//
estás leyendo...
Reflexiones

El tesoro y la perla de gran precio

Mateo 13:44-45

Idea principal:

Hay un tesoro que buscar y hallar que es el Reino de Dios, oculto para muchos, y al hallarlo y comprarlo encontraremos la piedra más preciosa que es Jesús. 

Introducción

El pasado 4 de Diciembre del 2015 hubo un gran hallazgo, nada más y nada menos frente a las costas de las Islas del Rosario en las costas del Caribe en territorio Colombiano se encontró el galeón San José.

Este galeón español hundido por los ingleses hace 300 años contiene en su interior 11 millones de monedas de oro, valoradas en 10,000 millones de dólares. Para entender la magnitud del hallazgo corresponde al 30% del presupuesto general del estado ecuatoriano que fue fijado en 36,000 millones para el 2015.

A quien no le hubiera gustado encontrar este galeón, o al menos poder encontrarnos repentinamente con un tesoro en el jardín de nuestra casa, o al caminar por la playa, o al excursiones por la montaña?

Es que cuando encontramos un tesoro nos va a cambiar la vida, tranquilamente si estábamos pobres, nos hacemos ricos, si estábamos en necesidad nos puede cubrirlas todas, si estábamos endeudados con este podemos pagar todas nuestras deudas. Muchos dicen “si me ganara la lotería”.

La primera opción es dejarla al azar, al destino. Pero otros no dejamos al azar solamente a que encontremos el tesoro porque también nos podemos proponernos hallarlo. Por eso muchos buscan hallar el tesoro de sus vidas, en donde puedan encontrar la satisfacción plena, y es por esto que muchos deciden centrarse en la ciencia de los estudios, otros en un hijo una hija, en aquel carro de lujo y marca que me dará status, aquella casa de los sueños que me dará tranquilidad, aquella finca para el retiro que me dará paz para  mi vejez, o aquel negocio que me dará prestigio y llegar a saber que soy capaz de emprender algo.

Y es así que arrancamos nuestra existencia puesta la mirada en aquel tesoro, y ponemos todas nuestras fuerzas, todo nuestro intelecto, todas nuestras ganas, perseveramos, insistimos, ponemos todo nuestro corazón y  luchamos cada día hasta el tesoro de la vida!.

Pero la Palabra del Señor nos enseña en Mateo 6:19No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y le orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla, ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esta vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Porque la casa de lujo se empezara a corroer, el techo se empezara a oxidar, las puertas serán comidas por las polillas, el carro de lujo será obsoleto en un par  de años, los muebles de lujo se descocerán y hasta se hundirán, pronto lo que tenía mucho valor no vale nada, pronto el carro puede ser adquirido por alguien que ama lo ajeno, o incluso los muchos billetes pueden ser congelados en tu cuenta bancaria. Ningún tesoro en la tierra es eterno, ningún bien en la tierra durara para siempre por eso debemos buscar las cosas de arriba, donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra. Colosenses 3:2

  1. Este tesoro está escondido (Mateo 13:44)
  • Jesús nos dice que el Reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo. El tesoro no está a la vista de cualquiera, no está en una parte alta donde todos lo podamos ver de lejos, este tesoro está escondido, oculto, está tapado, esta camuflado, está enterrado para que no lo podamos hallar. Porque un tesoro se lo esconde para que no sea hallado por nadie sino por aquel que lo oculta.

2 Corintios 4:3

“Pero si nuestro evangelio esta aun encubierto, entre los que se pierden esta encubierto, en los cuales el dios de este siglo segó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.

  • El príncipe de este mundo es Satanás, el dios de este siglo, es quien tiene enterrado el tesoro del evangelio, que nos lleva al Reino de los cielos. Satanás no cubre el tesoro con tierra, ni le echa hojas, ni ramas sino que sega el entendimiento, tapa los oídos, tiene vendas en los ojos de los hombres para que viendo no vean, para que oyendo no oigan para que no crean en el evangelio de salvación. Es por esto que el tesoro está escondido para que no conozcan la verdad, no les resplandezca el evangelio y así conocer al Hijo y al Padre.

Muchos caminan sobre el tesoro y no lo ven, muchos lo miran pero no lo reconocen porque su vista esta desviada a los tesoros de la tierra, enfocada en las cosas de la tierra. A muchos les han dicho que “aquí” esta el tesoro pero están muy ocupados para ir, o tienen cosas más importantes que hacer que ir y hallar el tesoro”.

  • Cuando Juan estaba con dos de sus discípulos y oyeron decir “he aquí el Cordero de Dios”, dicen las Escrituras que siguieron a Jesús y este viendo que le seguían se volteo y les dijo “que buscáis” y les dijeron “Rabí donde moras”. Jesús les dijo “VEN Y VE”.

Así mismo nos dice Jesús, Ven a mí, para que veas. Así mismo Jesús te dice ven a mí para que veas el Reino de los Cielos, para que veas el Reino de Dios, para que vengas al Reino de mi Padre.

  • Pero el Reino de los cielos es semejante a un TESORO. El estuche, la caja, el ánfora, el baúl que contiene el tesoro del evangelio es la Biblia, la ley de Dios, para los antepasados la Torah, la Ley, pero para nosotros es la bendita Palabra de Dios.
  • Un tesoro es un conjunto de joyas, artículos de valor, monedas, piedras, perlas. Pero no son cualquier cosa, en este son guardadas las mejores piedras, perlas de gran valor, de gran precio que son dignas de guardar, preservar, atesorar y esconder.

Romanos 11:33

“Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!. Cuan insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!.

Efesios 3:8

“A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo”.

  • Dentro del tesoro están los juicios, estatutos, decretos, mandamientos, dichos, testimonios, palabra de verdad, leyes que para el hombre que la leía y meditaba era como el oro refinado, la plata más fina, era el sustento, era la misericordia, la sabiduría, la inteligencia, lámpara a los pies, lumbrera en el camino, los mandamientos de Dios eran estimadas más que todas las cosas.
  • Es dentro de la Palabra de Dios que encontramos las “riquezas” los tesoros, las piedras de gran valor, con valores que no podemos comprar. Ahí encontraremos la sabiduría, el entendimiento de Dios, de su Reino, de su voluntad, de sus planes, de su Hijo, de su venida, de su justificación, de sus promesas, de la vida eterna, de la salvación. Las riquezas son las cosas que ojos no vio, ni oído oyó, es el entendimiento de la verdad revelada a pocos, revelada a sus hijos, revelada a los que aman a Dios con todas sus mentes, con todas su fuerzas, con todo el corazón.

Pero para muchos el tesoro esta sobre una mesa y nunca es abierto, para muchos otros se quieren sentar junto a ti para que abras el tesoro y leas sus riquezas pero no quieres, o no lo deseas, porque se te ha segado el entendimiento, te han bloqueado tus ojos, tus oídos han sido tapados.

  1. Unos lo encuentran y otros lo buscan
  • Jesús enseña que el tesoro es hallado por un hombre en un campo. Este hombre no andaba buscando un tesoro, este hombre no estaba invirtiendo su tiempo, ni dinero ni sus fuerzas en hallarlo. Este hombre trabajaba en sus actividades normales de campo, de su casa y de repente se encuentra con el tesoro.
  • En los tiempos de Jesús habían personas marginadas, aisladas de los privilegios dados a los grandes sacerdotes por los romanos. Habían personas enfermas, ciegos, cojos y paralíticos que Vivian en cuevas, en lugares apartados. Personas sin esperanza, que Vivian con lo más mínimo y vivían cada día para sobrevivir. Habían personas marginadas por la sociedad mujeres acusadas de adulterio, hombres marginados por ser cobradores de impuestos, etc. Ellos no buscaban nada, sino sobrevivir a sus enfermedades, sus tormentos, sus angustias, estaban ellos y sus vidas.
  • Pero cuando ellos escuchan de un salvador, escuchan nacer el Rey de los judíos, cuando escuchan que por sus calles, por las cuevas, en los lugares inmundos en las que ellos habitaban pasaba uno que era el verbo encarnado, que con sus manos sanaba, que con su Palabra enseñaba, decía ser el Hijo de Dios, era uno que les enseñaba acerca del Reino de Dios, les hablaba del Padre, del perdón, del arrepentimiento, de la misericordia, la justicia, de la fe.
  • Pero cuando Jesús vino a ellos y los sano, cuando Jesús vino a ellos y los levanto de su invalidez, cuando Jesús vino a ellos vieron y fueron sanados. Muchos fueron libertados de sus tormentos, de sus angustias.
  • Ellos encontraron el tesoro que no habían estado buscando, el tesoro vino a ellos, el tesoro vino dado del cielo para salvación de ellos, hallaron el Reino de Dios, hallaron el gran tesoro de sus vidas.
  • Para ellos Jesús era un cofre, era baúl lleno de tesoros, lleno de perlas que llegaban a su vida como refrigerio a su alma, como esperanza en el día de muerte, como resurrección al hijo que había muerto, era vida para Lázaro, era la luz del mundo, porque en él estaba la vida.
  • Jesús dice que también que el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas. Por otro lado Jesús estaba rodeado de hombres que conocían la Ley de Dios, conocían los mandamientos de Dios y sus promesas, hombres que conocían por tradición oral y escrita la ley de Moisés, los libros, la Torah. Hombres que habían seguido las enseñanzas de los maestros de la ley y que habían sido bendecidos de ella. Habían disfrutado de una vida justa y honesta y muchos habían sido prosperados. Otros hombres como Natanael considerado como “un verdadero Israelita de quien no hay engaño”, habían hombres como Nicodemo maestro de Israel que enseñaba en las sinagogas y en el templo.
  • Ellos disfrutaban de perlas, la sabiduría y la inteligencia el conocimiento había llegado a ellos. Muchos la disfrutaban y otras la malgastaban, pero conocían de las perlas, del conocimiento de la Palabra de Dios.
  • Pero cuando vieron aquel tesoro único, aquel tesoro que era incomparable a lo que había llegado a sus vidas por medio de la Ley de Moisés y los profetas, era para ellos una PERLA PRECIOSA que había llegado a sus vidas. Porque Jesús es el único en la historia del mundo que:
    • Cuando nació un ángel se le apareció a José y le dijo: José no temas tomar a María como tu mujer porque lo que en ella ha sido concebido del Espíritu Santo es!.
    • Cuando fue bautizado de los cielos fueron abiertos y hubo una gran voz en el cielo que dijo “Este es mi hijo amado en quien yo tengo complacencia”
    • Vieron que Jesús transformo el agua en vino
    • Vieron como Jesús sano al paralitico en el estanque de Betesda cerca del templo.
    • Vieron como sano al hijo del ciervo del rey.
    • Veían como liberaba endemoniados, daba vista a los ciegos, libertad a cautivos.
    • Jesús entrego su vida en la cruz.
    • Vieron como resucito de entre los muertos y ascendió al cielo.
  • Jesús era la perla preciosa que tanto habían esperado, que tanto habían anhelado, el Rey de los Judíos había venido en carne.
  1. El tesoro y la perla hay que comprarla
  • Jesús enseña que tanto el hombre del campo y el mercader que busca perlas, van y venden todo lo que tenían para comprarla.
  • En realidad no hay un precio hay un intercambio de valores. El primero, el hombre del campo fue y vendió todo lo que tenia. De igual forma el mercader fue y vendió todo lo que tenia.
  • El vender todo es renunciar a todo lo que tiene valor para tu vida, es la única forma de comprar el tesoro, es la única forma de adquirir las llaves del Reino de Dios.
  • Para el primero es ir y entregar todo lo que amas: el pecado, la incredulidad, la falta de perdón, renunciar a la depresión, al odio, a la malicia. Despojarse de todo aquello que gobierna y tiene control la vida.
  • Para el mercader adicionalmente al orgullo, al amor a las riquezas, a la vanagloria, renunciar a todas sus creencias religiosas, a todos sus ritos, liturgias, circuncisión. Renunciar incluso el amor a los hijos, hijas, esposas, esposos, bienes, etc.
  • Jesús dijo el que ama padre o madre más que a mí, no es digno de mí. El que ama a hijo o a hija más que a mí, no es digno de mí. El que gana su vida la perderá, el que pierde su vida por causa por mí la ganara.
  • Jesús dijo que le entreguemos todas nuestras cargas, nuestras culpas, y dijo venid a mi todos los que estéis cargados y cansados, que yo os hare descansar. Jesús dijo mi paz os dejo, mi paz os doy.
  • Debemos renunciar a nosotros mismos para que el tesoro, la perla preciosa, Jesús venga nuestras vidas.
  • Si renunciamos a todo el Reino de Los cielos vendrá a nuestras vidas, a nuestro corazón. Y la paz que sobre pasa todo entendimiento vendrá a nuestras vidas, entenderemos la profundidad, el ancho, el conocimiento de la gloria de Jesús.

Debemos renunciar a todo así como Cristo lo hizo, las escrituras dicen que teniendo forma de Dios no estimo ser igual a Dios como cosa a que aferrarse sino que se despojo así mismo tomando forma de siervo hecho semejante al hombre. Cristo se despojo de todo por nosotros, la única forma de ver y entrar al Reino de los cielos es despojándonos de toda cosa terrenal y carnal.

Conclusión

Hay un tesoro escondido que es el Reino de Dios, pero guardado en un cofre, en un baúl lleno de perlas preciosas, monedas de oro y de plata a la cual usted y yo debemos buscar, atesorar y lo más importante escudriñarlas hasta que Jesús resplandezca, hasta que Jesús resplandezca en nuestros corazones.

Comentarios

Un comentario en “El tesoro y la perla de gran precio

  1. La perla de gran precio es Jesucristo, entreguemos todo por Él

    Publicado por jasielmendez | diciembre 14, 2015, 7:50 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: