//
Archivos

dios

Esta etiqueta está asociada a 85 entradas

Parábola del Sembrador Mateo 13:1-23

  1. El sembrador salió a sembrar (Mt 13:3)

Nuestro Señor Jesucristo utiliza la figura del agricultor, un hombre que tiene un campo y que sale en su labor de siembra y lanza las semillas a dicho campo. Para ese momento el Señor estaba recorriendo casas, calles, sinagogas, el templo, cuevas, la orilla del mar, y en ese instante se encontraba dentro de una pequeña embarcación a orillas del mar.

Jesús es el sembrador, el agricultor y la multitud que lo seguía que lo rodeaba era el campo, pero en un mismo campo hay buena tierra, hay tierra con piedras, y tierra donde la maleza, los espinos crecen fácilmente.

La semilla es lo que Jesús día a día enseñaba, predicaba, la Palabra del reino de Dios y los corazones de ellos era la tierra, pero cada uno estaba ahí con diferentes pensamientos, con diferentes actitudes, se acercaban a Jesús con diferentes actitudes dentro de sus corazones.

Hoy en día no está Jesús físicamente, no está Jesús en Israel para ir a verlo y escuchar el evangelio del Reino. Es necesario que haya un sembrador, una voz en el desierto, uno que clame el evangelio, uno que se siente a enseñar alguien que se pare a predicar, es necesario que la semilla sea lanzada por alguien, es necesario que la palabra de Dios sea lanzada a los corazones de los hombres.

Un 1ro de Septiembre del 2011. Una mujer dejo su casa, dejo su familia tipo 8 pm, salió de su comodidad de su hogar, tomar un recorrido de aproximadamente 45 minutos para venir del Guasmo a San Felipe.

Muchos lo hacen?. Definitivamente no!. Si ella no hubiera hecho ese esfuerzo, si no hubiera hecho ese acto de amor al prójimo, si no hubiera dejado su amor por las demás cosas sino por lo que necesitan de amor de Dios. Yo no hubiera escuchado TU Palabra Señor.

No estuviera invocando tu hermoso nombre, peor si no escuchaba, NO hubiera creído. Y ahora veo que esa expresión de amor fue la que cambio mi vida y dio frutos en mí.
Es que es necesario que alguien salga y predique, es necesario que salgamos de la comodidad y levantes la mirada a tu vecino, a tu amigo, a tu colega y le compartas una historia?, una noticia?, compartas un café?, compartas el último gol de tu equipo?, que compartas unos tragos?, que compartas el último decreto del presidente?.

NO, debes ir y compartir la Palabra de Dios en donde encontraran la paz, encontraran las buenas nuevas de salvación. Dios bendiga todo valiente, a todo esforzado, a todo aquel que deja la comodidad de su hogar para salir a las calles a evangelizar, a predicar, a enseñar la Palabra de Dios, porque sus pies son hermosos dice el Señor. (Romanos 10:14).

  1. Parte de la semilla cayó junto al camino (Mt 13:4)

En el lanzamiento de la semilla, algunas caen “junto al camino” es decir no caen en el campo con tierra sino que caen más cerca del camino, donde hay tránsito de personas, animales. Y esta semilla cae muy cerca de este lugar sin tierra y con muchos peligros de ser pisoteada y de ser aplastada.

Cuando una semilla cae en este tipo de terreno definitivamente no va a tener brote, peor aún hacer raíces ni crecer hojas. Esa semilla morirá pronto y se desperdiciara.

Nuestro Señor la explica en Mateo 13:19 y dice “cuando uno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo y arrebata lo que fue sembrado en su corazón”.

La Palabra de Dios es sembrada en nuestros corazones, pero al no entenderla, al no creer en ella, viene el diablo, viene el príncipe de este mundo y no es que trata, no es que intenta, sino que va y arrebata, quita la palabra de Dios que le ha sido compartida, la palabra que se le ha sido predicada.

Satanás aprovecha los corazones duros, los corazones de piedra, los corazones que no quieren oír para quitarles de inmediato la Palabra de Dios, pronto esa persona no se acordara de lo que le fue compartieron y no dará frutos.

Debemos entender que Satanás es tu primer enemigo, el siempre estará buscando arrebatarte, quitarte la Palabra de Dios que cada domingo es lanzada a tu corazón, debes comprender que él está atento a toda incredulidad, a todo corazón duro para arrancarla con el único objetivo que no crezca en tu corazón, que no se desarrolle en tu vida, porque no quiere que sigas siendo fructífero.

Esta lucha es a diario, el no descansa para arrebatar las bendiciones, las promesas que Dios promete a sus hijos. Por eso es importante sentarse a los pies del Maestro a escuchar con un corazón rendido, un corazón entregado y escuchar creyendo, confiando en lo que Dios nos tiene preparado en su Palabra.

  1. Otra parte cayó en pedregales (Mt 13:5)

La característica de la semilla que cae en pedregales es que no hay mucha tierra, brota pronto, porque no había profundidad de tierra, pero salió el sol, se quemo y porque no tenía raíz, se seco.

Jesús explica esta porción de la parábola en Mateo 13:20 y dice: “Este es el que oye la palabra y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza”.

Una aflicción es un sufrimiento físico, una pena, una tristeza, amargura, desazón, desconsuelo, desesperación, tormento, desilusión, sin sabor, contrariedad.

Usted hermano ha escuchado la palabra de Dios, Jesús dice que hay muchos que la reciben con mucho agrado, con esperanza, con consuelo, como agua que alivia sus momentos difíciles. La recibe con gozo al principio pero al venir alguna desilusión, la aflicción hace que tropiecen y la semilla no de fruto.

Jesús dijo que en este mundo tendremos aflicción, tendremos tristeza, tendremos miedos, pero que no nos preocupemos porque Jesús venció, Jesús dijo vendrá el gozo y no nos será quitado (Juan 16:22).

Es muy importante entender esto que las aflicciones vendrán y debemos estar preparados para cuando lleguen. Ya que así cuando lleguen entenderemos que sea cual fuere la aflicción no debemos permitir que nos afecte, no debemos permitir que nos quite el gozo, que nos arrebate la fe en Cristo Jesús.

Muchos de ustedes es muy seguro han recibido una mala atención de uno de sus hermanos, han visto cosas y comentarios que no son dignos de un hijo de Dios, han visto actitudes de pastores que han hecho que ustedes se desilusionen del caminar en Cristo Jesús. No deje que esto le afecte como un día me afecto a mí a los pocos meses de entregar mi vida a Cristo Jesús.

Un día me invitaron a un congreso cristiano donde habría cuatro a cinco predicadores y duraba de dos a tres días, la verdad no lo recuerdo bien, porque solo asistí al primer día. Recuerdo tanto el primer día, tuve que hacer una fila interminable para comprar la entrada y estaba acompañado de otros hermanos.

Todo empezó bien con la primera predicación, un tema relacionado con el Reino de Dios, interesante, constructivo y edificante. Seguido entro otro predicador, el cual no recuerdo su nombre, ni lo quiero recordar, el cual predico algo relacionado a lo actual, al evangelio de prosperidad, donde habría que sembrar para cosechar, habría que invertir dinero para ser bendecido.

Desde que empezó la predicación sentía angustia en mi corazón, no lo entendía, comenzaba a sudar de lo que oía y de lo que el pueblo de Dios decía “amen”. Me quise retirar pero quería verme mal ante los demás, el cual fue un error, pero algo pasaba dentro de mí que me decía sal, sal, sal. No hice caso a mi sentir y me quede hasta el final de la predicación y ocurrió algo que fue como una flecha a mi corazón y que causo una aflicción terrible a mi vida.

Al final el predicador comenzó a clamar que el pueblo de Dios siembre, siembre para el reino de Dios para que así pueda ser prosperada su vida. Y mis ojos de un hijo de Dios inmaduro, no con la madurez suficiente para discernir lo que veía, vi como muchos líderes, pastores de iglesias Cristianas Evangélicas sacaban de sus bolsillos dólares y los lanzaban a los pies del predicador. Esto fue un impacto tan tremendo para mi vida cristiana que si bien es cierto no quebranto mi fe en Jesucristo, si me hizo retirar de la iglesia por aproximadamente un mes. Fue tanto el impacto que sentía desprecio, desazón, angustia, desilusión a mi vida. Tanto que llegue a pensar en retirarme de la iglesia.

Pero esta aflicción no debe quitarte el gozo, no debe arrancar tu fe en Jesús, muchas veces son instrumento de Dios para entender muchas cosas y saber que en el Reino de Dios hay el trigo y la cizaña, y que tu mirada debe estar puesta en Jesús en el autor y consumador de la fe.

Jesús hablo también que aquel sol que quema la semilla en pedregales pueden ser las persecuciones. Están son todas las acciones represivas o maltratos persistentes realizadas por alguien o por un grupo de personas sobre hermano o hermanos en Cristo Jesús por causa de su nombre, por causa de anunciar el evangelio, por causa de dejar los deleites del mundo y decir no a la carne y a la mundanalidad.

Jesús dijo que su Palabra seguirlo a él tendríamos disensiones con las personas que nos rodean, con las personas que amamos muchas veces. Esto lo podemos ver en Mateo 10:34

No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa”.

El seguir a Jesús también incluye que van haber situaciones en las que hasta nuestros seres queridos se opondrán a nuestra decisión, como se refiere el versículo anterior tendremos obstáculos con nuestros propios padres, hijos y se debe entender que nuestros propios enemigos en querer hacer la voluntad de Dios, en querer agradar al Padre, en querer salir de la corriente del mundo serán los de nuestra propia casa. Seguro en este momento tu esposa no comprender porque ahora quieres asistir a una iglesia, quieres leer la Palabra de Dios, muy seguro no comprenden porque te quieres congregar, evitas reuniones que no te edifican, y te has alejado incluso de amigos a los cuales frecuentaban pero que ahora los evitas porque te alejan de las cosas de Dios.

Muchos padres no comprenden porque el amor de un hijo adolescente a Dios, porque una esposa de repente ora, clama a Dios y lee la Palabra. Para ellos es locura, para ellos es fanatismo, para ellos son cosas raras, ya que viendo no ven, oyen y no entienden, su visión ha sido segada. Pero debemos entender que todas están cosas ocurrirán y cuando sucedan debes estar preparado a continuar y vencer todos los obstáculos, todas las piedras gracias al Espíritu Santo de Dios.

Pero de igual manera recordemos que Jesús venció al mundo, la Luz vence a las tinieblas, y no debemos dudar que todo esto pasara y pronto tú y toda tu casa servirán al Dios todopoderoso!.

  1. Parte cayó en espinos (Mt 13:7)

Y Jesús nos ensena que parte de la semilla cayo entre espinos y los espinos crecieron y la ahogaron. Estos espinos traídos a los cultivos de nuestra región representarían la maleza que crece en medio de los cultivos y estos crecen fácil y velozmente. Y si no se los controla crecerán incluso más rápido que el cultivo original y este se ahogara y morirá.

Jesús dice que este es el que oye la Palabra de Dios, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa (Mateo 3:22).

Jesús hablo del afán está relacionado con el deseo intenso de lograr algo, o el empeño o interés en alcanzar algo. El afán nos lleva a pensar día y noche en algo, nos lleva a angustiarnos por alcanzar algo, una meta, un objetivo.  Y esto nos desgasta y nos quita la paz,  el tiempo que debemos dedicarle a seguir leyendo la Palabra, a la meditación en la misma, a escudriñarla y a orar en ella.

Un ejemplo que se encuentra es el pasaje en la cual Jesús entra en una casa, y se encuentra Marta y María en Lucas 10:38-42

Aconteció que yendo de camino, entro en una aldea, y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo Señor, no te  da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, afanada, y turbada estas con muchas cosas. Pero solo una es necesaria, y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada”.

Es importante dejar en claro que Jesús dice no os afanéis, no dice no trabajéis!. Hay momentos importantes en las cuales se asigna un tiempo a leer la palabra de Dios, al estudio de la biblia, a la reflexión y a la oración. Este tiempo es importante y debe estar separado solo y exclusivamente para aquello. Lo que hacía Marta en realidad no estaba mal, lo que estaba mal es que priorizo el quehacer del hogar que escuchar lo que Jesús estaba ensenando en su propia casa.

Debemos separar bien el tiempo para Dios, y el tiempo a trabajar porque necesitamos proveer para los gastos y necesidades del hogar.

Si bien es cierto que el afán es uno de los factores, pero estos están enfocados en alcanzar una riqueza del mundo, muchos de los afanes son porque estamos alcanzados en acumular bienes, en acumular carros, en incrementar los saldos de las chequeras y de nuestras cuentas de ahorros. Muchas veces el hombre prioriza e invierte todo su tiempo y dinero en enriquecerse, tener fama, dinero, lujos, ser vistos y  apreciados por los demás.

Es cuando el afán y las riquezas han cautivado el corazón del hombre y quitaron el tiempo que merece la Palabra de Dios. Y que a pesar de que al inicio la Palabra fue atesorada en el corazón y creció, estos la ahogaron y se hizo infructuosa.

Hermanos queridos los afanes y las riquezas del mundo nos están acosando diariamente, nos ofrecen trabajos que no nos convienen, nos ofrecen viajes que muchas veces los podemos hacer, pero por desgracia nos pueden separar de la familia y peor aun de la comunión con Dios. Debemos pedir sabiduría para saber escoger en las actividades que nos convienen y cuáles no. Si nos trazamos metas para un nuevo año, que no son malas, no debemos de saber que la prioridad siempre será el buscar más de Dios por medio de su palabra y por la oración diaria.

 

  1. Parte de las semillas cayó en buena tierra (Mt 13:8)

Dicen las escrituras pero parte cayó en buena tierra,  dio fruto, cual al ciento, cual a sesenta, y cual a treinta por uno. Jesús lo explica y dice en Mateo 13:23 dice queeste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto, y produce a ciento, a sesenta y a treinta por uno. En Lucas 8:15 dice esos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia”.

Finalmente esta es la semilla que no cayó junto al camino, ni en pedregales, ni entre espino, sino que cayó en buena tierra. Esta cayó en un buen corazón y recto que permitió que la Palabra de Dios permanezca y de fruto en esa persona. En el salmo 1 dice que daremos fruto en su tiempo y todo lo que hagamos prosperara.

El hijo de Dios debe dar frutos, como un árbol firme, un árbol con raíces fuertes que están conectadas a la fuente de vida que es la Palabra de Dios. Jesús dijo por sus frutos os conoceréis, el hijo de Dios si se aparta de los afanes del mundo, si persigue frente a las aflicciones, persecuciones y afanes del mundo, su vida empezara a dar frutos de a poco.

Jesús dijo de a poco, primero a 30 por 1, luego a sesenta y porque no a ciento por uno. Inicialmente si perseveramos daremos fruto, pocos, pero frutos que reflejaran que estamos creciendo, que estamos siendo obedientes y esos frutos darán testimonio de que somos hijos de Dios.

Así como un árbol, sus frutos son visibles, llamativos, llaman la atención, así mismo serán los frutos de tener a Dios en nuestras vidas, de tener a Cristo gobernando y dirigiendo y obrando en nuestros corazones.

Estos frutos serán tanto espirituales como materiales, porque así están escritas las promesas en la Palabra de Dios. Deuteronomio 28 habla de las bendiciones por la obediencia a Dios de entre los cuales resaltamos las bendiciones en donde vivamos, en nuestra mesa, e nuestra entrada y salida, las bendiciones en bienes, bendiciones sobre la obra de nuestras manos, etc. Pero Jesús hablo también de los frutos espirituales como la sabiduría, el entendimiento de su Palabra, tener amor en nuestros corazones, gozo, paz, bondad, benignidad, paciencia, mas fe, templanza, gozo en nuestras vidas.

Cómo hacer para que estos frutos sean más y más en abundancia? Pues la respuesta es aferrarnos a la Palabra, no siendo solamente oidores, sino hacedores de ella, y veremos los frutos que Dios nos tiene preparado para los que le amamos y hacemos su voluntad aquí en la tierra como en el cielo.

Frente mío hay una congregación, la Misión Monte de Los Olivos, este es el campo donde cada domingo se es lanzada la Palabra de Dios, donde cada domingo un sembrador sale a sembrar. Ese es nuestro trabajo, la encomienda que Dios mando a su pueblo a su Iglesia que vayamos, ensenemos y prediquemos su Palabra, su evangelio que sana, restaura, da vida, da libertad y da vida eterna. Pero  no tenemos potestad sobre sus corazones, no sabemos qué corazón tiene usted si está lleno de afanes y ansiedades, persecuciones y aflicciones, usted si lo sabe. Debe renunciar a todo lo que le quite la bendición de estar un tiempo con la Palabra de Dios para que los frutos que Dios le tiene preparado vengan a su vida para este nuevo año.

Que Dios me los bendiga, los guarde, los prospere, les multiplique y lo más importante que la Palabra de Dios nunca se arraigada de sus corazones, porque en ella hay vida para salvación y vida eterna.

El tesoro y la perla de gran precio

Mateo 13:44-45

Idea principal:

Hay un tesoro que buscar y hallar que es el Reino de Dios, oculto para muchos, y al hallarlo y comprarlo encontraremos la piedra más preciosa que es Jesús. 

Introducción

El pasado 4 de Diciembre del 2015 hubo un gran hallazgo, nada más y nada menos frente a las costas de las Islas del Rosario en las costas del Caribe en territorio Colombiano se encontró el galeón San José.

Este galeón español hundido por los ingleses hace 300 años contiene en su interior 11 millones de monedas de oro, valoradas en 10,000 millones de dólares. Para entender la magnitud del hallazgo corresponde al 30% del presupuesto general del estado ecuatoriano que fue fijado en 36,000 millones para el 2015.

A quien no le hubiera gustado encontrar este galeón, o al menos poder encontrarnos repentinamente con un tesoro en el jardín de nuestra casa, o al caminar por la playa, o al excursiones por la montaña?

Es que cuando encontramos un tesoro nos va a cambiar la vida, tranquilamente si estábamos pobres, nos hacemos ricos, si estábamos en necesidad nos puede cubrirlas todas, si estábamos endeudados con este podemos pagar todas nuestras deudas. Muchos dicen “si me ganara la lotería”.

La primera opción es dejarla al azar, al destino. Pero otros no dejamos al azar solamente a que encontremos el tesoro porque también nos podemos proponernos hallarlo. Por eso muchos buscan hallar el tesoro de sus vidas, en donde puedan encontrar la satisfacción plena, y es por esto que muchos deciden centrarse en la ciencia de los estudios, otros en un hijo una hija, en aquel carro de lujo y marca que me dará status, aquella casa de los sueños que me dará tranquilidad, aquella finca para el retiro que me dará paz para  mi vejez, o aquel negocio que me dará prestigio y llegar a saber que soy capaz de emprender algo.

Y es así que arrancamos nuestra existencia puesta la mirada en aquel tesoro, y ponemos todas nuestras fuerzas, todo nuestro intelecto, todas nuestras ganas, perseveramos, insistimos, ponemos todo nuestro corazón y  luchamos cada día hasta el tesoro de la vida!.

Pero la Palabra del Señor nos enseña en Mateo 6:19No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y le orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla, ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esta vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Porque la casa de lujo se empezara a corroer, el techo se empezara a oxidar, las puertas serán comidas por las polillas, el carro de lujo será obsoleto en un par  de años, los muebles de lujo se descocerán y hasta se hundirán, pronto lo que tenía mucho valor no vale nada, pronto el carro puede ser adquirido por alguien que ama lo ajeno, o incluso los muchos billetes pueden ser congelados en tu cuenta bancaria. Ningún tesoro en la tierra es eterno, ningún bien en la tierra durara para siempre por eso debemos buscar las cosas de arriba, donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra. Colosenses 3:2

  1. Este tesoro está escondido (Mateo 13:44)
  • Jesús nos dice que el Reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo. El tesoro no está a la vista de cualquiera, no está en una parte alta donde todos lo podamos ver de lejos, este tesoro está escondido, oculto, está tapado, esta camuflado, está enterrado para que no lo podamos hallar. Porque un tesoro se lo esconde para que no sea hallado por nadie sino por aquel que lo oculta.

2 Corintios 4:3

“Pero si nuestro evangelio esta aun encubierto, entre los que se pierden esta encubierto, en los cuales el dios de este siglo segó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.

  • El príncipe de este mundo es Satanás, el dios de este siglo, es quien tiene enterrado el tesoro del evangelio, que nos lleva al Reino de los cielos. Satanás no cubre el tesoro con tierra, ni le echa hojas, ni ramas sino que sega el entendimiento, tapa los oídos, tiene vendas en los ojos de los hombres para que viendo no vean, para que oyendo no oigan para que no crean en el evangelio de salvación. Es por esto que el tesoro está escondido para que no conozcan la verdad, no les resplandezca el evangelio y así conocer al Hijo y al Padre.

Muchos caminan sobre el tesoro y no lo ven, muchos lo miran pero no lo reconocen porque su vista esta desviada a los tesoros de la tierra, enfocada en las cosas de la tierra. A muchos les han dicho que “aquí” esta el tesoro pero están muy ocupados para ir, o tienen cosas más importantes que hacer que ir y hallar el tesoro”.

  • Cuando Juan estaba con dos de sus discípulos y oyeron decir “he aquí el Cordero de Dios”, dicen las Escrituras que siguieron a Jesús y este viendo que le seguían se volteo y les dijo “que buscáis” y les dijeron “Rabí donde moras”. Jesús les dijo “VEN Y VE”.

Así mismo nos dice Jesús, Ven a mí, para que veas. Así mismo Jesús te dice ven a mí para que veas el Reino de los Cielos, para que veas el Reino de Dios, para que vengas al Reino de mi Padre.

  • Pero el Reino de los cielos es semejante a un TESORO. El estuche, la caja, el ánfora, el baúl que contiene el tesoro del evangelio es la Biblia, la ley de Dios, para los antepasados la Torah, la Ley, pero para nosotros es la bendita Palabra de Dios.
  • Un tesoro es un conjunto de joyas, artículos de valor, monedas, piedras, perlas. Pero no son cualquier cosa, en este son guardadas las mejores piedras, perlas de gran valor, de gran precio que son dignas de guardar, preservar, atesorar y esconder.

Romanos 11:33

“Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!. Cuan insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!.

Efesios 3:8

“A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo”.

  • Dentro del tesoro están los juicios, estatutos, decretos, mandamientos, dichos, testimonios, palabra de verdad, leyes que para el hombre que la leía y meditaba era como el oro refinado, la plata más fina, era el sustento, era la misericordia, la sabiduría, la inteligencia, lámpara a los pies, lumbrera en el camino, los mandamientos de Dios eran estimadas más que todas las cosas.
  • Es dentro de la Palabra de Dios que encontramos las “riquezas” los tesoros, las piedras de gran valor, con valores que no podemos comprar. Ahí encontraremos la sabiduría, el entendimiento de Dios, de su Reino, de su voluntad, de sus planes, de su Hijo, de su venida, de su justificación, de sus promesas, de la vida eterna, de la salvación. Las riquezas son las cosas que ojos no vio, ni oído oyó, es el entendimiento de la verdad revelada a pocos, revelada a sus hijos, revelada a los que aman a Dios con todas sus mentes, con todas su fuerzas, con todo el corazón.

Pero para muchos el tesoro esta sobre una mesa y nunca es abierto, para muchos otros se quieren sentar junto a ti para que abras el tesoro y leas sus riquezas pero no quieres, o no lo deseas, porque se te ha segado el entendimiento, te han bloqueado tus ojos, tus oídos han sido tapados.

  1. Unos lo encuentran y otros lo buscan
  • Jesús enseña que el tesoro es hallado por un hombre en un campo. Este hombre no andaba buscando un tesoro, este hombre no estaba invirtiendo su tiempo, ni dinero ni sus fuerzas en hallarlo. Este hombre trabajaba en sus actividades normales de campo, de su casa y de repente se encuentra con el tesoro.
  • En los tiempos de Jesús habían personas marginadas, aisladas de los privilegios dados a los grandes sacerdotes por los romanos. Habían personas enfermas, ciegos, cojos y paralíticos que Vivian en cuevas, en lugares apartados. Personas sin esperanza, que Vivian con lo más mínimo y vivían cada día para sobrevivir. Habían personas marginadas por la sociedad mujeres acusadas de adulterio, hombres marginados por ser cobradores de impuestos, etc. Ellos no buscaban nada, sino sobrevivir a sus enfermedades, sus tormentos, sus angustias, estaban ellos y sus vidas.
  • Pero cuando ellos escuchan de un salvador, escuchan nacer el Rey de los judíos, cuando escuchan que por sus calles, por las cuevas, en los lugares inmundos en las que ellos habitaban pasaba uno que era el verbo encarnado, que con sus manos sanaba, que con su Palabra enseñaba, decía ser el Hijo de Dios, era uno que les enseñaba acerca del Reino de Dios, les hablaba del Padre, del perdón, del arrepentimiento, de la misericordia, la justicia, de la fe.
  • Pero cuando Jesús vino a ellos y los sano, cuando Jesús vino a ellos y los levanto de su invalidez, cuando Jesús vino a ellos vieron y fueron sanados. Muchos fueron libertados de sus tormentos, de sus angustias.
  • Ellos encontraron el tesoro que no habían estado buscando, el tesoro vino a ellos, el tesoro vino dado del cielo para salvación de ellos, hallaron el Reino de Dios, hallaron el gran tesoro de sus vidas.
  • Para ellos Jesús era un cofre, era baúl lleno de tesoros, lleno de perlas que llegaban a su vida como refrigerio a su alma, como esperanza en el día de muerte, como resurrección al hijo que había muerto, era vida para Lázaro, era la luz del mundo, porque en él estaba la vida.
  • Jesús dice que también que el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas. Por otro lado Jesús estaba rodeado de hombres que conocían la Ley de Dios, conocían los mandamientos de Dios y sus promesas, hombres que conocían por tradición oral y escrita la ley de Moisés, los libros, la Torah. Hombres que habían seguido las enseñanzas de los maestros de la ley y que habían sido bendecidos de ella. Habían disfrutado de una vida justa y honesta y muchos habían sido prosperados. Otros hombres como Natanael considerado como “un verdadero Israelita de quien no hay engaño”, habían hombres como Nicodemo maestro de Israel que enseñaba en las sinagogas y en el templo.
  • Ellos disfrutaban de perlas, la sabiduría y la inteligencia el conocimiento había llegado a ellos. Muchos la disfrutaban y otras la malgastaban, pero conocían de las perlas, del conocimiento de la Palabra de Dios.
  • Pero cuando vieron aquel tesoro único, aquel tesoro que era incomparable a lo que había llegado a sus vidas por medio de la Ley de Moisés y los profetas, era para ellos una PERLA PRECIOSA que había llegado a sus vidas. Porque Jesús es el único en la historia del mundo que:
    • Cuando nació un ángel se le apareció a José y le dijo: José no temas tomar a María como tu mujer porque lo que en ella ha sido concebido del Espíritu Santo es!.
    • Cuando fue bautizado de los cielos fueron abiertos y hubo una gran voz en el cielo que dijo “Este es mi hijo amado en quien yo tengo complacencia”
    • Vieron que Jesús transformo el agua en vino
    • Vieron como Jesús sano al paralitico en el estanque de Betesda cerca del templo.
    • Vieron como sano al hijo del ciervo del rey.
    • Veían como liberaba endemoniados, daba vista a los ciegos, libertad a cautivos.
    • Jesús entrego su vida en la cruz.
    • Vieron como resucito de entre los muertos y ascendió al cielo.
  • Jesús era la perla preciosa que tanto habían esperado, que tanto habían anhelado, el Rey de los Judíos había venido en carne.
  1. El tesoro y la perla hay que comprarla
  • Jesús enseña que tanto el hombre del campo y el mercader que busca perlas, van y venden todo lo que tenían para comprarla.
  • En realidad no hay un precio hay un intercambio de valores. El primero, el hombre del campo fue y vendió todo lo que tenia. De igual forma el mercader fue y vendió todo lo que tenia.
  • El vender todo es renunciar a todo lo que tiene valor para tu vida, es la única forma de comprar el tesoro, es la única forma de adquirir las llaves del Reino de Dios.
  • Para el primero es ir y entregar todo lo que amas: el pecado, la incredulidad, la falta de perdón, renunciar a la depresión, al odio, a la malicia. Despojarse de todo aquello que gobierna y tiene control la vida.
  • Para el mercader adicionalmente al orgullo, al amor a las riquezas, a la vanagloria, renunciar a todas sus creencias religiosas, a todos sus ritos, liturgias, circuncisión. Renunciar incluso el amor a los hijos, hijas, esposas, esposos, bienes, etc.
  • Jesús dijo el que ama padre o madre más que a mí, no es digno de mí. El que ama a hijo o a hija más que a mí, no es digno de mí. El que gana su vida la perderá, el que pierde su vida por causa por mí la ganara.
  • Jesús dijo que le entreguemos todas nuestras cargas, nuestras culpas, y dijo venid a mi todos los que estéis cargados y cansados, que yo os hare descansar. Jesús dijo mi paz os dejo, mi paz os doy.
  • Debemos renunciar a nosotros mismos para que el tesoro, la perla preciosa, Jesús venga nuestras vidas.
  • Si renunciamos a todo el Reino de Los cielos vendrá a nuestras vidas, a nuestro corazón. Y la paz que sobre pasa todo entendimiento vendrá a nuestras vidas, entenderemos la profundidad, el ancho, el conocimiento de la gloria de Jesús.

Debemos renunciar a todo así como Cristo lo hizo, las escrituras dicen que teniendo forma de Dios no estimo ser igual a Dios como cosa a que aferrarse sino que se despojo así mismo tomando forma de siervo hecho semejante al hombre. Cristo se despojo de todo por nosotros, la única forma de ver y entrar al Reino de los cielos es despojándonos de toda cosa terrenal y carnal.

Conclusión

Hay un tesoro escondido que es el Reino de Dios, pero guardado en un cofre, en un baúl lleno de perlas preciosas, monedas de oro y de plata a la cual usted y yo debemos buscar, atesorar y lo más importante escudriñarlas hasta que Jesús resplandezca, hasta que Jesús resplandezca en nuestros corazones.

La Autoridad del Hijo: Juan 5:16

Juan 5:16-29

Introducción

El libro de Juan escrito 95 años después de Cristo, escrito por el Apóstol con el mismo nombre se centra en relatar el ministerio de Jesús en Judea y en Jerusalén. Busca dar detalles de la personalidad de Jesús para que todo aquel que leyera o escuchara este evangelio crea en el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios y así creyendo pueda tener vida en su nombre.

Juan busca enfatizar que Jesús era el Cristo, el Mesías, el Hijo de Dios profetizado en el Antiguo Testamento y que ya había venido en carne. Y busca en su narración testigos que lo confirmen:

Juan el Bautista cuando lo anuncia dice: “He aquí el Cordero de Dios”

Juan el Bautista después de bautizarlo dijo: “Yo le vi y doy testimonio de que aquel es el Hijo de Dios”

Cuando Andrés, discípulo de Juan el Bautista, decide seguir a Jesús le dice a su hermano Simón: “Hemos hallado al Mesías, al Cristo”.

Cuando Jesús llamo a Felipe y este luego le dijo a su hermano Natanael: “Hemos hallado aquel que está escrito en la Ley de Moisés, en la de los profetas, a Jesús, hijo de José de Nazaret”

Natanael al ver que Jesús lo había visto “debajo de la higuera” dijo: “Tu eres realmente eres el Hijo de Dios, tu eres el Rey de Israel”.

Cuando la mujer samaritana y los hombres samaritanos escucharon a Jesús dijeron “Ya no creemos solo tu dicho que decía: “me ha dicho todo lo que he hecho”, sino que nosotros mismos hemos visto y verdaderamente sabemos de que este es el Salvador del mundo”

Pero a pesar de las señales y milagros, donde convirtió el agua en vino, a pesar de que sano a un paralitico en el estanque de Betesda, ni porque sano al hijo del oficial del Rey en Cana de Galilea, los Fariseos, los saduceos, no creían en el. Y llego el punto en que lo odiaban, y procuraban matarle porque había dicho que Dios era su Padre, haciéndose igual a Dios (Juan 5:18).

Jesús les responde a los judíos

Todo lo que el Padre hace, también hace el Hijo (Juan 5:19)

El ministerio de Jesús fue dirigido, planificado por el Padre, por medio del plan de redención. Jesús no vino hacer lo que él quiso, vino a cumplir la voluntad del Padre que lo envió.

Jesús se hizo hombre, se hizo carne, se despojo así mismo tomando forma de siervo, hecho semejante al hombre. Con un estuche hombre, con un cuerpo carnal Jesús NO podría hacer nada por sí mismo. Le hubiera sido imposible haber transformado el agua en vino, le hubiera sido imposible hablar con autoridad, le hubiera sido imposible sanar al hijo del oficial del rey y peor sanar al paralitico.

Como lo hizo? La única forma posible de que Jesús haya podido “ver” lo que hace el Padre es gracias al Espíritu Santo que se poso sobre su cabeza en forma de paloma y dicen las escrituras que permaneció sobre él.

Dicen las Escrituras que Dios no da el Espíritu Santo por medida!  Iglesia amada!. Usted también tiene el mismo Espíritu de Dios morando y queriendo manifestarse en usted. Si Jesús vio señales del Padre, usted también las puede ver. Si Jesús vio prodigios del Padre, usted también. Si Jesús vio milagros del Padre, usted también los puede ver.

Jesús dijo él cree en mi y en las cosas que yo hago, el también las hará y aun mayores cosas hará!

Porque el Padre ama al Hijo (Juan 5:20)

Jesús pudo ver las cosas del Padre, y pudo ver obras como consecuencia de su fidelidad, como consecuencia de su obediencia al Padre que lo envió. Dicen las escrituras que el Padre lo exalto hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que el nombre de Jesús se doble toda rodilla que este en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra y para que toda boca confiese de que Jesús es el Señor.

Cada día, cada semana de la vida de Jesús desde su nacimiento, su muerte en la cruz hasta la ascensión al cielo, fueron actos de obediencia al Padre. Por eso cada paso de Jesús en obediencia, el Padre le demostraba su amor, enseñándole, permitiéndole ver su Gloria aquí en la tierra  manifestada en señales, prodigios y milagros.

Dios también ama a usted y a mí, ama a todo aquel que aun no conoce del Salvador. Muchos piensan que las señales, milagros quedaron para la iglesia primitiva. Yo creo que el mismo Dios de Abraham es mi Dios, creo que el mismo Dios que levanto de entre los muertos a Jesús mora en mí y en su Iglesia.

Debemos creer que si andamos en plena obediencia al Padre, cuidando nuestros ojos, guardando nuestro corazón de la contienda, del odio, de la envidia,  perdonando siempre y amando al prójimo, y anhelando cumplir sus mandamientos. Usted y yo, nuestros ojos podrán ver cosas que ojo no vio, y empezar a oír cosas que oído no oyó. Porque Jesús dijo “esto les tengo preparado a los que me aman”.

Así también el Hijo a los que quiere da vida (Juan 5:21)

El mundo sin Cristo vive en muerte, en condenación, una vida alejada completamente de Dios. El pecado creó una brecha inmensa entre Dios y el hombre. Sin Dios no hay vida y la muerte era la condenación.

Pero las escrituras dice que Jesús vino a restaurar esa relación entre el hombre y el Padre. La Palabra de Dios dice que:

En Jesús estaba la vida y la vida era la luz de los hombres.

Era necesario que el hijo del hombre sea levantado para que todo aquel que en el crea no se pierda, mas tenga vida eterna.

A la samaritana le dijo: El que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás. Porque el agua que yo le daré será en él una fuente de agua de vida que salte para vida eterna.

Jesús dijo: el que cree en el hijo vera la vida, pero el que se rehúsa a creer en el hijo no vera la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Jesús dijo: el que cree en mi como dicen las escrituras, en su interior correrán ríos de agua de vida.

Jesús dijo el que tenga sed venga y le daré de beber de la fuente de agua de vida.

La vida plena es en Cristo Jesús, la vida completa es junto a Cristo Jesús, nuestra vida aferrada a Jesús es la que nos sustenta día a día, necesitamos de Jesús cada minuto, cada segundo de nuestra existencia para poder resistir al diablo, vencer la tentación, y así perseverar hasta el fin para ser salvos.

No se crea porque camina y ve, tiene vida. No se crea que porque habla y trabaja, tenga vida. Usted tiene vida si Cristo Jesús y el Padre moran en usted. Si Cristo Jesús y el Padre se manifiestan en su vida.

Porque el Padre a nadie juzga, el juicio fue dado al Hijo  (Juan 5:22)

Aunque el mundo vivía y vive en pecado no hay una palabra de juzgamiento hacia la humanidad. Dios no envió a su hijo al mundo para condenar al mundo. Nunca se oyó ni se lee una palabra que juzgue al hombre.

Jesús no le dijo ningún epíteto a la samaritana, nunca dijo ladrón a nadie como al cobrador de impuestos, ni juzgo al paralitico cuando sus discípulos se preguntaban que pecado había hecho este. Cuando iban a apedrear a la prostituta, les dijo que tire la primera piedra el que esté libre de pecado. Jesús enseño porque miras la astilla del ojo de tu hermano y no ves la vara que está en tu ojo.

El hombre juzga fácilmente, el hombre condena fácilmente al hermano, al prójimo. Juzgamos porque nos creemos perfectos, juzgamos porque creemos que conocemos la ley. Y si juzgamos nos hacemos hacedores de la ley. 

Jesús no tenía un corazón para juzgar, Jesús tiene un corazón misericordioso, dispuesto a perdonar al mayor de los pecadores para estos tiempos de redención, de reconciliación.

Nosotros no somos jueces, todo juicio fue dado a Jesucristo. Este juicio tendrá su día y hora que ninguno conoce. Viva su vida avanzando, edificando, sumando y no restando, ayude al caído, no lo vea de reojo, no tire leña al fuego, refrene su lengua para juzgar, condenar o levantar falso testimonio a su hermano, porque el único con la autoridad del Padre para hacer juicio es el Señor Jesucristo.

El que no honra al Hijo, no honra al Padre (Juan 5:23)

Ese mensaje a los fariseos, decían que honraban a Dios Padre pero no estaban creyendo y peor honrando al Hijo. Satanás le dijo a Jesús en el monte, “si te postrares y me adorares, todo esto te daré”. Pero Jesús fue claro adora a Dios.

El hombre es nacido para adorar a Dios, pero en el caminar de la vida en pecado se distrae a adorar a otras cosas: sus hijos, su trabajo, su negocio, el dinero, el conocimiento, la ciencia, otras personas, etc.  Por eso si hay otra cosa que haya conquistado tu corazón, antes que Dios, significa que tu adoración se ha desviado a otra cosa que no es Dios.

Pero Dios le dio la autoridad al hijo para darlo a conocer, el unigénito hijo del Padre, el le dio a conocer. Pero el mundo honra y da alabanza a santitos, a figuritas, a amuletos, a aguas benditas, a angelitos. El único que merece la honra y la alabanza del hombre es el Hijo y el Padre.

Cuando Juan recibe la revelación de Jesucristo por medio del ángel de todas las cosas que tendrían que venir pronto, donde vio lo que sucedería, la tribulación, las plagas, la nueva Jerusalén, vio el trono de Dios, vio la gran ciudad sus ríos, sus caminos, todo. Dicen las escrituras que Juan se postro a los pies del ángel para adorarlo y el ángel le respondió: “Mira, levántate, no lo hagas porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas y de todo aquel que hace la voluntad de esta profecía, y le dijo: adora a Dios”.

Resurrección de vida y de condenación (Juan 5:24-27)

El día de juicio vendrá pero junto esta viene  la recompensa. El que cree en Jesús no vendrá a condenación, mas ha pasado a vida eterna. Aquí Jesús enfatiza lo que había dicho en el versículo 5:21, y lo enfatiza diciendo “de cierto, de cierto os digo”. Esto nos habla de que los muertos oirán sus Palabra y los que le oyeren vivieran. Estos son los tiempos de redención, son los tiempos que Dios está preparando a su Iglesia para ser llevada a los cielos antes de la Gran Tribulación.

Ya después de la gran tribulación, en el día postrero Jesús vendrá a hacer juicio final a las naciones y  TODOS los que están en los sepulcros oirán su voz, para los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida, mas lo que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Resurrección de vida y de condenación (Juan 5:28)

La esperanza de vida es esta: la vida eterna. Nos esforzamos cada día en buscar de Dios, en aferrarnos a Cristo, hacer su voluntad aquí en la tierra.

Usted y yo, moriremos. Muchos de nuestros seres queridos morirán irremediablemente por una u otra causa. Pero los que morimos en Cristo Jesús tenemos la promesa de que si hemos muerto, oiremos su voz, y en un abrir y cerrar de ojos, con voz de trompeta seremos resucitados de entre los muertos.

El que hizo lo malo también será resucitado pero para condenación eterna. Y el que hizo lo bueno para resurrección de vida.

Jesús dijo “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi, aunque este muerto vivirá”

Jesús dijo “Yo vivo, estuve muerto, pero vivo por los siglos de los siglos. Yo soy el alfa, el omega, el principio y el fin. El que estuve muerto, ahora vivo, por los siglos de los siglos”

Jesús nos promete algo que ya hizo: levanto a Lázaro de entre los muertos, el mismo resucito de entre los muertos. Su promesa es fiel y verdadera. 

Conclusión

Es así como el autor del evangelio de Juan después de narrar la vida de Jesús, de sus señale y prodigios en Judea, Samaria y Galilea. Ahora deja bien en claro quién es el camino, quien es la verdad y quien realmente da la vida al hombre.

Para que el hombre que este desviado conozca la verdad y pueda enderezar sus caminos. Si su corazón alaba, que alabe a Cristo, y así honra al Padre. Que sepa que Jesús tiene el poder sobre la vida y la muerte, que sin el nadie somos, somos planta estéril sin fruto.

Y si las dudas aun quedan dentro de los lectores judíos, le dice que el Padre mismo dio testimonio cuando fue bautizado y dice “Los cielos fueron abiertos, y una voz en el cielo que decía: este es mi hijo amado en el que tengo complacencia”.

Finalmente, como iglesia recordemos que la misma autoridad que tuvo el Señor, nosotros como iglesia obediente a su voluntad, también tenemos esa privilegio de ver el Reino de Dios manifestarse aquí en la tierra. Pero no para vanagloriarse sino para ser testigos de él en todas las partes del mundo y así expandir el evangelio de Jesús aquí en la tierra.

Jesús calma la tempestad

Mt 8:23-27; MC 4:35-41; LC 8:22-25 

  1. Jesús rodeado de la multitud

Nuestro Señor Jesucristo se encontraba rodeado de mucha gente, ya que había hecho milagros, prodigios y señales. Ya había transformado el agua en vino en Cana de Galilea, sanado al paralitico en el estanque de Betesda. Y había pasado por Samaria donde muchos samaritanos creyeron en el.  Y había enseñado en los caminos, en las casas, en las sinagogas, templo, en zonas apartadas, y había estando predicando como quien tiene autoridad.

Y Jesús viéndose que la multitud lo seguía mando a pasar al otro lado diciendo “pasemos al otro lado” (Marcos 4:35). Pero muchos lo seguían por curiosidad, otros eran invitados, otros interesados en los alimentos que el proveía, pocos realmente lo seguían de corazón ya que Jesús sabia que es lo que había realmente en el corazón del hombre.

Y es así que muy pocos lo siguieron realmente de corazón. Otros le dijeron déjame primero que entierre a mi padre y Jesús le dijo: “Deja que los muertos entierren a sus muertos”.

Jesús dijo: “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mi; el que ama hijo o hija más que a mí, no es digno de mi, y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mi. El que halla su vida, la perderá, y el que pierde su vida por causa de mi, la hallara” Mateo 10:37 

  1. Una gran tempestad sobre la barca

Es así que cuando llega la noche decide ir al otro lado y se despide de la multitud y entra Jesús en la barca y sus discípulos le siguieron. Y dicen las escrituras que habían otras barcas (Marcos 4:36).

Ya en el mar, se levanto  una tempestad de viento tan grande que echaba las olas sobre la barca, las olas cubrían la barca a punto de anegarse y peligraban sus vidas (Marcos 4:37).

Yo no sé qué tipo de tempestad estés pasando el día de hoy. De pronto tienes una tormenta financiera sobre tu vida, no tienes trabajo, endeudado hasta ya no más poder?. De pronto tienes una gran enfermedad terminal, o tienes a tu hijo o hija enfermo. Tal vez, algún ser amado muy cercano a ti vive adicto a las drogas, al alcohol?. En tu familia hay homosexualidad, actos sexuales a los que tú ves que son causa de angustia, miedo, desesperación hasta llegar al punto en pensar en suicidarte.

No tomes malas decisiones, hoy por eso estamos aquí congregados, para que te enteres de que hay una LUZ en el camino, de que hay una esperanza de vida, una salida a tu dificultad a tu angustia, a tus miedos y temores. Esa esperanza, esa luz, esa salida se llama Jesucristo, mi Señor, mi Salvador!.

Me recuerda que por los años 1908 se construye en Inglaterra un buque a ser uno de los mayores y lujosos trasatlánticos. Era un buque de primera con una inversión de 7.5 millones de dólares de la época, es decir 300 millones de dólares a cambio actual.

El titanic tenía una eslora de 269m, su manga era de 28 m, tenía un peso total de 46,328 toneladas y una altura de 18 metros, desde la línea de flotación hasta la cubierta de botes.

Lo impulsaban tres hélices de bronce, 29 calderas alimentadas por 159 hornos de carbón que le permitían alcanzar una velocidad máxima de 23 nudos (43 km/h). Tenía tres chimeneas que alcanzaban los 18 metros de altura.

Su interior era de primera con madera blanca, muebles costosos y decoraciones elegantes. Es decir era un buque trasatlántico equipado con las mejor tecnología de la época, los mejores acabados, y de tras de todo aquello el intelecto del hombre, la capacidad del hombre de crear algo que supere el surcar los mares con velocidad, destreza desde Inglaterra a la ciudad de New York.

El titanic antes de partir en 1912 era conocido como el insumergible, y el capitán antes de su partida dijo NI DIOS PODRIA HUNDIRLO.

La historia nos narra que el insumergible Titanic en su ruta a New York se encuentra con un grupo de icebergs donde el capitán hace omiso a bajar la velocidad y por lo contrario la soberbia del hombre lo lleva a incrementar velocidad y cambiar de rumbo buscado rodear el grupo de icebergs. Ya que su objetivo era cumplir la meta de llegar 6 horas antes de lo planificado. Y es así como colisiona lateralmente con un iceberg que abre su parte lateral provocando el hundimiento, bajo un mar tranquilo y un cielo estrellado, donde mueren 1500 personas de un total de 2200 que fueron embarcados al viaje en el insumergible al que ni Dios lo podría hundir!.

No era una barca sencilla de pescadores, era un trasatlántico que tenia de todo, pero no tenía a Jesús, bajaron a Jesús cuando dijeron “Ni Dios lo hundiría”. Muchas personas se sienten inteligentes, se sienten fuertes, jóvenes, autosufiencientes, que les hace trazar un rumbo en la vida sin dirección, donde toman decisiones equivocadas, donde más le puede la soberbia que la sensatez.

No sé cual sea tu titanic en estos momentos. No sé si tu vida está fundamentada en una religión de domingo, no sé si tu vida está fundamentada en tu negocio, en tu trabajo. Tu titanic puede ser también algún hijo, tu esposo, o algún familiar. O eres joven y te sientes atlético, atractivo, y sientes que todo lo puedes, que eres dueño de tu destino y que todo lo puedes alcanzar.

El hombre muchas veces decide hacer a un lado a Dios, prefieren fundamentar sus vidas en los lujos, en los placeres del mundo, en los deleites más que de Dios.

Por eso cuando llega una tempestad su hogar, su casa, sus hijos, su familia, su vida misma se desmorona, se destruye. Por eso vemos familias con hijos atrapados por el alcohol, por las drogas. Familias que cuando llega una enfermedad a su casa se desmoronan ante la aflicción porque su vida no está edificada, no esta asentada sobre la roca firme que es Jesucristo.

Jesús dijo que el oye estas palabras y las hace lo considerare un hombre prudente, que cuando vinieron ríos, vinieron lluvias, vientos, su casa no se destruyo, porque estuvo edificada sobre la roca firme que es el Señor Jesucristo!!

  1. Jesús es despertado por sus discípulos

Pero mientras navegaba Jesús se durmió en la popa sobre un cabezal. Dicen las escrituras que los discípulos fueron y le despertaron, diciendo: Señor, sálvanos, que perecemos! Maestro!, no tienes cuidado que perecemos?.

Jesús venia de haber estado todo el día trabajando en su ministerio, seguro estaba cansado y agotado, que leemos que se había quedado dormido profundamente y no temía de lo que estaba sucediendo con la tempestad.

Entre sus discípulos estaban Andrés y Simón Pedro, pescadores de mar, acostumbrados a las faenas de pesca en climas difíciles, pero aun ellos estaban temerosos de morir, que acudieron a llamar a Jesús para que los salve!

Tenemos la tempestad, los discípulos asustados de morir y Jesús durmiendo. En ese escenario la situación era la misma. Todo cambia cuando un hijo de Dios entiende que consigo esta alguien quien puede controlar las cosas, alguien quien puede hacer cosas maravillosas, ellos entendían que ese era Jesús.

Pero todo pasa cuando ellos acudieron a Jesús, todo pasa cuando el pueblo clama, cuando invoca su nombre, todo sucede cuando el pueblo cree, todo ocurre cuando el pueblo entiende que el Salvador, el poderoso es Dios.

Salmos 9 dice que por cuanto has puesto tu amor en mí, yo también te responderé. Te pondré en lo más alto por cuanto tú has conocido mi nombre, me invocaras y yo te responderé. Estaré contigo en la angustia, te librare y te glorificare, te ensenare la vida eterna y te daré mi salvación.

 Jesús les dijo porque teméis 

Jesús les dijo porque teméis, hombres de poca fe?. Les dijo: donde esta vuestra fe?. Es muy fácil en medio de la aflicción, en medio de la persecución, en medio de una situación tan difícil de muerte como alguna enfermedad, accidente, crisis de dinero, perder la fe.

Jesús te alienta a ti y a mí, a pesar de toda circunstancia adversa, confiar en El.

Jesús enseno que vendrán tiempos difíciles al mundo entero. Si tú piensas que la situación actual es complicada, es difícil, como a soportar cuando vengan las señales antes del fin. Jesús dijo en Mateo 24 que habrían guerras y rumores de guerras, se levantaran nación contra nación y reino contra reino, habrá pestes y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Se habrá de multiplicad la maldad.

Pero Jesús dijo que es necesario que todo esto acontezca. Jesús dijo que cuando sucedan estas cosas, conoced que está cerca a las puertas. Ya que cielo y tierra pasara, pero mis palabras no pasaran dijo Jesús. Y el que persevere hasta el fin, este será salvo!!.

No hay fuerza humana, riqueza humana, ni un titanic, ni ningún edificio alto como las torres gemelas, ni ninguna casa fortificada, ni ningún trabajo exitoso, ni ningún rey que lo pueda salvar del fin de los siglos.

Es ahora donde debes entregar tu vida a Jesús, puesta la mirada en al autor y consumador de la fe, Cristo Jesús. Sin el nada somos, sin el no podemos enfrentar las difíciles situaciones del diario vivir, peor cuando realmente vengan las cosas que deben suceder y pronto!.

 

  1. Jesús reprende los vientos y al mar.

Es ahí cuando Jesús se despierta, se levanta y dice la biblia que Jesús reprendió al viento y dijo al mar calla y enmudece. Reprendió las olas y cesaron. Y ceso el viento y se hizo grande bonanza.

Primero debemos entender que el hombre cuando es de invocar ayuda invoca imágenes, clama a santos, pide ayuda a mujeres vírgenes. Pero el único al que debemos invocar, el que merece nuestro clamor es Jesucristo.

La palabra dice que las imagenes tienen ojos pero no ven, tienen boca pero no hablan, oídos pero no ven, hechas con las manos de hombre.

Jesús es el que tiene la autoridad del Padre, Jesús es el que fue enviado por el Padre. Cuando fue bautizado vino sobre él, el espíritu santo en forma de paloma y permaneció sobre. Luego los cielos fueron abiertos y una voz en los cielos que decía “este es mi hijo amado en quien tengo complacencia”. Debes de invocar el nombre de quien murió en la cruz por ti, por mí y por toda la humanidad. El que después de haber muerto fue resucitado al tercer día, y que luego se apareció a sus seguidores para que creen que el realmente era el cordero de Dios, era el Mesías, era el Cristo, era el Salvador del mundo.

  1. Jesús trae bonanza

Dicen que luego vino la bonanza, la tranquilidad en los mares y en los vientos. Eso sucede cuando Jesús escucha tu clamor, algo debe suceder.

Porque Jesús es el que sana, Jesús es el que da libertad a los cautivos, Jesús da vista a los ciegos, Jesús es el pan de vida, el agua de vida, es la resurrección y la vida, es el que tiene la llave de la muerte y del hades.

Cuando el interviene hay sanidad. Por eso si tu crees hoy Dios te va a sanar, va romper todo yugo del diablo en tu vida, toda atadura del tentador, toda cadena de amargura, de desesperación, de miedo, de angustia, de desesperanza. Porque Jesús es el que trae bonanza, tranquilidad a la vida del hombre.

El Endemoniado Gadareno (Marcos 5)

Jesús venia navegando el Mar de Galilea (Marcos 4:35)

La Biblia en los pasajes anteriores nos relata que Jesús venia de reprender a los vientos y al mar diciéndoles calla y enmudece!. Ya que estaba navegando en el mar de Galilea en una barca junto a sus discípulos que estaban aterrorizados de muerte ya que la embarcación estaba a punto de anegarse.

Dice entonces que se detiene la barca en una la región de Gadara. Esta región estaba ubicada “al otro lado” es decir en la parte oriental del Mar de Galilea. Tenía una superficie que se extendía hasta el mismo Mar de Galilea.  Según el relato en Lucas 8:26-39 menciona que era una zona ubicada en la rivera opuesta a Galilea.

 

Un hombre con espíritu inmundo. (Marcos 5:1-5)

De acuerdo a las escrituras este hombre lamentablemente mostraba signos, señales de ser un hombre completamente dominado por el Diablo. La Palabra dice que era un hombre feroz, no vestía ropa alguna, día y noche daba voces a los montes y en los sepulcros, donde el habitaba.

Vemos que ya hace mucho tiempo este hombre el diablo se había apoderado de él, nadie le podía dominar, le obligaba a vivir en el desierto. Muchas veces fue atado con cadenas y grilletes pero siempre rompía las cadenas, las hacia pedazos y desmenuzaba los grilletes. Se lo veía que se hería con piedras su cuerpo, el mismo!

La Palabra de Dios nos revela como el hombre puede llegar a ser dominado, poseído, puede llegar a ser encarcelado por el mismo diablo, por sus huestes espirituales de maldad, por principados y potestades.

El diablo existe mis hermanos!. Este hombre era “habitación, era el templo” del mismo diablo. El pecado te separa completamente de Dios y los errores del hombre hacen que en vez de buscar a Dios se busco al adivino, al brujo, al encantador, al hechicero. Y estos actos que Dios aborrece!

Cuando lo correcto es ir a las Escrituras, es buscara a Dios mediante la oración. En él está la vida y Jesús es la luz de los hombres, la luz en las tinieblas resplandece y las tinieblas no prevalecen contra luz, que es Jesús!.

Cristo quiere que tú seas el templo no del diablo, sino del Espíritu Santo por medio de la fe en Cristo Jesús!! 

El hombre endemoniado se encuentra con Jesús (Marcos 5:6-7)

Este hombre con espíritu inmundo ve a Jesús de lejos corre  y se arrodilla ante él. Y clama a gran voz “Que tienes conmigo Jesús, Hijo del Dios Altísimo?. Te conjuro por Dios que no me atormentes!.

Como los espíritus le dicen su nombre y reconocen como hijo de Dios. Pero los fariseos no lo reconocían. La hipocresía, el orgullo, la religiosidad ciega el entendimiento humano.

Los fariseos no lo reconocían, pero si los demonios reconocían la autoridad que tenia Dios ante ellos ya que ante su autoridad ellos mismos se arrodillaron.

El hombre abre puertas por la ignorancia al mismo diablo. Unas de las causantes son aquellas que son sembradas, las que se van arraigando en el corazón del hombre como el enojo, la ira, la envidia, los celos, los pleitos que dan lugar a que el diablo tome lugar en nuestros corazones.

Efesios 4:27 “Airaos, pero no pequéis no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo”

Desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para ensenar, sufrido, que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientas para conocer la verdad y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad del” 2 Timoteo 2:26

El día de ayer estuvimos evangelizando en el barrio de la tolerancia, más conocido por la 18. Una hermana predico y yo estaba repartiendo tratados. Entendiendo que el lugar estaba dominado por el diablo, así como también las personas y mujeres que asisten a muy temprana hora de la mañana a cumplir sus deseos carnales y lujuriosos son de alguna manera influenciados por las manos sucias de Satanás.

Pero me llamo la atención un hombre con pelo largo y canas, de unos 50 años de edad o más. Completamente desnudo, con un pantalón que se le casi, oscuro de la suciedad, sin zapatos y con cayos en los dedos y plantas del pie. Me entere que era un delincuente y asesino de joven, terriblemente metido en la maldad y era una demostración de cómo el diablo había tomado de control de su vida.

Y me preguntaba este hombre no puede ir por su propia cuenta a un iglesia, las probabilidades de que usted o alguien lo invite a una es muy baja o insignificante. La misma situación tenia el Gradaren, pero él fue bendecido porque se encontró con el mismo Jesús.

Hay muchos Gadarenos endemoniados en las calles de nuestra ciudad, y déjeme decirle que si la iglesia no sale a las calles a predicar de Jesús, no tendrán esperanza de vida, sino su destino será de muerte.

Jesús le ordena que salga  (Marcos 5:8-9)

Clama a Jesús que no lo eche del hombre ya que le decía “Sal de este hombre, espíritu inmundo”. Y le pregunto “cómo te llamas, respondiendo Legión me llamo, porque eran muchos”.

Como el evangelio de Marcos nos narra cómo miles de demonios pueden habitar en un mismo hombre, hasta el punto de llevarlo a una vida miserable, alejado de la vida cotidiana, alejado de sus seres queridos.

La autoridad que Jesús tuvo, la tiene la iglesia, nos dijo en Lucas 6:19 “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañara”.

Juan 14:12 “El que cree en mi, las obras que yo hago, en las hará también aun mayores hará, porque yo voy al Padre”

Ese hombre que vi el día de ayer en la campaña evangelistica necesita que la iglesia recupere su autoridad!. Necesita que el hijo de Dios crea en que tiene esa autoridad para atar al hombre fuerte y echarlo fuera. Para desatar toda obra del diablo. Porque la Palabra dice que si el Hijo os libertare seremos verdaderamente libres. Para esto vino Jesús a libertar a cautivos, y a deshacer las obras del diablo.

Los espíritus inmundos son enviados a los cerdos (Marcos 10:13)

Dice el pasaje bíblico que habían unos cerdos siendo pacidos en el monte, aproximadamente unos dos mil.

Los espíritus inmundos le rogaban a Jesús que no los mandase al abismo, que no los enviase fuera de aquella región  y pidieron ir a los cerdos.

Como vemos que una legión de demonios pueden gobernar una región, una ciudad, un pueblo o una zona geográfica. Esta zona era de ellos y no querían salir. Así mismo hay sectores en nuestras ciudades y países que están gobernados por demonios, por gobernadores, por principados.

Luego leemos que Jesús les da permiso a ir a los cerdos, pero estos se precipitaron al abismo, cayendo al mar y se ahogaron.

Porque el Señor permitió todo esto?. No lo dice la escrituras pero podemos ver que no solo se daba a la luz un nombre “legión”, sino que también los discípulos y testigos vieron como estos espíritus pueden entrar y así mismo salir del cuerpo del hombre a otros cuerpo, en este caso un cuerpo de un cerdo.

Los de la ciudad se encuentran con el hombre que estuvo endemoniado (Marcos 5:14-16)

El grupo de personas que apacentaban los cerdos y vieron todo lo sucedido, se llenaron de temor y fueron a contar todo lo que había sucedido a la ciudad y a los campos. Y fueron a ver qué mismo había sucedido.

Y se encontraron con el hombre que había sido atormentado por el demonio y lo vieron: sentado, vestido y en su juicio cabal.

Solo Jesús puede liberar al hombre de las garras del diablo!. Solo Jesús puede deshacer las obras diablo!. Solo Jesús puede dar una vida nueva, un nuevo nacimiento, borrar las cosas viejas y hacer cosas nuevas.

Gálatas 2:20 “En Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi. Y lo que ahora vivo en la carne, ahora lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amo y se entrego así mismo por mi”.

Los de la ciudad le piden que se vaya

Viendo la gente de la ciudad todo lo que había acontecido se llenaron también de temor y le pidieron a Jesús que se vaya.

Aquellos hombre preocupados por sus pérdidas materiales, por sus cerdos cuyo valor al mercado no era irrisorio, más bien ellos veían mas bien como sus bienes se habían preciados al abismo y al mar.

Estaban rechazando al único que los podía libertar del pecado, y no lo hicieron, más bien se llenaron de temor y lo rechazaron.

Para ellos eran pérdidas materiales que afectaban seguramente su economía, pero no les importaba el valor de una alma, ya que el hombre ama mas las riquezas que un hombre.

Pero en el cielo hay fiesta por cada pecador que se arrepiente!. No desmayemos en buscar las almas perdidas, en sembrar el evangelio, muchas veces regar la Palabra de Dios. Ya que Jesús dijo en Juan 4:37 “Uno es el que siembra, y otro es el que siega”. Ambos recibirán fruto para vida eterna, ya que el que siembra se gozara juntamente con el que segó!. 

 

Jesús envió al que estaba endemoniado a casa (Marcos 5:18-20)

El que estuvo endemoniado le rogo a Jesús que le permita esta con él. Pero Jesús le dijo que vaya a su casa, a los suyos y que les cuente cuan grandes cosas el Señor ha hecho con él y como había tenido misericordia de él.

Como un hombre que fue liberado de las garras del diablo, se transformo en un evangelista, en un predicador en la ciudad de decapolis, que significa 10 ciudades!.

Jesús nos mando a ser luz y sal del mundo. Nos dijo que vayamos y prediquemos el evangelio a los demás. La Palabra nos dice que somos real sacerdocio, pueblo santo, pueblo adquirido por Dios con precio de sangre y que estamos llamados a anunciar las virtudes de aquel que nos llamo de las tinieblas a su luz admirable.

Nombres y adjetivos de Dios

Te invito a que nos ayudes identificando los NOMBRES y ADJETIVOS que encontramos de DIOS en la Biblia.

Por favor comenta incluyendo el “Nombre o adjetivo” con el VERSICULO Biblico de respaldo. Estos seran ingresados en el listado.

COMENTA!!

  1. Jehová el poderoso en batalla (Salmo 24:8)
  2. El es el Rey de Gloria (Salmo 24:10)

Jesús y la mujer samaritana (Juan 4)

  1. Jesús seguido por la multitud

Jesús viendo que los Judíos estaban muy enojados de que sus discípulos también bautizaban en tierra de Judea, así como también lo hacía Juan el Bautista. Y esto había causado ya molestia entre los judíos y la multitud empezó a seguirle.

Y Juan el Bautista los enfrento y le aclaro diciendo: “No puede el hombre recibir nada, sino le fuer dado del cielo” también les dijo “El que tiene la esposa es el esposo, y el amigo del esposo que está a su lado se goza grandemente de la voz del esposo” Y finalmente les dijo: “Mi gozo esta cumplido, por eso es necesario que El crezca y pero que yo mengue”.

Es así como Juan el Bautista termina de anunciar a Jesucristo y viendo que la multitud crecía en número y que lo seguían y que los Judíos estaban muy enojados  decidió salir de Judea para ir a Galilea.

  1. Jesús en el pozo de Jacob

Samaria

Al salir de Judea necesitaba obligatoriamente pasar por Samaria. Esta ciudad estaba poblada por personas extranjeras que se habían mezclado con Israelitas, con Asirios, y otros pueblos Arameos. Es decir su origen era local como extranjero.

En Samaria se practicaba el Samaritanismo, religión cuya base era la Torah Judía, cuya adoración y culto se hacía en el Monte Guerizin.

Este pueblo fue criticado por los Judíos debido a su adoración a otros dioses, sumado a esto diferencias culturales, políticas y religiosas. E interpretaban la ley de Moisés a su propia conveniencia. Se odiaban mutuamente y se consideraban impostores unos a otros.

Geográficamente Samaria estaba entre Galilea al Norte y la tierra de Judea al Sur. Jesús decide pasar directamente por Samaria y no bordear las tierra de Judea como lo hacían los Judíos pasando por el Rio Jordán. Era una ruta directa, pero que pasaba por la ciudad que todo Judío evitaba.

Es en Samaria cuando Jesús luego de caminar mucho, junto a sus discípulos, cansado de caminar llega a la ciudad de Sicar, donde encuentra el pozo de Jacob y se sentó junto al pozo mientras que sus discípulos habían salido a la ciudad a comprar alimentos.

Se establece que era la hora sexta, a pleno medio día nuestro Señor Jesucristo llega a descansar en aquel pozo. El pozo de Jacob estaba muy cerca el Monte Guerizin donde su pueblo adoraba a Dios.

  1. La mujer Samaritana llego a sacar agua

Una mujer samaritana vino al pozo para recoger agua. Jesús le dijo “Por favor dame de beber“. Pero la mujer estaba sorprendida porque Judíos no hablan con Samaritanos  y le dice “porque me pides de beber ya que soy mujer samaritana?.

Tradicionalmente, la samaritana era considerada como una persona de mala reputación, una mujer perdida y pecadora. Llega a una hora de mucho calor, sol, hora en que muy pocos irían a sacar agua del pozo, de pronto evitando ser vista por la comunidad.

La samaritana lo reconoce a Jesús como Judío seguramente por su atuendo judío, con flecos en cumplimiento de la ley Judía, y la samaritana conocedora de la ley y del pueblo judío lo reconoció inmediatamente como alguien que la evitaría de inmediato.

Incluso para un Judío el saludar a un samaritano era pecaminoso, pero aun el beber agua del vaso de la samaritana significaría que se contaminaría de pecado.

Jesús no vino por sanos, ni por justos. El sano no necesita de médico, el vino por pecadores para el perdón de pecados.

  1. Jesús el agua de vida

Jesús le dijo “Si tú supieras quien soy, tú me pidieras que te diera de beber”. Ella le dijo: “Señor el pozo es profundo y no tienes recipiente, como puedes tener agua de beber?. Eres tu mayor que Jacob quien hizo este pozo?. Jesús le dijo ” todo el que bebiere de esa agua volverá a tener sed, pero aquellos que beban del agua que yo les doy, será en ellos será fuente de agua de vida que salte para vida eterna“.

La mujer se quedo asombrada y le dijo “Por favor dame de beber de esa agua para no tener sed jamás, y así no volver a este pozo”.

Jesús es la fuente de esa agua, nadie más. Jesús es el proveedor de aquella promesa del agua de vida, que nos satisfacerla para siempre y queríamos extasiados  porque es como un rio de vida en nuestro interior.

El hombre necesita satisfacer las necesidades del cuerpo, así como el agua es a las necesidades del liquido vital para nuestras vidas. También necesitamos un techo para vivir, necesitamos alimento para subsistir, pero Jesús dice que aquel alimento, aquella agua satisface por un corto tiempo. Anhelamos una casa y luego deseamos otra mas, anhelamos un carro y vemos luego que necesitamos otro más costoso, nos esforzamos por una carrera pero enseguida queremos llegar a sitiales más altos para buscar aquella satisfacción, aquella calma, aquella llenura que no podemos encontrar en las cosas materiales, sino y solamente en Jesús.

Finalmente es importante resaltar que la mujer estaba sentada junto a Jesús, de hecho hablaba con él, pero aun no había abierto su corazón para que Jesús sea su salvador, aunque conversaba aun no le había pedido del agua de vida. Muchos en las iglesias están sentados, escuchando pero no abren su corazón para que el Mesías entre a su vida, no abren sus bocas para adorarle, no abren su boca para pedirles que venga y llene su vida con su plenitud, de su gracia y de su verdad.

Por eso Jesús es el pan de vida, es el agua de vida!!

 

  1. Jesús le pide que llame a su marido

Jesús le dijo a la mujer: “Ve y trae a tu esposo y tráelo, y ella le dijo “no tengo marido”, bien dices dijo Jesús porque cinco maridos has tenido y con el que vives ahora no es tu marido.

Jesús revela su poder y grandeza al decirle todo sobre ella, no hay nada oculto ante los ojos de Jesús. Es inútil ocultar el pecado, es inútil intentar engañar al Dios mismo que creo los cielos y la tierra, el todo lo ve, todo lo escudriña hasta lo más intimo de las mentes y de los corazones. Se le estaba revelando como el mismo profeta, el mesías, el salvador del mundo.

Antes de beber de la fuente de agua de vida, era necesario que ella reconociera su condición de pecadora, había la necesidad de que reconociera de que el profeta que tanto anhelaba había llegado. Es cuando reconoce ante Jesús que no tiene marido, es cuando la gracia viene a la Samaritana, y reconoce que él es el profeta anhelado por el pueblo judío.

Es importante reconocer y confesar nuestra condición de pecadores. Y debemos pedirle a Dios que limpie nuestras maldades, que borre nuestras iniquidades que lave todas nuestras rebeliones y pecados. Es la confesión de pecados, con un corazón quebrantado, un corazón contrito y humillado que Dios no rechazara.

 

  1. Jesús y la verdadera adoración

Ella sorprendida por lo que escucho le dijo: “Señor tu eres profeta”. Y confundida aun le dice a Jesús “Los samaritanos decimos que este monte es el lugar para adorar a Dios y los Judíos dicen que la persona debe ir a Jerusalén para adorar, cierto?.

 

Los samaritanos creían que el centro de adoración de Israel no debía ser el Monte de Sion, sino el Monte de Guerizim. Ellos decían que era el lugar donde los primeros Israelitas sacrificaron él a tierra prometida y era el centro de los sacrificios. Para los samaritanos Bethel (Jacob), Monte Moria (Abraham) y Monte Guerizim eran el mismo lugar.

Mujer le dijo Jesús, escucha cuidadosamente: “Vendrá el tiempo cuando Dios busca quienes adoren en espíritu y en verdad. Se quedo la mujer sin palabras y le dijo “algún día el Mesías vendrá, y el explicara todas las cosas”. Jesús le dijo “el que te habla es el Mesías”.

Llegaría el tiempo en que el velo del templo seria rasgado en dos, de arriba abajo, llegaría el momento en que el mundo se daría cuenta de que Dios no habita en templos hechos por manos humanas.  Ni su divinidad es semejante a oro, plata o piedras preciosas.

Estamos en los tiempos en que todo aquel que creyere en Jesús, el velo se quitara. Porque el Señor es el Espíritu y podremos mirar a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor y así ser transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. (2 Cor 3:17)

 

  1. La mujer samaritana regresa a la ciudad

La mujer dejo el cántaro de agua y se fue a su villa, justo cuando los discípulos regresaban con la comida. Ellos estaban sorprendidos que Jesús haya hablado con aquella mujer, pero nadie pregunto sobre que hablaron.

Cuando la mujer fue al pueblo les dijo a todos que había un hombre que le había dicho todo sobre ella. Y les dijo seguro este es el Cristo porque le había dicho todo lo que había hecho. Los hombres se pusieron curiosos y fueron a ver de quien hablaba.

Ella creyó en el profeta, en el Cristo e inmediatamente fue a dar las buenas noticias a sus hermanos en Samaria. Así mismo debe ser la actitud de todo creyente, de todo aquel que tiene un encuentro con Jesús, de todo aquel que alcanza a recibir el agua de vida, que es el de ir y proclamar a aquel que es la fuente de vida, la fuente de agua de vida, debe salir a anunciar las buenas nuevas de que Jesús es verdadero, de que Jesús vive!.

 

  1. Jesús y la verdadera comida

Mientras los discípulos trataron de que Jesús comiese del alimento y les dijo “Yo tengo comida que comer que ustedes no conocen“. Y se preguntaban unos a otros pensando a que se refería. Y les dijo mi alimento es hacer la voluntad del Padre y que acabe su obra.

Jesús siempre daba un paso en base a la guía del Padre, no tomaba una decisión sino fuese dada por el Padre Celestial. Juan el Bautista dijo  “De lo que oyó y vio, esto testifica”, “al que Dios envió palabras de Dios habla”, “el Padre ama al hijo y todas las cosas ha entregado en su mano”.

Y Jesús fue obediente siempre, hacia todo lo que el Padre le mandaba a hacer. Esta no era la excepción, el Padre le había guiado a pasar por Samaria, a pasar por el pozo y que diera testimonio a la Samaritana. Por eso en la obediencia esta la bendición, en la obediencia a los mandamientos de Dios, es cuando el Padre hará morada, y el hijo se manifestaran a la vida del creyente plenamente. Es el verdadero alimento que todo creyente debe anhelar!

 

  1. Muchos samaritanos creyeron

Les dijo “ustedes piensan que aún quedan cuatro meses para la cosecha y viendo a los que venían de los samaritanos y dijo, miren, es tiempo de la cosecha. Ellos vinieron y hablaron con Jesús por un tiempo, dos días permaneció con ellos y muchos creyeron en él como Señor y Salvador.

La mies esta lista para ser cosechada, la Samaritana había sembrado su testimonio de aquel profeta,  y Jesús cosecharía. Muchos siembran la Palabra, pero otro hermano es que al compartir una Palabra cosecha. Los dos recibirán recompensa no solo para esta vida sino para vida eterna.

Jesús dijo “He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sean sus obras”

 

9-jesus-and-samaritan-woman-well8

Tierra de Samaria

La tierra de Samaria estaba como en un “sándwich” entre Judea y Galilea.

El camino rodeando Samaria era el doble de largo, cuando desde Galilea a Jerusalén vía directa tan solo había 3 días de viaje, evitar Samaria requería cruzar el rio Jordán dos veces siguiendo el  margen este del rio. El camino a través de Samaria era hostil, hereje y cada vez más peligroso porque a menudo el apasionamiento Samaritano-Judío se caldeaba.

La Palabra “Evangelio”

La palabra evangelio traducido literalmente en griego significa “euaggelion”, formado de el adverbio “eu” que significa “bien” y el verbo “aggello” que significa “yo anuncio”, donde comunico un mensaje, una noticia.

Pero la definición de evangelio vive su momento, un acontecimiento importante para la humanidad donde se sitúa en el plano de la interpretación al reconocer una buena noticia en tal acontecimiento que se me comunica. Esto implica un juicio de valor positivo, un reconocimiento.

Cuando las primeras comunidades cristianas utilizan el término “evangelio”; es para denominar ese acontecimiento único e inédito que se les comunica, del que quieren dar testimonio y un compromiso con el mensaje al decir “buena noticia”.

 El término “evangelio” en los textos profanos

Pero el término “evangelio” también fe utilizado en los textos profanos para anunciar al “portador” de una buena noticia. También se lo refirió  para el “sacrificio ofrecido con ocasión de una buena noticia”. Pero en el griego helenístico, equivale a la buena noticia en sí misma y especialmente para anunciar alguna victoria militar. Un ejemplo de esto es cuando el estratega griego Foción daba a conocer la llegada de su ejército por escrito o a viva voz, exclamando una y otra vez una buena noticia (euaggelion), refiriéndose a la llegada del ejército y sus victorias.

También se lo utilizó para dar a conocer algún acontecimiento importante en este pueblo. Un ejemplo de esto es el anuncio del nacimiento del dios (Augusto) que abre el inicio de buenas noticias traídas por él.

En la biblia griega la palabra evangelio aparece unas veinte veces como verbo y seis veces como sustantivo. En el segundo  y tercer Isaías se anuncia la próxima llegada del reino de Dios y se dan como signos a la paz, la liberación y la felicidad. Para ellos no ha más que una buena noticia, la llegada del reino de Dios.

 El término “evangelio” en el Nuevo Testamento

En el nuevo testamento observamos que la palabra evangelio tiene cambios de sentido en su significado. Encontramos 54 casos donde se lo utiliza como verbo y en 76 ocasiones se lo emplea como sustantivo. Y se los distribuye en tres grandes categorías: 

  1. Jesús anuncia el evangelio del reino de Dios
  • Jesús anuncia la buena noticia de que el reino de Dios, esperado para el futuro, llega con su predicación
  • Jesús tiene conciencia de que por su intermedio el reino de Dios está llegando.
  1.  Los discípulos anuncian el evangelio de Jesús
  • Los discípulos anuncian a Jesús resucitado. Equivale a proclamar que ha llegado el reino de Dios
  • Es un acontecimiento único, capital y fundamental el hecho que en Jesús, Dios e ha acercado a los hombres de un modo decisivo y definitivo
  • De una vez para siempre, Dios se ha comprometido con la humanidad y la ha llamado a entrar en comunión con él.
  • Entre Dios y cada uno de los hombres se ha establecido la paz de un modo definitivo; la comunión se hace posible
  1. Marcos escribe la buena nueva de Jesús
  • El evangelio referente a Jesús, hijo de Dios se lo proclamaba oralmente a cargo de testigos vivos, apóstoles, profetas, doctores, ancianos, presbítero quienes eran los garantes de su autenticidad.
  • Pero los testigos auténticos comenzaron a desaparecer, frente a las numerosas interpretaciones divergentes que se daban sobre el pensamiento de Jesús. Entonces se hacía necesario garantizar y asegurar las raíces del pasado de Jesús.
  • Es cuando Marcos fue exhortado por los oyentes de las prédicas de Pedro en Roma a que pusiera por escrito el evangelio para los que se lo habían pedido.
  • Marcos reúne los diversos elementos aportados por la tradición y los organizó en una historia de Jesús.
  • A partir de entonces se componen muchos “evangelios”, y el sentido cristiano haría una selección y solo nos quedamos con cuatro. Entre los autores además de Marcos están Pablo, Mateo, Lucas y Juan. Desde entonces el término “evangelios” es aplicado a cuatros de los testimonios dados por escrito que son los evangelios sinópticos y el de Juan.

 JESUS, ORIGEN DE LOS EVANGELIOS

Es preciso establecer a Jesús en el comienzo de la historia de los orígenes de los evangelios, pues que no hay duda de que él es su fuente primera. Sus milagros, sus parábolas, su predicación originaron un movimiento que sigue vivo en la actualidad.

Pero su muerte no fue el término de su destino ya que sus discípulos afirman que Jesús vive más allá de la muerte y que Dios lo ha resucitado.

La fe en la resurrección de Jesucristo es la buena noticia que da un sentido nuevo a la vida de los discípulos y que los invita a predicar y luego a escribir.

Jesús está en los orígenes de los evangelios; pero la historia del nacimiento de los textos sólo comienza verdaderamente con la fe de las comunidades en la resurrección de Jesucristo.

 LUGARES DEL EVANGELIO

La fe en Jesús ya resucitado se empezó a propagar primero en la comunidad de los discípulos en Jerusalén, en Judea, en Galilea, es decir, en comunidades de judíos convertidos al cristianismo.

La actividad litúrgica fue uno de esos lugares privilegiados donde era constante escuchar la enseñanza de los apóstoles y en la comunidad de vida, en el partir el pan y en las oraciones.

La celebración litúrgica, la oración comunitaria, daban la ocasión ideal para proclamar y comprender mejor el sentido del acontecimiento y del misterio de Cristo.

suscribete_boton

Las instituciones y practicas religiosas en tiempos de Jesus

El entorno espiritual y cultural de la época se caracterizó por una fuerte institucionalidad de la Fe judía que pudo vencer el paganismo, sectas, creencias idolatras y de muchos dioses. Raíces que no solo se hicieron fuertes en Palestina sino también fuera de ella. Esto se logra gracias a las instituciones y prácticas religiosas que a continuación detallamos.

LA SINAGOGA

El origen de las sinagogas data de la cautividad babilónica donde había una necesidad del pueblo para reunirse para orar y rendirle culto a Dios. Además existían maestros capaces que junto a la conciencia nacional purificada reunían un ambiente adecuado para el desarrollo de esta institución. La dispersión de esta institución fue un poderoso instrumento de propaganda que no solo instruían al pueblo judío sino también ganaron gentiles no convertidos a su fe.

La sinagoga brindaba un punto de reunión semanal y diario para la comunidad judía local, donde se enfatizaba en la instrucción en la ley de Dios por sobre todas las cosas y donde se buscaba llegar a ser gente espiritualmente instruida.

El número de las sinagogas crece grandemente después que los romanos destruyeran el templo; donde con solo un mínimo de diez miembros varones para su constitución y era posible que hubiera más de una ciudad.

Los escribas recibían el honor de ser los maestros en las sinagogas, antes fueron copistas y estudiosos de las escrituras. Estos ganaron contacto con el pueblo gracias a las sinagogas. Luego en un rango inferior están los ancianos, quienes servían como gobernantes de la sinagoga donde se les comisionaba la supervisión de los cultos, la asignación de la participación en el mismo y el mantenimiento del orden. Finalmente tenemos la figura del ministro quien tenía a su cargo los rollos de la Escritura y que a veces hacía de maestro de la escuela de la sinagoga.

Dentro de las sinagogas los elementos del culto incluían la profesión de fe de Israel, las oraciones, la lectura de la ley y los profetas, junto con las interpretaciones del arameo para los judíos palestinos, una exposición de las escrituras por parte de algún maestro, terminando con la oración de bendición al terminar el culto.

EL TEMPLO

El templo fue uno de las grandes obras de Herodes tanto en el aspecto económico ya que era un enorme establecimiento comercial sino espiritual ya que representaba la casa del Señor en Jerusalén y el carácter único de la nación del pacto. Fue construido en el mismo sitio de las previas estructuras de Salomón y  Zorobabel. Este era el punto focal de la vida nacional donde judíos de todo el mundo se enorgullecían y sellaban su unidad ahí. Los judíos contribuían a su mantenimiento ya que le cobraban a todo israelita un impuesto de medio shekel que equivalía a dos días de trabajo. Este impuesto servía para pagos de sacrificios diarios tanto matutinos y vespertinos, salarios y reparaciones de mantenimiento.

El templo tenía las siguientes características arquitectónicas:

  • En el exterior habían ocho portales colocado en intervalos y los pórticos: Pórtico Real (al sur), Pórtico de Salomón (lado oriental)
  • Había un gran atrio en el área elevada a su vez con atrios internos y el templo propiamente dicho
  • Los gentiles y la multitud tenían acceso al primer atrio externo, pero un muro grande dividía y prohibía el paso más allá; con advertencia de que cualquiera que traspase se hacía pasivo de muerte
  • Es posible que en este atrio exterior se hayan realizado las transacciones de animales para el sacrificio y de dinero
  • Subiendo por una terraza hasta el nivel más alto se encontraba el atrio de las mujeres donde estaba la tesorería; donde la gente depositaba sus contribuciones en los varios recipientes.
  • Siguiendo por varios escalones tenemos al gran portal (la puerta Hermosa) que llevaba a otro atrio llamado Israel y luego el atrio de los sacerdotes que rodeaban al templo mismo.
  • En este atrio de sacerdotes estaba el gran altar de sacrificio con lavatorio adjunto y por detrás el ancho y alto frontispicio del lugar santo, exponiendo alas que se proyectaban a ambos lados.
  • Sobre la puerta se desplegaba una vid dorada.
  • El templo está dividido entre lugar santo y lugar santísimo separados por un pesado velo.

Quienes lideraban los cultos era la orden sacerdotal y quien encabezaba era el sumo sacerdote con mucha influencia. Estos descendientes de Aarón estaban divididos en veinticuatro grupos o clases. Estas clases estaban compuesta por cinco miembros de cuatro familias que regresaron del cautiverio. Cada grupo servía cada semana y era reemplazado el día sábado. Los levitas eran quienes acompañaban a los sacerdotes que mantenían el templo en buen orden y aportaban el liderazgo en el aspecto musical del culto.

El templo finalmente es incendiado y el sistema sacrificial quedo en suspenso. Y este fue reemplazado por la limosna en obediencia a la Tora. Este cambio se dio con facilidad ya que la ley ya estaba introducida en las sinagogas.

EL SANEDRIN

El sanedrín era una corte de Justicia que cumplía funciones de naturaleza administrativa y ejecutiva. Estas fueron creadas por Pompeyo para descentralizar la autoridad del país y debilitar a Jerusalén. Judea fue dividida en cinco distritos, cada uno con su propio concilio.

Durante el ministerio de Jesús el sanedrín había vuelto a ser un cuerpo activo y poderoso, teniendo permiso para administrar los asuntos judíos sin interferencia, menos en los aspectos relacionados con política romana.

Este era encabezado por el sumo sacerdote, tenía setenta miembros elegidos entre los aristocráticos cuadros sacerdotales,  entre los ancianos del pueblo y de entre los escribas. Por su prestigio, sus decisiones fueron aceptadas no solo en Palestina sino fuera de ella.

 

A %d blogueros les gusta esto: