  • Lo que se puede asegurar es que hacia el año 200 a.C. los libros proféticos estaban ya redactados en la forma que los poseemos actualmente.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Historia del movimiento profético 

  • Los comienzos del movimiento profético se da con Samuel hacia el siglo XI a.C. Aquí grupos de personas que, mediante la música y la danza, entran en éxtasis o en trance.
  • Samuel aparece con rasgos muy diversos: héroe en la guerra contra los filisteos, funciones sacerdotales, proféticos. Es el hombre que transmite la Palabra de Dios.
  • Otro rasgo es su intervención en la política, ungiendo rey a Saúl. Unge a David cuando niño.
  • El movimiento evoluciona hasta el siglo VII a.C. donde la profecía adquiere un rumbo nuevo. El profeta tuvo mas cercanía física y distanciamiento crítico  respecto al monarca. Otros se caracterizaron por la lejanía física entre el profeta y el rey. Esto demuestra que el compromiso del profeta no es con el rey sino con la Palabra de Dios. Y la lejanía es progresiva con la corte y un acercamiento mayor con el pueblo, pero sin dejar de hablar al rey, ya que ocupa un puesto importante en la sociedad.
  • En el siglo VII surge un fenómeno totalmente nuevo dentro de la profecía, que son los profetas que nos dejan su obra por escrito, su palabra causó honda impresión en los oyentes.  Pero no hay que olvidar que el mismo Dios quien les ordenaba escribir sus oráculos. Cuatro profetas de gran talla aparecen en esta época: Amos, Oseas, Isaías y Miqueas, representan la época de oro de la profecía israelí donde se abarcan temas sociales, políticos y religiosos.
  • Entre los problemas sociales tenemos el abismo entre ricos y pobres. Mientras que la problemática religiosa estaba centrada en el culto a dioses extranjeros, especialmente a Baal, dios cananeo de la fecundidad. Otro tema fue el de la falsa idea de Dios por un culto vacío con verdades mal interpretadas, donde se eliminan sus exigencias éticas, contentándolo con ofrendas, sacrificios de animales, peregrinaciones y rezos.
  • El problema político staba en el tema nacional e internacional donde Asiría con su política imperialista transforman el Antiguo Oriente en un campo de batalla donde la conquista de pueblos pequeños y tribus dispersas eran su gran objetivo.
  • Luego sigue el movimiento profético antes del exilio donde resalta la figura de Jeremías que recoge el tema de la catástrofe anunciada por los profetas del siglo vii, donde Dios impone un castigo menor, el sometimiento a Babilonia, nueva dominadora del mundo antiguo. En el año 586 cae Jerusalén, desparece la monarquía, el templo es incendiado junto con la ciudad y tiene problemas sociales y la más importante deportación. Jeremías es el punto culminante de la profecía donde se cumplen las amenazas formuladas un siglo antes por sus predecesores.
  • La caída de Jerusalén marca una nueva etapa en la historia de los profetas donde la palabra profética habla de esperanza y consuelo. Donde Ezequiel anuncia la renovación total, política, social, económica, religiosa. Y esta profecía se extiende hasta los últimos tiempos, los que siguen a la victoria definitiva de Dios sobre sus enemigos.
  • Ageo, Zacarías insisten en la reconstrucción del templo y hablan de la esperanza de un nuevo rey davídico. La profecía se aísla en la situación presente y se refugia en el futuro.
  • La profecía va decayendo hasta desaparecer por completo debido a la canonización de la ley, del empobrecimiento creciente de la temática profética, y la creciente ola de religiones de salvación, magos, adivinos, que se identificaron como profetas al pueblo. Por eso el profetismo cayó en descrédito.
  • El profeta es muchas veces un poeta

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

profeta isaias

¿Por qué congregarnos?

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Hebreos 10:23-25

OBJETIVO: Que los hermanos entiendan la importancia de congregarse y lo pongan por  practica.

INTRODUCCIÓN: Un miembro de una iglesia escribió una carta al editor de una revista cristiana, en la cual decía que no tenía ningún sentido ir a la iglesia cada domingo. “Yo he estado yendo por 30 años”, escribió, “y en ese tiempo he oído alrededor de 30,000 sermones. Pero puedo asegurarle que no recuerdo uno solo de ellos. Así que creo que estoy perdiendo mi tiempo en ir a la iglesia, y quizás deba emplearlo en algo más productivo.” Esto creó una especie de controversia en la sección “Cartas al Editor”, y muchas personas comenzaron a escribir compartiendo sus opiniones al respecto. Esto continuó por varias semanas, hasta que alguien escribió la siguiente carta, la cual puso punto final a la discusión, “Yo he estado casado por 30 años. Durante ese tiempo, mi esposa ha cocinado unas 30,000 comidas. Pero, actualmente, yo no puedo recordar el menú completo de ni siquiera una de esas comidas. Sin embargo, yo sí puedo asegurarle que todas ellas me nutrieron y me dieron la fuerza que necesité cada día para hacer mi trabajo. Si mi esposa no me hubiera dado esas comidas, yo estaría físicamente muerto en estos momentos. De la misma manera si no hubiera ido a la iglesia a nutrirme, actualmente yo estaría espiritualmente muerto” Ciertamente una magnífica ilustración de la necesidad de congregarnos. El pasaje de hoy nos exhorta a hacerlo, con el fin de “estimularnos al amor y a las buenas obras.”

DESARROLLO

1) La única manera de mantenernos firmes: La única manera de mantenernos firmes, sin fluctuar, en aquello que hemos creído es alimentando nuestras almas con la palabra de Dios y buscando su presencia en todo momento, ya sea a solas en nuestra habitación, o reunidos con un grupo de hermanos que persigan el mismo objetivo. La Biblia nos enseña que debemos establecer una relación con los demás creyentes, pues todos somos parte del cuerpo de Cristo y juntos tenemos una importante labor que llevar a cabo aquí en la tierra. Romanos 12:5 dice: “así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.” Y Efesios 4:11-13 completa la idea de esta función: “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.” Entonces estaremos listos para salir al mundo a “predicar el evangelio a toda criatura.(Marcos 16:15)

2) ¿Qué sucede cuando nos congregamos?: Cuando la iglesia de Cristo se reúne suceden cosas maravillosas. Hay un poder adicional que se manifiesta en ese grupo, según declaró Jesús en Mateo 18:19-20: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” En Hechos capítulo 2, la Biblia nos narra la poderosa manifestación del Espíritu Santo el día de Pentecostés. Comienza de esta manera: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos…” Aquel grupo de hombres y mujeres habían permanecido reunidos en el aposento alto, perseverando en oración mientras esperaban que se llevara a cabo lo que Jesús les había prometido justo antes de ascender al cielo. Entonces el Espíritu Santo se presentó en medio de un fuerte estruendo y con lenguas de fuego, y todos ellos recibieron el poder del cual el Señor les había hablado. La Presencia de Dios se manifiesta de manera evidente en toda reunión de sus hijos que desean alabarle. El Salmo 22:3 declara que Dios habita en medio de las alabanzas de su pueblo. Y el Salmo 133:1-3 dice: “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.” La dulce unción del Espíritu de Dios se derrama sobre aquellos que se unen en armonía a alabar y adorar a Dios.

APLICACIÓN: Gracias, Padre amado, por tu presencia entre tus hijos que se congregan para adorarte y alabarte y recibir de ti la fortaleza, la sabiduría y el amor que, como un cuerpo, necesitamos para edificarnos y llevar a delante la misión que tú has encomendado a tu pueblo. En el nombre de Jesús, Amén.

Iglesia Galilea

La Biblia: el libro más vendido de la historia

Sin lugar a dudas usted inmediatamente va a pensar que es la Biblia, y está en lo correcto. A pesar que a través de la historia siempre ha tenido detractores, la Palabra de Dios siempre ha salido avante de estos embistes porque simplemente su inspiración es Divina.

2da. Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.

Pero es realmente conocida y leída como debería de ser. Cada principio de año es interesante ver como todos nosotros, como cristianos, nos comprometemos a que este año si vamos a leerla toda pero lamentablemente al pasar de las semanas ese deseo mengua hasta casi hasta desaparecer,  nos desanimamos al pensar que al no seguir los planes que hicimos de leerla en un año no lo estemos cumpliendo y desistimos, y comenzamos a decir la voy a leer a mi ritmo, y ese ritmo se hace tan lento o casi nulo.

Y aun más interesante es ver todas las biblias que adquirimos, siempre la “mas bonita” con forros de piel  y colores, la “mas completa” con todos los sinónimos, palabras en el original, con concordancia completas, estudios y con los comentarios de eruditos, que muchas veces  hasta llegamos a pensar que son verdades, pero no me malentienda, no está mal tener estas biblias, el problema está en que no la leemos completamente. Es como comprar un trasatlántico y tenerlo en un lago, comprar un submarino y tenerlo en una piscina, úsela para surcar las bendiciones y las promesas de Dios, para ir a las profundidades de Dios.

Leemos el periódico de cabo a rabo, sin olvidar la sección de deportes, algunas hojas, si usáramos ese mismo interés y tiempo en leerla, fácilmente la leeríamos en poco tiempo.

La tecnología, en estos tiempos nos ayuda mucho de muchas formas, pero creo que nos hace demasiado cómodos en ciertos aspectos. Muchas personas tienen programas completos de estudio bíblicos, de todas las versiones conocidas de la Biblia, pero solo lo usan con ciertos versículos. Ya ni siquiera cargan una Biblia, la tienen en el celular. Es moderno, pero hagamos una pregunta. La leemos siempre. Particularmente pienso que leerla después de unos minutos, nuestros ojos se comienzan a molestarse o a cansarse. Otra vez no me malentiendan, siempre es bueno usar todo para la gloria de Dios, pero su Biblia debe ser personal, con sus apuntes, con sus propias notas, recordar cada vez esos hermosos pasajes donde Dios mostró su misericordia y bendición en todos nosotros.

Quiero pensar que la razón no sea que no quiero que me vean con una Biblia porque después piensan que soy religioso.  En algunos países, es prohibido tenerla consigo, hermanos en la fe, dan la vida por una sola de ellas, predican con parte de hojas de ella. Usted dice es que acá en mi país no pasa esto, pero quiere que comience a pasar para darle realmente el valor que merece.

Desempolvemos esa Biblia tan amada, esa que se encuentra en la sala abierta solamente en los Salmos. Esa que solo la usamos cuando predica el pastor y pasa el resto del tiempo encima del velador.

2do. Reyes 22:13  Id y preguntad a Jehová por mí, y por el pueblo, y por todo Judá, acerca de las palabras de este libro que se ha hallado; porque grande es la ira de Jehová que se ha encendido contra nosotros, por cuanto nuestros padres no escucharon las palabras de este libro, para hacer conforme a todo lo que nos fue escrito.

Dios quiere hablarnos, quiere que lo conozcamos mas, quiere bendecirte. A través de conocer su Palabra, lo conocemos a Él, ya no seas un cristiano en derrota que siempre busca que le den Palabra, comienza tu a dar Palabra del Hacedor del Universo. Lectura y oración, comienza a esforzarte. Lee la Biblia, por alguna razón es el libro más vendido de la historia.

Jorge Mahfud

Jesús, el Autor de la vida

¿Quién es Jesús?  Si preguntamos a diez personas, tal vez recibiríamos diez respuestas diferentes a la pregunta.

Unos dirán que era un gran hombre y maestro mientras otros lo llaman el Hijo de Dios.  Otros lo admiran por la forma en que sufrió grandes abusos a manos de los soldados romanos.  En su época, algunos creían que era un enviado de Dios, mientras otros lo miraban como un engañador, o un hombre peligroso que sólo causaba alborotos.  Ya que hay tantas opiniones, miremos en la Biblia para ver qué dice de él.  Busquen en su Biblia los

pasajes citados.  Si no tiene Biblia, puede encontrar los textos en la pagina 21 de este libro.

JESUS:  EL CREADOR DE LA VIDA

1. ¿Qué nos enseñan los siguientes versículos sobre Jesús?  Nota:  Juan lo llama “el Verbo” en este pasaje porque Jesús dio a conocer a Dios entre los hombres al tomar un cuerpo humano.

Juan 1:1  ________________________________________________________________________________

Juan 1:3  ________________________________________________________________________________

Juan 1:4 ________________________________________________________________________________

2. Piense por un momento.  Jesús es Dios eterno, el creador del mundo entero.  A pesar de esto, ¿cómo lo  trataron los de su propio pueblo?  v. 11  ________________________________________________________

¿Cómo trata a Jesús la mayoría hoy en día?   ___________________________________________________

Muchas personas dicen creer en Jesús.  Dicen ser sus seguidores, pero viven como si no tomaran en serio  sus enseñanzas.  Hay gente que rechaza a Cristo con un “No” definitivo, mientras otros son indiferentes. Lo rechazan diciendo, “Otro día”  o “Estoy muy ocupado; no tengo tiempo.”

Video: Jesús, El autor de la vida

Curso: Nuevos creyentes

Video: Jesús, El autor de la vida

A %d blogueros les gusta esto: