//
estás leyendo...
Homiletica

Resumen #1: Libro predicando con frescura

delete

Pablo predicador de una la iglesia se siente muy confundido, desanimado por los comentarios recibidos acerca de su predicación que le lleva a una frustración tal  que piensa en renunciar a su ministerio, pero Dios le pone en su camino a un amigo y ex profesor de Seminario, al Dr. Ocampo, y es quien le aconseja sobre el verdadero llamado como predicador y tienen una serie de reuniones sobre como Pablo puede predicar con frescura.

Así que Pablo comienza conversando con el Dr. Ocampo sobre su problema de preparar sermones cada semana. Y es cuando la primera lección es dada cuando Pablo entiende que las habilidades no son suficientes para un buen sermón, necesitamos renovar, darle vida con el Espíritu. El principal problema de Pablo es que no tiene tiempo para planificar correctamente un sermón. Dr. Ocampo le enseña que lo clave es canalizar toda actividad hacia el pulpito, aumentando constantemente la reserva de recursos y energías para llevar a cabo la tarea.  

Debes consagrarte con un compromiso total a la predicación, debes convertirse en tu prioridad número uno. Todo debe pasar por el filtro de la oración y del ministerio de la Palabra, absolutamente todo.

Le recomienda empezar temprano  y trabajar con cuatros sermones en la semana. Ejemplo, el lunes exegesis, el siguiente lunes estudiar comentarios, pasajes paralelos, materiales relacionados y hacer un bosquejo preliminar. Y el tercer lunes completar con ilustraciones, la introducción y conclusión. Así el predicador recopila información, quita ansiedad al día previo al sermón y su predicación será con mas frescura y renovación.

Es importante escoger un buen tema con antelación, digamos un año antes planificar diferentes temas de predicación. Para esto debes analizar las necesidades de la iglesia y sumérgete en la Biblia, sus versículos, utiliza comentarios serios, organízalas y distribúyelas para todo el año.

El predicador se debe concentrar y poner todo su esfuerzo en la oración y en el ministerio de la Palabra como tareas esenciales y únicos como ministro de Dios. Es la falta de este enfoque y devoción en la predicación las que contribuyen al debilitamiento de la iglesia.

Importante es la declaración de propósito debe ser escrita con palabras bien claras y debería concordar con el propósito que el Espíritu Santo tenía en mente cuando lo inspiro al escritor del texto. El objetivo es descubrir el propósito de Dios en esa porción de las Escrituras que sea la meta, el destino del sermón.

Debemos renovar y refrescar el sermón con aforismos, detalles, expresiones, sonidos que den vida al sermón. Y le anima a Pablo aquí su declaración propósito sea en forma de aforismo.

Te gusto esta informacion de Homiletica? Te invitamos a revisar el resumen #2, resumen #3, resumen #4 y resumen #5. Lectio Divina, la lectura orante de la Palabra de Dios?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ads

Estadísticas del blog

  • 23,219 visitas
A %d blogueros les gusta esto: