//
Archivos

juan

Esta etiqueta está asociada a 8 entradas

La Autoridad del Hijo: Juan 5:16

Juan 5:16-29

Introducción

El libro de Juan escrito 95 años después de Cristo, escrito por el Apóstol con el mismo nombre se centra en relatar el ministerio de Jesús en Judea y en Jerusalén. Busca dar detalles de la personalidad de Jesús para que todo aquel que leyera o escuchara este evangelio crea en el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios y así creyendo pueda tener vida en su nombre.

Juan busca enfatizar que Jesús era el Cristo, el Mesías, el Hijo de Dios profetizado en el Antiguo Testamento y que ya había venido en carne. Y busca en su narración testigos que lo confirmen:

Juan el Bautista cuando lo anuncia dice: “He aquí el Cordero de Dios”

Juan el Bautista después de bautizarlo dijo: “Yo le vi y doy testimonio de que aquel es el Hijo de Dios”

Cuando Andrés, discípulo de Juan el Bautista, decide seguir a Jesús le dice a su hermano Simón: “Hemos hallado al Mesías, al Cristo”.

Cuando Jesús llamo a Felipe y este luego le dijo a su hermano Natanael: “Hemos hallado aquel que está escrito en la Ley de Moisés, en la de los profetas, a Jesús, hijo de José de Nazaret”

Natanael al ver que Jesús lo había visto “debajo de la higuera” dijo: “Tu eres realmente eres el Hijo de Dios, tu eres el Rey de Israel”.

Cuando la mujer samaritana y los hombres samaritanos escucharon a Jesús dijeron “Ya no creemos solo tu dicho que decía: “me ha dicho todo lo que he hecho”, sino que nosotros mismos hemos visto y verdaderamente sabemos de que este es el Salvador del mundo”

Pero a pesar de las señales y milagros, donde convirtió el agua en vino, a pesar de que sano a un paralitico en el estanque de Betesda, ni porque sano al hijo del oficial del Rey en Cana de Galilea, los Fariseos, los saduceos, no creían en el. Y llego el punto en que lo odiaban, y procuraban matarle porque había dicho que Dios era su Padre, haciéndose igual a Dios (Juan 5:18).

Jesús les responde a los judíos

Todo lo que el Padre hace, también hace el Hijo (Juan 5:19)

El ministerio de Jesús fue dirigido, planificado por el Padre, por medio del plan de redención. Jesús no vino hacer lo que él quiso, vino a cumplir la voluntad del Padre que lo envió.

Jesús se hizo hombre, se hizo carne, se despojo así mismo tomando forma de siervo, hecho semejante al hombre. Con un estuche hombre, con un cuerpo carnal Jesús NO podría hacer nada por sí mismo. Le hubiera sido imposible haber transformado el agua en vino, le hubiera sido imposible hablar con autoridad, le hubiera sido imposible sanar al hijo del oficial del rey y peor sanar al paralitico.

Como lo hizo? La única forma posible de que Jesús haya podido “ver” lo que hace el Padre es gracias al Espíritu Santo que se poso sobre su cabeza en forma de paloma y dicen las escrituras que permaneció sobre él.

Dicen las Escrituras que Dios no da el Espíritu Santo por medida!  Iglesia amada!. Usted también tiene el mismo Espíritu de Dios morando y queriendo manifestarse en usted. Si Jesús vio señales del Padre, usted también las puede ver. Si Jesús vio prodigios del Padre, usted también. Si Jesús vio milagros del Padre, usted también los puede ver.

Jesús dijo él cree en mi y en las cosas que yo hago, el también las hará y aun mayores cosas hará!

Porque el Padre ama al Hijo (Juan 5:20)

Jesús pudo ver las cosas del Padre, y pudo ver obras como consecuencia de su fidelidad, como consecuencia de su obediencia al Padre que lo envió. Dicen las escrituras que el Padre lo exalto hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que el nombre de Jesús se doble toda rodilla que este en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra y para que toda boca confiese de que Jesús es el Señor.

Cada día, cada semana de la vida de Jesús desde su nacimiento, su muerte en la cruz hasta la ascensión al cielo, fueron actos de obediencia al Padre. Por eso cada paso de Jesús en obediencia, el Padre le demostraba su amor, enseñándole, permitiéndole ver su Gloria aquí en la tierra  manifestada en señales, prodigios y milagros.

Dios también ama a usted y a mí, ama a todo aquel que aun no conoce del Salvador. Muchos piensan que las señales, milagros quedaron para la iglesia primitiva. Yo creo que el mismo Dios de Abraham es mi Dios, creo que el mismo Dios que levanto de entre los muertos a Jesús mora en mí y en su Iglesia.

Debemos creer que si andamos en plena obediencia al Padre, cuidando nuestros ojos, guardando nuestro corazón de la contienda, del odio, de la envidia,  perdonando siempre y amando al prójimo, y anhelando cumplir sus mandamientos. Usted y yo, nuestros ojos podrán ver cosas que ojo no vio, y empezar a oír cosas que oído no oyó. Porque Jesús dijo “esto les tengo preparado a los que me aman”.

Así también el Hijo a los que quiere da vida (Juan 5:21)

El mundo sin Cristo vive en muerte, en condenación, una vida alejada completamente de Dios. El pecado creó una brecha inmensa entre Dios y el hombre. Sin Dios no hay vida y la muerte era la condenación.

Pero las escrituras dice que Jesús vino a restaurar esa relación entre el hombre y el Padre. La Palabra de Dios dice que:

En Jesús estaba la vida y la vida era la luz de los hombres.

Era necesario que el hijo del hombre sea levantado para que todo aquel que en el crea no se pierda, mas tenga vida eterna.

A la samaritana le dijo: El que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás. Porque el agua que yo le daré será en él una fuente de agua de vida que salte para vida eterna.

Jesús dijo: el que cree en el hijo vera la vida, pero el que se rehúsa a creer en el hijo no vera la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Jesús dijo: el que cree en mi como dicen las escrituras, en su interior correrán ríos de agua de vida.

Jesús dijo el que tenga sed venga y le daré de beber de la fuente de agua de vida.

La vida plena es en Cristo Jesús, la vida completa es junto a Cristo Jesús, nuestra vida aferrada a Jesús es la que nos sustenta día a día, necesitamos de Jesús cada minuto, cada segundo de nuestra existencia para poder resistir al diablo, vencer la tentación, y así perseverar hasta el fin para ser salvos.

No se crea porque camina y ve, tiene vida. No se crea que porque habla y trabaja, tenga vida. Usted tiene vida si Cristo Jesús y el Padre moran en usted. Si Cristo Jesús y el Padre se manifiestan en su vida.

Porque el Padre a nadie juzga, el juicio fue dado al Hijo  (Juan 5:22)

Aunque el mundo vivía y vive en pecado no hay una palabra de juzgamiento hacia la humanidad. Dios no envió a su hijo al mundo para condenar al mundo. Nunca se oyó ni se lee una palabra que juzgue al hombre.

Jesús no le dijo ningún epíteto a la samaritana, nunca dijo ladrón a nadie como al cobrador de impuestos, ni juzgo al paralitico cuando sus discípulos se preguntaban que pecado había hecho este. Cuando iban a apedrear a la prostituta, les dijo que tire la primera piedra el que esté libre de pecado. Jesús enseño porque miras la astilla del ojo de tu hermano y no ves la vara que está en tu ojo.

El hombre juzga fácilmente, el hombre condena fácilmente al hermano, al prójimo. Juzgamos porque nos creemos perfectos, juzgamos porque creemos que conocemos la ley. Y si juzgamos nos hacemos hacedores de la ley. 

Jesús no tenía un corazón para juzgar, Jesús tiene un corazón misericordioso, dispuesto a perdonar al mayor de los pecadores para estos tiempos de redención, de reconciliación.

Nosotros no somos jueces, todo juicio fue dado a Jesucristo. Este juicio tendrá su día y hora que ninguno conoce. Viva su vida avanzando, edificando, sumando y no restando, ayude al caído, no lo vea de reojo, no tire leña al fuego, refrene su lengua para juzgar, condenar o levantar falso testimonio a su hermano, porque el único con la autoridad del Padre para hacer juicio es el Señor Jesucristo.

El que no honra al Hijo, no honra al Padre (Juan 5:23)

Ese mensaje a los fariseos, decían que honraban a Dios Padre pero no estaban creyendo y peor honrando al Hijo. Satanás le dijo a Jesús en el monte, “si te postrares y me adorares, todo esto te daré”. Pero Jesús fue claro adora a Dios.

El hombre es nacido para adorar a Dios, pero en el caminar de la vida en pecado se distrae a adorar a otras cosas: sus hijos, su trabajo, su negocio, el dinero, el conocimiento, la ciencia, otras personas, etc.  Por eso si hay otra cosa que haya conquistado tu corazón, antes que Dios, significa que tu adoración se ha desviado a otra cosa que no es Dios.

Pero Dios le dio la autoridad al hijo para darlo a conocer, el unigénito hijo del Padre, el le dio a conocer. Pero el mundo honra y da alabanza a santitos, a figuritas, a amuletos, a aguas benditas, a angelitos. El único que merece la honra y la alabanza del hombre es el Hijo y el Padre.

Cuando Juan recibe la revelación de Jesucristo por medio del ángel de todas las cosas que tendrían que venir pronto, donde vio lo que sucedería, la tribulación, las plagas, la nueva Jerusalén, vio el trono de Dios, vio la gran ciudad sus ríos, sus caminos, todo. Dicen las escrituras que Juan se postro a los pies del ángel para adorarlo y el ángel le respondió: “Mira, levántate, no lo hagas porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas y de todo aquel que hace la voluntad de esta profecía, y le dijo: adora a Dios”.

Resurrección de vida y de condenación (Juan 5:24-27)

El día de juicio vendrá pero junto esta viene  la recompensa. El que cree en Jesús no vendrá a condenación, mas ha pasado a vida eterna. Aquí Jesús enfatiza lo que había dicho en el versículo 5:21, y lo enfatiza diciendo “de cierto, de cierto os digo”. Esto nos habla de que los muertos oirán sus Palabra y los que le oyeren vivieran. Estos son los tiempos de redención, son los tiempos que Dios está preparando a su Iglesia para ser llevada a los cielos antes de la Gran Tribulación.

Ya después de la gran tribulación, en el día postrero Jesús vendrá a hacer juicio final a las naciones y  TODOS los que están en los sepulcros oirán su voz, para los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida, mas lo que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Resurrección de vida y de condenación (Juan 5:28)

La esperanza de vida es esta: la vida eterna. Nos esforzamos cada día en buscar de Dios, en aferrarnos a Cristo, hacer su voluntad aquí en la tierra.

Usted y yo, moriremos. Muchos de nuestros seres queridos morirán irremediablemente por una u otra causa. Pero los que morimos en Cristo Jesús tenemos la promesa de que si hemos muerto, oiremos su voz, y en un abrir y cerrar de ojos, con voz de trompeta seremos resucitados de entre los muertos.

El que hizo lo malo también será resucitado pero para condenación eterna. Y el que hizo lo bueno para resurrección de vida.

Jesús dijo “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi, aunque este muerto vivirá”

Jesús dijo “Yo vivo, estuve muerto, pero vivo por los siglos de los siglos. Yo soy el alfa, el omega, el principio y el fin. El que estuve muerto, ahora vivo, por los siglos de los siglos”

Jesús nos promete algo que ya hizo: levanto a Lázaro de entre los muertos, el mismo resucito de entre los muertos. Su promesa es fiel y verdadera. 

Conclusión

Es así como el autor del evangelio de Juan después de narrar la vida de Jesús, de sus señale y prodigios en Judea, Samaria y Galilea. Ahora deja bien en claro quién es el camino, quien es la verdad y quien realmente da la vida al hombre.

Para que el hombre que este desviado conozca la verdad y pueda enderezar sus caminos. Si su corazón alaba, que alabe a Cristo, y así honra al Padre. Que sepa que Jesús tiene el poder sobre la vida y la muerte, que sin el nadie somos, somos planta estéril sin fruto.

Y si las dudas aun quedan dentro de los lectores judíos, le dice que el Padre mismo dio testimonio cuando fue bautizado y dice “Los cielos fueron abiertos, y una voz en el cielo que decía: este es mi hijo amado en el que tengo complacencia”.

Finalmente, como iglesia recordemos que la misma autoridad que tuvo el Señor, nosotros como iglesia obediente a su voluntad, también tenemos esa privilegio de ver el Reino de Dios manifestarse aquí en la tierra. Pero no para vanagloriarse sino para ser testigos de él en todas las partes del mundo y así expandir el evangelio de Jesús aquí en la tierra.

Juan 1:1-18

El Verbo hecho carne

La Palabra “Evangelio”

La palabra evangelio traducido literalmente en griego significa “euaggelion”, formado de el adverbio “eu” que significa “bien” y el verbo “aggello” que significa “yo anuncio”, donde comunico un mensaje, una noticia.

Pero la definición de evangelio vive su momento, un acontecimiento importante para la humanidad donde se sitúa en el plano de la interpretación al reconocer una buena noticia en tal acontecimiento que se me comunica. Esto implica un juicio de valor positivo, un reconocimiento.

Cuando las primeras comunidades cristianas utilizan el término “evangelio”; es para denominar ese acontecimiento único e inédito que se les comunica, del que quieren dar testimonio y un compromiso con el mensaje al decir “buena noticia”.

 El término “evangelio” en los textos profanos

Pero el término “evangelio” también fe utilizado en los textos profanos para anunciar al “portador” de una buena noticia. También se lo refirió  para el “sacrificio ofrecido con ocasión de una buena noticia”. Pero en el griego helenístico, equivale a la buena noticia en sí misma y especialmente para anunciar alguna victoria militar. Un ejemplo de esto es cuando el estratega griego Foción daba a conocer la llegada de su ejército por escrito o a viva voz, exclamando una y otra vez una buena noticia (euaggelion), refiriéndose a la llegada del ejército y sus victorias.

También se lo utilizó para dar a conocer algún acontecimiento importante en este pueblo. Un ejemplo de esto es el anuncio del nacimiento del dios (Augusto) que abre el inicio de buenas noticias traídas por él.

En la biblia griega la palabra evangelio aparece unas veinte veces como verbo y seis veces como sustantivo. En el segundo  y tercer Isaías se anuncia la próxima llegada del reino de Dios y se dan como signos a la paz, la liberación y la felicidad. Para ellos no ha más que una buena noticia, la llegada del reino de Dios.

 El término “evangelio” en el Nuevo Testamento

En el nuevo testamento observamos que la palabra evangelio tiene cambios de sentido en su significado. Encontramos 54 casos donde se lo utiliza como verbo y en 76 ocasiones se lo emplea como sustantivo. Y se los distribuye en tres grandes categorías: 

  1. Jesús anuncia el evangelio del reino de Dios
  • Jesús anuncia la buena noticia de que el reino de Dios, esperado para el futuro, llega con su predicación
  • Jesús tiene conciencia de que por su intermedio el reino de Dios está llegando.
  1.  Los discípulos anuncian el evangelio de Jesús
  • Los discípulos anuncian a Jesús resucitado. Equivale a proclamar que ha llegado el reino de Dios
  • Es un acontecimiento único, capital y fundamental el hecho que en Jesús, Dios e ha acercado a los hombres de un modo decisivo y definitivo
  • De una vez para siempre, Dios se ha comprometido con la humanidad y la ha llamado a entrar en comunión con él.
  • Entre Dios y cada uno de los hombres se ha establecido la paz de un modo definitivo; la comunión se hace posible
  1. Marcos escribe la buena nueva de Jesús
  • El evangelio referente a Jesús, hijo de Dios se lo proclamaba oralmente a cargo de testigos vivos, apóstoles, profetas, doctores, ancianos, presbítero quienes eran los garantes de su autenticidad.
  • Pero los testigos auténticos comenzaron a desaparecer, frente a las numerosas interpretaciones divergentes que se daban sobre el pensamiento de Jesús. Entonces se hacía necesario garantizar y asegurar las raíces del pasado de Jesús.
  • Es cuando Marcos fue exhortado por los oyentes de las prédicas de Pedro en Roma a que pusiera por escrito el evangelio para los que se lo habían pedido.
  • Marcos reúne los diversos elementos aportados por la tradición y los organizó en una historia de Jesús.
  • A partir de entonces se componen muchos “evangelios”, y el sentido cristiano haría una selección y solo nos quedamos con cuatro. Entre los autores además de Marcos están Pablo, Mateo, Lucas y Juan. Desde entonces el término “evangelios” es aplicado a cuatros de los testimonios dados por escrito que son los evangelios sinópticos y el de Juan.

 JESUS, ORIGEN DE LOS EVANGELIOS

Es preciso establecer a Jesús en el comienzo de la historia de los orígenes de los evangelios, pues que no hay duda de que él es su fuente primera. Sus milagros, sus parábolas, su predicación originaron un movimiento que sigue vivo en la actualidad.

Pero su muerte no fue el término de su destino ya que sus discípulos afirman que Jesús vive más allá de la muerte y que Dios lo ha resucitado.

La fe en la resurrección de Jesucristo es la buena noticia que da un sentido nuevo a la vida de los discípulos y que los invita a predicar y luego a escribir.

Jesús está en los orígenes de los evangelios; pero la historia del nacimiento de los textos sólo comienza verdaderamente con la fe de las comunidades en la resurrección de Jesucristo.

 LUGARES DEL EVANGELIO

La fe en Jesús ya resucitado se empezó a propagar primero en la comunidad de los discípulos en Jerusalén, en Judea, en Galilea, es decir, en comunidades de judíos convertidos al cristianismo.

La actividad litúrgica fue uno de esos lugares privilegiados donde era constante escuchar la enseñanza de los apóstoles y en la comunidad de vida, en el partir el pan y en las oraciones.

La celebración litúrgica, la oración comunitaria, daban la ocasión ideal para proclamar y comprender mejor el sentido del acontecimiento y del misterio de Cristo.

suscribete_boton

Getsemaní

Lucas 22:39-46

Introducción

  1. Monte de Los Olivos – Getsemaní (Lucas 22:39)

Se reconoce a Getsemaní como el jardín donde oro por última vez nuestro Señor Jesucristo, antes de ser arrestado. Getsemaní significa prensa de aceite, llamado también jardín o Monte de Los Olivos.

Aunque Jesús caminaba las calles, entraba a casas a ensenar, andaba por las orillas del mar, se subía las barcas, pareciendo que andaba errante, pero siempre tuvo a Getsemaní. Siempre tuvo un lugar para  encontrarse con el Padre Celestial, siempre tuvo un lugar para obtener dirección, renovar fuerzas, obtener sabiduría, guía y poder de lo alto.

Siendo el Jesús, nuestro Redentor y Salvador, busco su aposento, busco su lugar secreto, busco su Monte de Olivos, tuvo su Getsemaní. Así mismo usted debe tener un lugar donde encontrarse con Dios. Un lugar donde después de muchas actividades diarias, un lugar donde después de mucho trabajo y estudio pueda ir a refugiarse, pueda ir a encontrar revelación, pueda ir para encontrar paz, renovar fuerzas para vencer la tentación y el pecado.

La victoria de Jesús no fue en la cruz, la victoria de Jesús no fue en la flagelación, insultos y blasfemias, la victoria del Señor Jesús fue iniciada en el mismo Getsemaní!!!

Iglesia hoy vamos a empezar a conocer Getsemaní, hoy Getsemaní nos dará fuerzas, restaurara vidas, sanara enfermedades.

Quien lo cree? 

  1. Orad para no caer en tentación (Lucas 22:40)

Mateo 26:41 “Velad y orad, para que no entréis en tentación, el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”

La oración es la que nos da la victoria sobre la tentación, sobre el pecado. Es en Getsemaní que nos llenamos de su Espíritu Santo y podemos vencer a la tentación y así no caer en pecado.

Porque con nuestras y nuestra voluntad es difícil lograrlo, pero en Getsemaní nuevas fuerzas vendrán.

Pecamos, caemos en tentación, porque NO oramos. No le hacemos caso al mandato del Padre, al ejemplo de Jesucristo, pecamos porque no vamos a Getsemaní.

Por eso hay derrota, por eso hay entre nosotros debilitados, con temores, sin rumbo, cristianos pero sin haber irrumpido en el reino, sin haberse puesto aun las vestiduras blancas, sin hacer efectivo el espíritu de gloria dentro de cada uno de nosotros.

Isaías 60:1 “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

  1. Agonía (Lucas 22:44), Entristecerse y angustiarse (Mateo 26:37)

Jesucristo siendo hijo de Dios sabia todo lo que iba a padecer, conocía al hombre, sus sentimientos e intenciones, conocía todas las aflicciones que pasaría en la cruz del calvario.

Estaba cerca el momento de su arresto donde  los romanos le escupieron en el rostro y le dieron puñetazos y otros le abofeteaban (Mt 26:66). Sabía que iba a ser entregado por uno de sus discípulos, Judas al darle un beso (Mt 26:48), era el tiempo en que Pedro lo niegue tres veces antes que el gallo cante (Mt 26:75), Jesús sabía que su pueblo preferiría a Barrabas, un homicida y no a él, que a su vendría y no lo recibirían (Mt 27:17), entendía que debía ser azotado (Mt 27:26), que luego sería desnudado, corona de espinas en su cabeza, que le escarnecerían, que le escupirían, y que le golpearían la cabeza con una caña (Mt 27:28), y tenía claro el propósito de muerte en la cruz.

Jesús entendía al hombre y lo que hay en el corazón del hombre. Viene al caso el pasaje en cuanto Jesús llama a Felipe y a Natanael (Juan 1:43-51).  El conocía lo que le esperaba, sabia donde estaba Natanael sin estar en el mismo lugar, sabía que había en el corazón de él, que le dijo “He aquí un verdadero israelita en quien no hay engaño”. También vemos cuando muchos creyeron en el por las señales y prodigios, pero la Palabra dice que no se fiaba del hombre, nadie le daba testimonio del hombre ya que conocía al hombre (Juan 2:23).

Mi querido hermano en tu caminar en Cristo te encontraras un Judas, quien te salude, te bendiga, pero que te venderá por envidia, celos, contienda, o dinero. También veras como en los momentos difíciles te negaran la ayuda y la amistad, porque el hombre y se arrepiente, seguro veras como se hacen concilios o grupos para hablar mal de ti, no te maravilles que incluso tengas enfrentamientos, insultos, blasfemias en tu caminar en Cristo Jesús.

Jesús venció, no temas, tu también vencerás!

Apocalipsis 1:17 “No temas; yo soy el primero y el ultimo; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, Amen. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.”

 donativo_paypal

 

  1. Con los discípulos

Les dijo: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte, quedaos aquí y velad conmigo”

Sus discípulos fueron su primer apoyo, consuelo y compañía en medio de la prueba

Fueron quienes escucharon en primera mano lo que le sucedería, entendiendo sus angustias y la razón de porque el sufrimiento

Busque sus discípulos? Ensene, predique, comparta, sirva, comparta el pan de vida que el ya le dio, bendiga y sea instrumento de bendición y hágalos discípulos.

Reúnase con ellos, comparta una comida, comparta el pan, comparta testimonios de su vida en Cristo y gócense mutuamente.

 

  1. Se aparto para orar solo (Lucas 22:41)

Pero lo más importante es buscar tu aposento, el lugar donde esposa e hijos no irrumpan, donde el vecino no le toque la puerta, donde todo el mundo duerme.

Estaba en los días de su carne (Hebreos 5:7). Estuvo en ruegos y suplicas con gran clamor y lagrimas al Padre, al único que le podría librar de la muerte y fue oído a causa de su temor reverente.

 

  1. Haga su voluntad (Lucas 22:42)

Pedimos mal, pidamos bien, pidamos entender la misión, la voluntad del Padre para nuestras vidas. Hay un propósito del Padre para cada uno de nosotros.

 

  1. Ángel del cielo (Lucas 22:43)

La ayuda vendrá, pero vendrá en medio de la oración, no vendrá si usted no ora al Padre. La ayuda celestial, sobrenatural vendrá cuando su rostro este en tierra, su frente al piso.

Salmo 91

 

  1. Conclusión

“Y se le acerco un ángel del cielo para fortalecerle”

Wow!. Jesús, Jesús, tanto de aprender de tus Palabra escrita. En el momento mismo de la agonía, de la prueba más dura que debía pasar nuestro Redentor, nuestro Salvador, la prueba misma de ser blasfemado, escupido, azotado, crucificado y derramar cada gota de sangre en la cruz.

Como entendía lo que le iba a pasar oro al Padre pidiéndole que le ayude a pasar ese trago amargo, pero que siempre se cumpla su voluntad para con El. Su plan divino en marcha!.

Pero como había dejado su Reinado celestial para hacerse carne, estaba en cuerpo imperfecto, lleno de dolor, angustia y miedo. Cuando entra en escena un ANGEL de cielo.

Es la oración misma en Getsemaní que vence a la muerte en la cruz!. La cruz fue muerte física, pero la victoria fue concebida en Getsemaní! donativo_paypal

 

DESPUES DE UNA AFLICCION ENFRENTADA CON LA ORACION….VENDRA UNA EXALTACION, UNA VICTORIA

DIMENSIÓN LITERARIA: Diálogos, controversias y relato de la pasión de Cristo

Las características de los diálogos y las controversias en el evangelio de Juan. 

En el evangelio de Juan nos presenta diálogos junto a narraciones de signos en muchos casos y en otros no, pero es una herramienta literaria para presentarlo. Ejemplos son el dialogo de Jesús con  Nicodemo (Juan 3:20), la samaritana (Juan 4:1-30), la gente de Cafarnaúm (Juan 6:25-29), los judíos (Juan 7:8), el ciego de nacimiento (9:1-41), las hermanas de Lázaro (Juan 11:17-44), los discípulos (Juan 13:1-16).

El Dialogo como género literario

  • Es un medio de enseñanza, presentación y profundización para presentar una doctrina
  • Constan de cuatro puntos: cuadro narrativo, pregunta u objeción o critica contra Jesús o los discípulos, breve debate de dos o tres preguntas y respuestas, finalmente los efectos del dialogo en los presentes.
CARACTERISTICAS CONTROVERSIA DIALOGOS
Tiempo Sucedieron en fiestas judías: Pascua, Tabernáculos, Dedicación No se sabe cuando tuvieron lugar, ni tiempos.
Interlocutores Judíos de Jerusalén – Fariseos que están alrededor del templo Muy bien identificados: Nicodemo, la mujer de Samaria, hermanas de Lázaro.
Lugar Sucedieron en Jerusalén – Templo Fuera de Jerusalén, Sicar, Sinagoga de Cafarnaum, Betania.
Temas de discusión Temas doctrinales importantes para el judaísmo. Temas cristianos como el bautismo, el culto, la eucaristía, y la resurrección.
Forma de progresar Técnica literaria “el malentendido”. Jesús explica algo y los interlocutores la entienden mal y le contradicen. La técnica es también el malentendido pero menos grosero.
Culmen de las discusiones Todo termina con una relación con Jesús. Todos los temas judíos convergen en Jesús y es Jesús quien les da sentido y los ilumina. Todo apunta a la figura de Jesús. Los temas se van profundizando poco a poco a lo largo del dialogo, mediante el malentendido.
Tono fundamental El tono es de la oposición. Los judíos le piden explicaciones en todo momento. Es una oposición sistemática de un grupo conocer toda la verdad y que pueden tomar medidas en contra de Jesús. Es mucho mas amistoso y abierto que el de las controversias.

  

Claves de lecturas que debemos tener en cuenta para interpretar el evangelio de Juan

Los diálogos y las controversias nos dan, en conjunto, una clave de lectura de esta obra que deberá ser leída teniendo presente el doblo nivel. Por un la do la vida de Jesús como punto de partida, como referente, pero entendida a la luz de las dificultades y preguntas de la comunidad. Y encontramos preguntas relacionadas a profundizar la fe y las discusiones doctrinales con el judaísmo de los fariseos.

 Rasgos más característicos que Juan le da a la pasión de Cristo

Los gestos de Jesús fueron caracterizados en los diálogos y controversias por las obras que hizo, refiriéndose al encargo recibido por el Padre, la razón misma de venir al mundo.

  • Las obras que hace Jesús son del Padre (Juan 10:37)
  • Y es el Padre que las realiza mediante el hijo (Juan 14:10)
  • El Padre muestra las obras al hijo (Juan 5:19-20)
  • Las da al hijo y el hijo las hace (Juan 5:36)
  • Son de testimonio (Juan 5:36)
  • Las obras conducen al hombre a la fe (Juan 6:28-29)
  • Esta fe los lleva al conocimiento el Padre (Juan 6:29)

El ambiente histórico en que surgen los diálogos y controversias en el evangelio de Juan.

Los diálogos y controversias surgieron del ambiente vital de la comunidad, en donde el Judaísmo oficial cuestionaba la doctrina y la praxis de los seguidores de Jesús, ya que esta comunidad de seguidores reconocían la autoridad del Maestro y Señor.

En el momento de la elaboración del evangelio habían practicas judías contra los cristianos en el siglo I. Se relata expulsiones de los cristianos en las sinagogas, y se vieron impedidos de asistir a las reuniones culticas de los judíos.

 El evangelio de Juan revela la problemática de su tiempo

Revela las dificultades doctrinales que comporta la fe respecto del judaísmo oficial (la sinagoga). El evangelio dejaría bien claro que la fe no depender del éxito de una discusión drástica con el judaísmo, pero conviene dar respuestas a las argumentaciones del judaísmo en su propio terreno. El evangelio es un reflejo de este aspecto que se vivía en la comunidad, de ahí su importancia doctrinal de la obra de Juan.

 Sentido teológico de las obras de Jesús en el evangelio de Juan

La narración de Juan es mas cristológica, es más intensa que en los sinópticos. La forma en que los gestos de Jesús son caracterizados en los diálogos y controversias fueron descritos como “obras” y no “signos” que Jesús hace. Jesús las habla y narra, y no los interlocutores al decir “las obras que yo hago”, nos introduce a la visión teológica del evangelio refiriéndose al mandato dado por el Padre, quien le envió al mundo.

Los pasajes del evangelio en los que se hace referencia a la muerte de Jesús

Juan 7:39 “..pues no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aun glorificado

Juan 14:16 “Y yo rogare al Padre, y os dará otro Consolador, para que este con vosotros para siempre”

Juan 14:26 “..el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, el os ensenara todas las cosas..”

Juan 15:26 “..Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviare del Padre,…”

Juan 16:7 “..Os conviene que yo me vaya, porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros…”

La muerte de Jesús lo lleva al Padre y con su paso libera a los hombres del poder del diablo. La muerte de Jesús es una victoria sobre el príncipe de este mundo. 

El sentido que Juan le da a la pasión de Jesucristo

La figura de Jesús que aparece en la pasión es tan majestuosa. Jesús sabía lo que había de suceder ya que es él quien va al encuentro con los que lo prenderían, lleva la cruz él solo, antes de morir dice “todo se ha cumplido”, muere entregando su Espíritu.

Es Jesús quien da su vida, nadie se la quita, como signo de obediencia al Padre que lo envió. No resalta el sufrimiento ni la humillación, tampoco hay violencia física en el prendimiento, no hay insultos ni burlas de los centuriones. La pasión narrada por Juan se convierte en una marcha triunfal de Jesús hacia la cruz, es una victoria de Jesús que lo lleva al trono, a la diestra del Padre celestial.

Jesús con su muerte, regresa al Padre, vuelve a aquel que le había enviado. Esa es la gloria de Jesús dada por el Padre.

Te hemos compartido anotaciones del evangelio de San Juan, te invitamos a profundizar mas el tema teologico comprando el libro. 

escritos_joanicos

Conflictos en la epoca del Apostol Juan

El evangelio de Juan tuvo un momento histórico conflictivo para la iglesia primitiva, la segunda generación de los discípulos, recordemos que fue escrito en el siglo I. Juan era el último testigo ocular que quedaba de la primera generación, la iglesia ya se había expandido a Sirio, Éfeso, Roma y Antioquia. A continuación los conflictos más relevantes:

Tuvo que enfrentar el conflicto entre los discípulos de Jesús y los de Juan el Bautista. Por eso Juan habla de Juan el bautista como el hombre enviado por Dios, que no era él la Luz, sino para que diese testimonio de la Luz, a fin de que todos creyesen por él. Dijo también que Juan el Bautista dio testimonio de que Jesús era el “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Otro conflicto fue el rechazo del pueblo Judío a los primeros cristianos, especialmente a la persona de Cristo. Y es como se narra durante el libro las diferencias, acusaciones y críticas por parte de los Judíos a Jesús. Por eso Juan narra diciendo “a los suyos vino y los suyos no le recibieron”.

La herejías gnósticas quienes desacreditaban la parte material y veían que el cuerpo era malo y lo único bueno era el alma. Rechazaban al Cristo hombre, creían que Dios jamás pudo encarnarse y peor morir en la cruz, o sea atacaron la humanidad de Jesús, es decir, no creyeron en el. Por eso Juan refuta en su prologo la doctrina gnóstica de algunos cristianos.

No todo era amor en la Iglesia primitiva, contrariamente habían conflictos entre hermanos, a finales del siglo I. Por eso Juan en su Evangelio y en sus cartas habla y exhorta sobre el amor y a vivir en amor como Cristo lo vivió.

Finalmente, Juan vivió la persecución no solo de los judíos a todos los cristianos, la persecución del Imperio Romano.

Juan 1:12

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Juan 3:16

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

De tal manera amó Dios al mundo

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Ads

Estadísticas del blog

  • 24,184 visitas
A %d blogueros les gusta esto: