//
Archivos

jehova

Esta etiqueta está asociada a 4 entradas

Salmo 91

Morar bajo el abrigo y la sombra del Altísimo y Omnipotente: Salmo 91:1

Esta promesa es para todos, no solo para el pueblo judío, es para todo aquel que habita bajo al abrigo del Altísimo. La palabra habitar significa morar en un lugar, vivir permanentemente en un lugar que recibe la sombra del Omnipotente.

Es aquel que decide vivir bajo el abrigo y bajo la sombra de un Dios altísimo y omnipotente.  La palabra altísimo, Elyon, nos habla de un Dios todopoderoso, inconquistable, grande. El Shaday es el Dios todo suficiente, eterno, capaz de hacer todo lo que su pueblo necesita.

Debemos pensar bajo que construcción estamos viviendo?. Vivimos afanosamente en vivir en una construcción bien cimentada, con los mejores acabados, con los mejores pisos de cerámica, con las a climatizaciones necesarias para poder soportar el calor, con las mejores instalaciones de energía eléctrica, con los mejores sistemas de puertas automáticas. Buscamos habitar, morar en una casa que nos brinde protección a nosotros  y a nuestras familias.

La gran realidad es que esa casa nos podrá proteger contras las inclemencias de la lluvia, de protegernos contra el calor y humedad de nuestra ciudad, nos podrán proteger de los agentes externos como la delincuencia, malas amistades, malas personas. Si esta casa donde usted habita seguro cumple estas condiciones y seguro lo protege.

Pero debemos recordar que la Palabra nos ensena que los tres enemigos del hombre son Satanás, el mundo y nuestro cuerpo carnal. El diablo anda como león rugiente viendo a quien devorar, la Palabra nos dice que  nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad de las regiones celestes.

Debemos estar atentos a los deleites del mundo que entra suavemente, incontrolablemente a las mentes y a los corazones de nuestros hijos, de nosotros mismos, de nuestras familias. Y debemos entender que nuestra carne es débil, nuestra cuerpo pecaminoso nace con deseos sexuales, nacemos con sentimientos de odio, de rencor, de venganza, de celos, de ira contienda, de envidia, de pleitos. Así como también el mundo nos tienta con la mentira de las riquezas, del dinero, el dinero fácil.

Mis hermanos queridos estoy seguro que esa casa de mármol y de piso fino, y de ambiente confortable NO lo podrá proteger contra aquello que usted y yo no podemos pelear, luchar y ganar con nuestras fuerzas, no podemos ganar con nuestra inteligencia, no la podemos ganar porque el Dios omnipotente, el Altísimo nos está abrigando y no nos está brindando su sombra.

 

Diremos esperanza  y castillo mío, en quien confiare: Salmo 9:2

Nadie pueble hablar de lo que no ve, nadie puede decir algo si no lo siente. Porque sientes su abrigo, su calor, es que cierras los ojos y duermes confiado. El que siente su sombra, siente su frescura y su brisa  bajo el intenso día soleado. Por eso decimos que Dios es nuestra esperanza, nuestro castillo, en quien nosotros confiamos.

Recordemos que su Palabra dice en Hebreos 11:5 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerque a Dios crea que le ahí y que es galardonador de los que le buscan”

Noé creyó y preparo el arca en la cual su casa se salvo y por la fe el mundo fue condenado y fue hecho heredero de la justicia.

Abraham por la fe habito como extranjero en tierra prometida creyendo en la promesa de Dios.

Moisés por la fe dejo Egipto y paso el Mar Rojo en tierra seca, y los impíos Egipcios fueron ahogados.

Por la fe David enfrenta a Goliat y da muerte al filisteo.

Por la fe murieron los hombres de Dios, caminando en fe debemos morir nosotros, creyendo, confesando, confiando ya que somos peregrinos sobre la tierra. Jesús dijo vivimos en este mundo pero ya no somos de este mundo.

Con la fe buscamos una patria, pero es una mejor patria, ya que es celestial porque Dios nos ha preparado una ciudad para los que confiamos, para los que habitamos, para los que tenemos la esperanza en Cristo Jesús.

Te librara, te cubrirá con sus alas, no tendrás temor: Salmo 91:3-7

La primera promesa es que Dios te librara del lazo del cazador. Dios te librara de lazo del diablo que busca agarrarte por la cabeza, al ponerte el lazo te ira controlando, te ira manipulando a su antojo. Pero el diablo no puede tocar a un hijo de Dios!

Sentirás seguridad, abrigo bajo sus plumas que no te cubrirán parcialmente, sino totalmente. Debajo de sus alas sentirás seguridad, paz. Por eso Jesús dijo mi paz os dejo, mi paz os doy, yo no la doy como el mundo la da, así que no se turbe vuestro corazón, ni tengáis miedo.

Y esta confianza es un escudo protector y espada para que el enemigo salga huyendo de ti.

Su verdad, su Palabra, sus mandamientos aplicados en nuestras vidas serán un escudo y espada de defensa contra cualquier ataque del maligno, sobre la tentación. Eso significa que Dios te cubrirá, es tu castillo, pero te da la autoridad para degollar al diablo, te da la autoridad para vencerlo, te da la autoridad para atar y desatar aquí en la tierra toda obra del enemigo.

Marcos 16:17-18  “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echaran fuera demonios, hablaran nuevas lenguas, tomaran en la manos serpientes y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño, sobre los enfermos pondrán sus manos y sanaran”.

Cuando llegue la paz, la esperanza, su autoridad vas encontrarte en oscuridad, tendrás día oscuro pero Dios será siempre ese lucero que te alumbre en aquel momento de terror nocturno. Tampoco temerás a la saeta, mortandad, pestilencia, a cualquier ataque de Satanás para turbarte, atemorizarte, para tentarte. Estos dardos, estas saetas mis hermanos son constantes, diarios. Su promesa es que caerán a tu lado y no te tocaran, caerán a tu lado mil  y a tu diestra diez mil mas a ti no te llegaran.

Ciertamente con tus ojos veras la derrota, el castigo de tus enemigos, no te preocupes de tus perseguidores, no te preocupes de los angustiadores, no te preocupes de aquellos escarnecedores. Su Palabra dice en Deuteronomio 28:7 “Jehová derrotara a tus enemigos que se levanten contra ti; por un camino se levantaran contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti”.

Esta es la promesa al que habita bajo el abrigo del Altísimo, mora bajo la sombra de un Dios omnipotente. Es para todo aquel quien ha puesto al Altísimo como habitación. No te vendrá mal, ni plaga tocara tu morada.

A sus ángeles mandara acerca de ti para que te guarden en TODOS tus caminos, en tus manos te llevaran, para que tu pies no tropiece en piedra. Los ángeles, seres celestiales, consiervos de usted y yo son los ministradores del poder de Dios en la tierra.

Juan 1:50-51 “Respondió Jesús y le dijo: Porque te dije: Te vi debajo de la higuera crees? Cosas mayores que estas veras. Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre”

Apocalipsis 19:14 “Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos”

Preguntémonos que están haciendo estos ejércitos celestiales?. Mi hermano estos ejércitos de ángeles, que su número es de millones de millones, no están descansando, no están durmiendo, ese ejercito de ángeles están junto aquel que cree, están junto aquellos que se levantan a predicar, están junto aquel que está en medio de una necesidad, de angustia, de miedos y temores, están junto aquel que en medio de una multitud pone la mano en un enfermo y dice “levántate y camina”. Los ángeles están sirviendo junto a usted y junto a mí en estos momentos. Es una promesa para todo aquel que habita bajo la sombra del Dios omnipotente.

Jesús también nos dio la autoridad de ver a Satanás caer del cielo, de hollar al león y al cachorro, de hollar serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo y nada os dañara!. Lucas 10:19

El salmo 91 habla de que los ángeles nos llevaran con sus manos para que no tropecemos con piedras. Debemos recordar la parábola del sembrador que nos dejo el Señor Jesús. La parábola habla de que un sembrador salió a sembrar, parte de la semilla cayó junto al camino, otra en pedregales y otra en espinos. Los pedregales y los espinos son los principales obstáculos que el hijo de Dios tiene que enfrentar. Jesús enseno que los pedregales eran las persecuciones, las acusaciones, las amenazas de nuestros seres queridos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo que buscaran desanimarnos de seguir a Cristo. Y por otro lado tenemos los espinos que son los afanes del mundo, las riquezas, el éxito, el trabajo intensivo. De todo esto los ángeles nos ayudaran para que no tropecemos ni con las piedras ni con espinos.

 

Por cuanto en mi ha puesto su amor, yo también lo librare!. Pregúntate donde está tu tesoro?. Pregúntate en que tipo de trabajo esta puesto tu corazón?. Pregúntate si has perdido ese primer amor?. Toda su promesa de cobertura, de protección, de libertad, de sanidad, es para todo aquel que ama a Dios con todo su mente, con todo su corazón y con todas sus fuerzas.

No debemos confundir en los frutos, en el trabajo ministerial con el tiempo de intimidad con Dios, con el tiempo devocional diario que debes tener con el Dios omnipresente, omnipotente. No se puede dar fruto bueno, sino las raíces del árbol no se alimentan diariamente de la fuente de agua de vida. Porque ese fruto es insípido, amargo, acido, sin color, sin sabor.

Debemos intimar con Dios, orar, estudiar su Palabra para ser llenos de su Santo Espíritu, alcanzar su cobertura y protección. Pero lo más importante debemos cumplir, hacer, poner por obra los mandamientos. No debemos amar al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Su Palabra dice porque si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en el.

Cuando hayas puesto tu amor en El, te promete librarte, ponerte en lo más alto porque has conocido su nombre. Ahora en Cristo nos damos cuenta de que pozo profundo de oscuridad, de angustias y miedos Dios nos saco por la decisión primera, por el momento justo de haberlo recibido y de habernos arrepentido para empezar a caminar en su Reino de verdad y justicia. Pero si en este caminar, mantenemos nuestro amor firme a Él, el promete una aventura hermosa, y te llevara de su mano a caminar en tu propósito de vida y luego vemos hasta donde hemos llegado por su fidelidad, ya que el hijo de Dios debe ser Luz, debe ser sal del mundo.

 

Finalmente Dios vuelve a  recalcar la importancia de INVOCARLO, de clamarlo, de pedir, de buscar, de llamar para poder encontrar su atención su auxilio, su respuesta.  Aunque pasemos por tempestades, aunque ríos golpeen nuestras casa, aunque vientos fuertes golpeen a nuestra vida debemos confiar saber que Dios estará con nosotros y sentiremos su paz a pesar de cualquier adversidad  y que Dios nos librar y nos glorificara.

Termina la promesa del Salmo 91 diciendo que nos saciara de larga vida y nos mostrara su salvación. Gracias al Espíritu Santo morando en nosotros, guiándonos, redargúyenos vamos conociendo su verdad eterna, que es su salvación. La promesa dada por Jesús es cree en mi y serás salvo tú y tu casa!. Y esa salvación, esa patria no está aquí, es en la eternidad, es en aquel lugar de vida eterna donde podremos ver al Padre, al Hijo y entender los misterios aun ocultos para el hombre.

Conclusión

El salmo 91 es una hermosa promesa de protección, de cuidado, de refugio, de nuevas fuerzas, de encontrar libertad ante los peligros del mundo, enfermedades, muerte, desgracias, acusaciones y persecuciones, angustias y temores.

Pero esta promesa es para aquel que habita bajo el abrigo del Altísimo, es para aquel quien confía en Dios, ha puesto su amor en Dios y lo ama con todas sus fuerzas. Y aquel que mora bajo el abrigo del Altísimo, sentirá su sombra, sentirá su paz, sentirá su calor y soportara todo mal.

La promesa final al terminar el camino será una vida de glorificación, de vida eterna y de conocimiento de la verdad en la vida eterna.

Ministración

Hageo 1:7

Así ha dicho Jehová de los ejércitos!

Meditad en donde está tu casa la que es tu refugio

Ahí tu, iglesia: Ahí buscáis mucho y halláis poco

Y te encerráis en la casa!.

Pero yo la disipare, yo la destruiré en el día postrero; de un soplo

Por cuanto mi casa está desierta, y ustedes corren a su propia casa!

Pero Dios te dice búscame en tu aposento, en aquel lugar separado para mí.

Y empezaras a construir tu casa sobre una roca firme, segura y encontraras paz, vida eterna y gloria porque moraras plenamente bajo el abrigo del Altísimo, bajo la sombra de un Dios omnipotente.

AMEN

La inspiración de los mensajes proféticos

Revelación e inspiración.  Revelar es poner a la vista de los hombres verdades que no podrían alcanzar por sus propias investigaciones ni por el uso de su raciocinio. Inspirar significa que el “aliento de Dios” vivifica la Palabra.

El soplo divino no anula la personalidad, ni prescinde de la preparación, pero muchas veces el Espíritu Santo controla la situación con el fin de que el mensaje sea realmente “Palabra de Dios”.

Extasis, visiones y sueños. En un estado de éxtasis el profeta recibía visiones o transmitía mensajes. Pedro en Hechos 10:10-17, vio la visión que le preparó para predicar el Evangelio a los gentiles en un estado de éxtasis. Saúl y Ezequiel pasaron por estados extáticos cuando recibieron visiones. Daniel en cambio recibió las revelaciones por medio de sueños.

A nuestro tiempo tenemos ya todo revelado, tenemos la palabra escrita que detalla el plan de redención de Dios. Pero en su soberanía Dios habla como quiere y en el Antiguo Testamento daba su soberanía a siervos obedientes y nosotros tenemos el privilegio de tenerlas en nuestras manos.

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Predicación y predicción

Las profecías del Antiguo Testamento siempre unieron la predicación y predicción dirigidas a los hombres y mujeres. La predicación era dada por los profetas como portavoces de Dios para los hombres de su generación. Funcionaba como la conciencia del pueblo, señalando el bien y el mal desde el punto de vista de Dios, exhortando al arrepentimiento y al retorno al pacto.

En cuanto a la predicción esta traía consigo elementos sobrenaturales. Tenemos palabra de los profetas para guiar, exhortar y también para declarar juicios sobre la maldad, rebeldía que ocurriría pronto de acuerdo al plan de Dios.

Muchas de las predicciones se han cumplido, pero hay otras que esperan su manifestación en la tierra y su gloria manifiesta para los futuros tiempos. Hay la profecía de los últimos tiempos donde el profeta describe gráficamente los juicios del Día de Jehová.

inspiracion divina

Compra el libro: Introducción a los libros proféticos e Isaías

Las Consecuencias del Pecado

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Gál 5:1 

OBJETIVO: Que los hermanos conozcan el significado en la biblia del  pecado y sus consecuencias para sus vidas. 

INTRODUCCIÓN: Existe una especie de águilas tan atrevidas que atacan a las focas. Clavan repentinamente sus garras en la carne de la foca, y con la fuerza de sus alas las arrastran hasta la orilla procurando llevárselas a su nido. Pero algunas veces la foca es demasiado fuerte para el águila y no pudiendo soltarla cuando está un poco elevada, a causa de la curvatura de sus garras, la foca es quien arrastra al águila que se ve obligada a ceder y entrar en las aguas ahogándose.

Con tanta frecuencia los hombres, como las águilas de nuestra ilustración, se aferran a placeres pecaminosos esperando dominarlos, ¡pero son vencidos por ellos! Los deseos de sus corazones se quedan tan atados a las garras del placer y del pecado; que no pueden soltarlos y son arrastrados a la perdición.

En esta semana veremos cuáles son las consecuencias de dejarnos vencer por el peso del pecado. 

DESARROLLO

1) El pecado entristece a Dios:Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.” (Gn 6:5-6) 

2) El pecado produce culpabilidad:Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos;  Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio.” (Sal 51:3-4) 

3) El pecado trae separación de Dios:He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.” (Is 59:1-2) 

4) El pecado trae juicio y castigo eterno:E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.” (Mt 25:46)

5) El pecado  esclaviza:Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.”  (Jn 8:34) 

6) El pecado causa muerte y ceguera espiritual:Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (2 Co 4:3-4) 

7) El pecado produce falta de esperanza:En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” (Ef 2:12) 

8) El pecado corrompe y condena:Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.” (Tit 1:15)

APLICACIÓN: Pecar es hacer algo que desagrada a Dios. Toda persona nacida en el mundo es un pecador, su naturaleza es egoísta porque se centra en agradarse a sí mismo y satisfacer sus propios deseos.

El pecado no solo desagrada a Dios sino también lo separa de Él y de su propósito original, ya que fue creado para honrar y glorificar a Dios. Los que están sin Cristo no le conocen y no pueden disfrutar de la comunión con Dios. Esta es la triste consecuencia del pecado en el ser humano.

Iglesia Galilea

La Gloria de Dios en nuestras vidas

Proverbios 18:22 “El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová”

Por ahora su iglesia, nosotros, somos la novia de Dios. Pero en la eternidad siempre seremos la nuera de Dios, la esposa de Jesús. Y también nos refleja un aspecto de cómo llegamos a ser coherederos con Jesús. Nosotros nos enamoramos, somos parte de la familia de Dios y como “nueras”, llegamos a ser coherederos con el Hijo.

En el Nuevo Testamento tenemos la figura de la “novia” que describe nuestra relación con Cristo.

Juan 3:29 “El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido”.

Cultura Judía del matrimonio:

En esa época la tradición era que el compromiso matrimonial era el evento más importante. Tan importante que ya comprometidos, no podías retractarte. No podías retornar el anillo de compromiso y obtener el dinero de regreso, porque una vez comprometido, estabas comprometido. Luego, el novio regresa a la casa de su padre a preparar lugar para ellos vivir. Después del evento, el novio deja a su “mejor amigo”, el “mejor hombre”, quien con la novia, para asegurar que ella se mantendría pura y le ayudaría a ella a estar lista para el matrimonio. Por esto era llamado “mejor amigo”. Era quien el novio podría confiar su prometida para el momento del matrimonio entregarla al novio.

En el versículo anterior el “amigo del esposo”, se gozo de la voz del esposo, y supo que era tiempo de entregar a la novia a él.

Este cuadro es hermoso y nos ayuda entender el lenguaje del evangelio cuando Jesús dijo.

Juan 14:2-3 “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”

En su muerte y resurrección, Cristo hizo un pacto con la “novia”, su iglesia, el desposarnos con Él para la eternidad y dejó al Espíritu Santo con nosotros para que nos guarde puros y mantenernos listos para su venida. El Espíritu Santo está esperando junto a nosotros con mucha anticipación por la voz del esposo y su venida.

Apocalipsis 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”

Apocalipsis 22:20 “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús”

2 Corintios 11:2 “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”

La historia culmina con la gran boda, y nosotros celebraremos el acontecimiento cuando esta ocurra, con el gran gozo que nos espera. Este será el inicio del matrimonio eterno junto a Jesús. Por eso el matrimonio es el pináculo para la relación eterna. El matrimonio, la boda, nos llevará a la gloria, al amor eterno prometido por nuestro Señor Jesucristo.

Apocalipsis 19:7-9

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio  resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.  Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

 

Jesús ama a la iglesia y así debemos amar a nuestras esposas. El matrimonio refleja el amor y sumisión en nuestras vidas y este amor reflejado en nosotros, en su iglesia, así debe ser hacia nuestras familias y a los que nos rodean. Nosotros solo podemos dar algo que hemos recibido. No podemos esperar amarnos entre nosotros como Cristo, sino hasta que veamos su amor en nosotros.

Efesios 5:25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”

Efesios 3:14-19

Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quién toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cual sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”

Es el amor de Cristo en nuestras vidas que nos permite transmitir ese amor a nuestras esposas, hijos, familiares. Es así como podemos mantener una relación familiar por mucho tiempo y vencer el predominio del divorcio, deslealtad, desamor en nuestras familias.

Relaciones con los demás

En toda relación nuestra se debe reflejar nuestra comunión con la Trinidad, Pare, Hijo y Espíritu Santo. Cada relación es diferente y cada hermano refleja ese amor superior en nuestras vidas y así es como aprendemos cosas que no sabemos. La diversidad de aspectos relacionales de Dios son reflejados en la variedad aquí en la tierra.

En este mundo de relaciones debemos entender que en cualquier momento podemos ser padres o madres, hijos o hijas, hermano o hermana, prima o primo, tío o tía, etc. Diferentes formas de relacionarnos se entrecruzan  en nuestras vidas. Cada una refleja y lleva consigo la revelación del amor en Cristo en nuestras vidas. Nosotros no somos de una relación única con alguien, podemos ser padres hoy, mañana esposos, amigo en la tarde o pastor el domingo, un motivador el jueves o hermano el viernes. Tenemos diferentes roles e identidades, nuestra tarea gloriosa es vivir en una multiplicidad de relaciones y roles. Y cuando lo hacemos, revelamos nuestra relación con Dios, Padre y Espíritu Santo. Este es el designio de Dios, amor al prójimo, y nos gocemos intensamente en todo y mientras más lo practicamos, mas experimentamos a Dios y expresamos su gloria en nuestras vidas.

1 Juan 4:7-15

7 “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios y conoce a Dios.

8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivíamos por él.

10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si no amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

13 En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.

15 Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.

16 Y nosotros hemos conocido y creído en el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

Ads

Estadísticas del blog

  • 23,234 visitas
A %d blogueros les gusta esto: